airbus-industria-aeronautica

El anuncio de despidos de Airbus ya tiene cifra definitiva. El fabricante aeronáutico prescindirá de 889 trabajadores en España: de las instalaciones de Getafe (Madrid) saldrán 455 empleados, en Illescas serán 283 los trabajadores despedidos y en la planta de Puerto Real se prescindirá de 151 trabajadores, la más afectada en proporción a su plantilla, según una información a la que ha tenido acceso MERCA2.

La distribución por áreas de trabajo de los despidos en España dejará 521 despidos en la sección blue collar o los del mono azul, y 368 white collar o trabajadores de cuello blanco, como se denomina a los ingenieros.

DÍAS PREVIOS A LA DECISIÓN

Justo un día después de conocerse el recorte que pretende acometer el fabricante aeronáutico (15.000 empleos en todo el mundo) como consecuencia del impacto de la crisis del coronavirus en el negocio, UGT-FICA anunciaba este miércoles un calendario de movilizaciones “con carácter inminente”, en el sector aeroespacial contra los 900 empleos que Airbus había planteado recortar en las divisiones de aviones civiles y de defensa y espacio de España.

La Sección Sindical Estatal de UGT FICA-AIRE de Airbus ha dicho que rechaza el plan y que apuesta por negociar y alcanzar acuerdos con la dirección en España para garantizar el mantenimiento de las plantas españolas y el futuro del sector en el país, con medidas y soluciones de carácter temporal y con el objetivo del mantenimiento del empleo (reincorporando a los empleados que la Dirección ha dejado fuera).

También este mismo miércoles la organización sindical recordaba que “constituye una prioridad” que el sector aeroespacial español salga reforzado de esta crisis, por lo que reclamaba la implicación del Gobierno. “Es necesario acometer con urgencias un paquete de medidas por parte del Gobierno que salvaguarde de esta crisis a las aerolíneas y a toda la cadena de valor española”, ha insistido el sindicato.

PRODUCCIÓN REDUCIDA HASTA 2025

Airbus asume lo que puede ser una de las mayores reestructuraciones de empleo de Europa. La compañía europea confirmaba un plan de choque para apuntalar su subsistencia en los próximos años. Además, los mensajes de la directiva coinciden con los emitidos por el resto del sector turístico, cada vez más sombríos sobre una recuperación tardía. En concreto, el propio consejero delegado del fabricante, Guilleume Faury, ha reconocido que la producción no volvería a la normalidad hasta el 2025. Un augurio que retrasa dos años la recuperación, respecto de las previsiones de los analistas.

Hasta ahora, el fabricante aeronáutico había salvado la cara gracias a que tuvo un comienzo de año, en forma de pedidos, excepcionalmente fuerte. Pero, los efectos de la crisis ya se han vuelto visibles. De hecho, Airbus no recibió ni un solo pedido en mayo, frente a los 9 que sí recibió Boeing. Un hecho que ha desembocado en un plan de contención.

Comentarios de Facebook