La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha presentado este miércoles el ‘Libro Blanco de I+D+i para la Aviación no Tripulada en España’, desarrollado por su Centro de Excelencia de Drones, integrado por expertos de la Universidad Politécnica de Valencia, el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC) y Airbus.

La directora de AESA, Isabel Maestre, señaló que este Libro Blanco tiene como objetivo reconocer cuáles deberían ser los retos de investigación, desarrollo e innovación “que permitan a España transitar hacia el liderazgo de uno de los sectores con más futuro en el panorama tecnológico actual”.

Maestre consideró que “ante la crisis de la aviación, los drones pueden ser una herramienta muy útil, no solo al servicio de la sociedad, sino como vector de impulso para el sector aéreo en los próximos años” y que el futuro del sector pasa por “una estrecha colaboración público-privada y un considerable esfuerzo científico-tecnológico”.

Este Libro Blanco desarrolla el análisis a través de nueve ámbitos temáticos: socio-económico; cadena de valor y desarrollo de negocio; factores humanos y aceptabilidad social; regulación y certificación; safety; security; gestión de tráfico; innovación y tecnologías disruptivas y smart-cities, e identifica dentro de cada uno de ellos una serie de objetivos de I+D+i.

LA SEGURIDAD, FUNDAMENTAL

Todos los ponentes destacaron la importancia de la seguridad, así como la necesidad de impulsar la integración de los ‘drones’ en distintos ámbitos de la sociedad.

La gestión del tráfico de ‘drones’ es otro de los ámbitos fundamentales que destaca el Libro Blanco, en el que se han identificado objetivos como la definición de estructuras de espacio aéreo y su sistema de autorización de operaciones con drones, la implantación del sistema de identificación y seguimiento en España.

También se considera necesaria la plena regulación e implantación de los servicios fundacionales U-Space y aumentar el crecimiento y competitividad del sector, integrando nuevas tecnologías; además de incrementar la participación española en programas europeos de I+D+i, y potenciar el uso de los Centros Experimentales de Vuelo para el desarrollo de nuevas tecnologías.

Respecto al reto que supone el uso de drones para transporte en ciudades los expertos consideran necesaria una nueva interpretación de plataformas digitales, arquitecturas y servicios; así como desarrollar modelos y simulaciones para acelerar la maduración de sistemas avanzados en entornos urbanos.