Alcampo

Desde hace algunos años, las estrategias de las cadenas de distribución se centran en tener mayor presencia en el centro de las ciudades con las famosas tiendas de conveniencia o de proximidad. No todas han tomado este camino, pero las que lo han hecho libran una batalla sin cuartel por hacerse con el centro de Madrid. Alcampo es una de ellas; sin embargo, sus planes no están funcionando como le gustaría.

En 2017, la cadena gala –perteneciente al grupo Auchan– puso en marcha el proyecto de convergencia de enseña de sus hipermercados, supermercados, tiendas de proximidad y servicio de comercio online para crear una marca única, multicanal y digital para todo el territorio nacional, en el que invirtió 26 millones de euros.

Dentro de este plan, incluyó un cambio: la reconversión de Simply City (una de las marcas comerciales de Sabeco, perteneciente a Auchan también) en el nuevo concepto de proximidad: Mi Alcampo. Se trata de una estrategia para modernizar la marca y acercarse al centro de las ciudades ganando terreno con los supermercados de proximidad. Este concepto ofrece un abanico de 6.100 referencias, incluyendo productos de panadería recién horneados. De momento, el grupo ha abierto hasta 15 tiendas Mi Acampo en la capital española, a las que hay que sumar el Alcampo City del centro comercial Madrid Río II.

Mercadona

Mercadona prescinde de estrategia online en Portugal

La cadena de Juan Roig calienta motores para colgarse un nuevo hito: saltar la frontera de España y llegar a Portugal con su modelo...

Pero este concepto no solo se cierra a Madrid, sino que también se expande a otras ciudades. Recientemente, Auchan Retail España ha invertido cerca de dos millones de euros en la puesta en marcha de dos nuevos supermercados de proximidad ubicados en las ciudades de Zaragoza y Pamplona.

MUY LEJOS DE LA COMPETENCIA

Sin embargo, de cara a la competencia en este mercado, la enseña está muy lejos de los objetivos y de su competencia, especialmente en Madrid. La reina del sector de proximidad es Carrefour, que cuenta con más de 70 establecimientos en Madrid bajo la enseña Carrefour Express, incluyendo los que se encuentran dentro de las propias gasolineras y los franquiciados. Si bien es cierto, Carrefour implantó este concepto de negocio mucho antes que Alcampo.

Por ello, la comparación con DIA deja en peor lugar a Alcampo. La española decidió lanzar el concepto DIA&GO hace apenas un año. Lo que en un principio era una prueba, se ha convertido en un éxito para la compañía que ya cuenta con 70 tiendas en España, de las cuales 30 están en Madrid.

Otras cadenas muy presentes en la capital, como Lidl, no han lanzado nuevos conceptos. Si bien es cierto, se han acercado al centro de la capital. En el caso de Mercadona, prescinde de este formato por el propio éxito que ya tiene con los supermercados. A pesar de ellos, la alemana y la española incorporan entre sus servicios comida preparada para llevar o comer en el momento como hacen las enseñas de conveniencia.

LA PROXIMIDAD, CLAVE EN 2019

Para la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) la proximidad será una de las claves en este 2019. “El objetivo es atender al cambio demográfico y ofrecer mejores tiendas adaptadas para la comodidad de las personas mayores, establecimientos con un amplio surtido de alimentación para llevar en zonas urbanas y con una oferta amplia y variada capaz de prestar servicio a grupos con demandas especiales, como alérgenos o veganos.

“Vivimos en un momento de transición hacia un nuevo modelo económico más sostenible desde un punto de vista medioambiental, social y económico”, indica Ignacio García Magarzo, director general de Asedas.

AUCHAN SE ENDEUDA PARA ACOMETER CAMBIOS

La familia Mulliez (propietaria de Auchan Retail) ha financiado los cambios que está acometiendo en su estrategia global con un aumento de la deuda. “La transformación financiada por la deuda de Auchan continúa pesando en las métricas crediticias, con una deuda neta de 2.000 millones de euros en el primer trimestre”, apuntan los analistas de Bloomberg. Esta se repartió en los 1.500 millones de euros de la parte minorista y los 500 millones de euros del brazo inmobiliario Ceetrus.

Así, los analistas revelan que la deuda y el apalancamiento de Auchan se han incrementado en los últimos años, con una deuda neta ajustada por arrendamiento de 10.900 millones de euros al final del primer semestre y un apalancamiento neto ajustado de 3,3 veces su ebitda contra 8.8.000 millones de euros y 2,5 veces de finales de 2017.

A su favor, los expertos destacan que el perfil de liquidez de Auchan es adecuado, con 2.400 millones de euros en efectivo y 1.800 millones de euros disponibles en líneas de crédito.