airbus-industria-aeronautica

“El bloqueo incomprensible” que mantiene Airbus a “abordar un plan industrial para la compañía” deja en la cuerda floja al sector aeronaútico español, según explican fuentes próximas a la negociación a MERCA2. Y de persistir en su negativa, la compañía francesa podría pasar de poner en peligro al sector a sentenciarlo para siempre. De hecho, sólo los primeros daños colaterales por la reducción en la producción de Airbus ya pueden cifrarse en 650 despidos en el sector en España. En este ambiente el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez recibe este jueves al CEO de Airbus, Guillaume Faury. Las altas esferas negocian mientras los trabajadores exigen soluciones.

Según fuentes sindicales consultadas, la férrea resistencia que opone el fabricante aeronaútico ante el plan estratégico responde “a la ausencia de una dirección en España con capacidad y autonomía suficientes para defender los intereses de Airbus y los del sector español al mismo tiempo”. Y es que ambos están inseparablemente ligados, y lo que ocurra en Airbus, tendrá un impacto directo en toda la industria auxiliar que gira en torno al gigante galo.

Por lo pronto, los fabricantes vascos de aeroestructuras Aernnova, por un lado, y de motores, ITP, por otro, han anunciado 1.600 despidos en todo el mundo, de los que al menos 650 (Aernnova) serán en España. Y esto es sólo la consecuencia de una bajada en la producción de Airbus. De ahí la expectación del sector, que se lo juega todo a la baza del fabricante aeronáutico.

Y la inercia de los acontecimientos permite intuir un importante aumento de la lista de empresas que caerían por el efecto dominó de Airbus, como por ejemplo el grupo Aciturri, el otro gran suministrador de partes de aeronaves con sede en Burgos, una vez acaben sus ERTE en septiembre, según publica ElConfidencial. Y hablamos sólo de algunos ejemplos que, con toda seguridad, se repetirán en diferentes zonas de España.

Mientras tanto, Airbus mantiene su estrategia “ya conocida” que deja el destino del sector español bajo la directrices “franco-alemanas”, manifiestan fuentes sindicales que aprovechan para recordar al consejero delegado de la compañía que, “las ayudas deben servir para minimizar los ajustes de empleo”.

GOBIERNO Y AIRBUS, CARA A CARA

Tras la reunión entre Sánchez y Faury en Moncloa se abrirá un nuevo capítulo en la negociación. Desde las federaciones de CCOO de Industria y desde la Federación de Industria, Construcción y Agro, UGT FICA esperan que el Gobierno español y Airbus salgan con el anuncio de abordar “inmediatamente” un plan estratégico nacional y un plan industrial para Airbus negociado con sus representantes de los trabajadores.

Los sindicatos reclaman “un plan de choque que permita afrontar a las plantas españolas de Airbus y a toda la cadena de valor, la crisis provocada por la pandemia, desde el mantenimiento del empleo, el mantenimiento de los centros de trabajo y el mantenimiento de todas las empresas que conforman la cadena de valor”.

Además, los representantes de los trabajadores exigen “un incremento de las inversiones en materia de industria de Defensa” y recuerdan que “los intereses de un Estado deben estar por encima de los intereses de una compañía, considerada además de carácter estratégico en materia de seguridad para un país” y además inciden en que “el dinero de los contribuyentes debe estar bien invertido para generar industria, investigación y desarrollo”.

En resumen y “cuando queda clara la necesidad de establecer una colaboración público-privada de carácter permanente” que permita acertar con una solución de alcance y sostenible en el tiempo para el sector, “todo debe estar condicionado a la presentación por parte de Airbus y sus representantes legales de un plan industrial que garantice un proyecto industrial sólido y reforzado para nuestro país, para afrontar la futura etapa del sector y recuperar los niveles de la industria española en el mercado aeroespacial internacional”.

INDUSTRIA AEROESPACIAL EN JUEGO

Más allá de la defensa y protección de los trabajadores de Airbus, la preocupación de las fuerzas sindicales se centra en el impacto que la reestructuración de Airbus tendrá en la industria auxiliar a nivel nacional.

Estas fuentes calculan que el sector genera 108.000 empleos en España y que supone el 0,77% del PIB español. “La industria auxiliar tiene poco músculo financiero y no podrá superar un envite de este tipo”. Por eso, el principal temor es que, con el tiempo, se sucedan los ERES en cadena.

En otro ámbito, a nivel interno, el anuncio de despidos de Airbus ya tiene cifra definitiva. El fabricante aeronáutico prescindirá de 889 trabajadores en España: de las instalaciones de Getafe (Madrid) saldrán 455 empleados, en Illescas serán 283 los trabajadores despedidos y en la planta de Puerto Real se prescindirá de 151 trabajadores.

“No estamos ante una situación de ajuste, está en juego el futuro de la industria aeroespacial” explican los representantes de los trabajadores.

Comentarios de Facebook