Air Europa

El pasado 23 de enero, Juan Guaidó se proclamó presidente interino de Venezuela, levantando con ello una crisis política en el país. Casi un mes después, la situación de inestabilidad es una amenaza para la tripulación de Air Europa, que sigue “forzada” a pernoctar sin que Globalia ceda a sus peticiones.

“Desgraciadamente, siguen forzados a pernoctar allí”, aseguran a MERCA2 desde el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), quienes confirman que la aerolínea no ha modificado la programación de sus vuelos a Venezuela, poniendo así en riesgo la seguridad de sus tripulantes, que se ven obligados a dormir allí hasta tres noches seguidas.

Desde el colectivo de pilotos afirman estar en contacto con “otros sindicatos para valorar las medidas oportunas que podamos tomar”. De hecho, llegaron a amenazar con tomar acciones administrativas y enviaron una denuncia a la Inspección de Trabajo para denunciar la situación de los trabajadores en el país.

Metro de Barcelona

Vandalismo y dejadez: un problema millonario para el metro de Barcelona

Trenes con 100 años de antigüedad, tranvías, trolebuses y autobuses guardados en una cochera apodada como “catacumba”, grafiteados y abandonados a merced de cualquiera...

El colectivo sindical exige a Air Europa que busque alternativas para que las tripulaciones no tengan que pernoctar en Caracas, como, por ejemplo, dormir en Santo Domingo (República Dominicana). Aerolíneas como Iberia ya han retirado las pernoctas de sus tripulaciones en Caracas.

Desde el grupo presidido y fundado por Pepe Hidalgo comentaron a este medio hace unas semanas –cuando cambió la situación política del país– que estaban estudiando esta circunstancia para tomar medidas. Sin embargo, casi un mes después la compañía no ha tomado medidas y sigue obligando a sus trabajadores a dormir en el país.

Actualmente, la aerolínea vuela a Caracas desde Madrid, Barcelona, Tenerife, Palma de Mallorca, La Coruña y Vigo. De hecho, a partir del 1 de diciembre, Air Europa incrementó de tres a cuatros sus frecuencias semanales entre Madrid y Caracas fruto de la alianza entre el régimen y la compañía aérea. Vuelos que se seguirán operando en un principio. No obstante, si la situación política deriva en un conflicto bélico se podría producir el cierre del espacio aéreo y, por tanto, la cancelación de las rutas.

LA ALIANZA Y LA DEUDA CON VENEZUELA

La situación política en Venezuela también supone un problema para el grupo turístico. Globalia mantiene una alianza con el régimen de Nicolás Maduro que quedaría en el aire en caso que caiga el Ejecutivo actual.

Dicha alianza, anunciada por la prensa venezolana, estableció un nuevo acuerdo económico con Air Europa con el objetivo de incrementar y desarrollar el turismo en el país; pero implica la obligación de pagar el combustible de los aviones en petros, la criptomoneda impulsada por el Gobierno para realizar operaciones y combatir las sanciones de EEUU. Desde su puesta en circulación, esta moneda virtual despierta los recelos de cualquier experto económico.

A ello se suma que las aerolíneas tienen pendientes 3.800 millones de dólares (3.330 millones de euros) retenidos en Venezuela, según las últimas estimaciones de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA). De ellos, se calcula que 370 millones de euros corresponden a Iberia y Air Europa.