Edificio de Aena.

El magnate Chris Hohn ha empezado a hacer caja con Aena. El multimillonario ha ejecutado la orden de vender miles de acciones del operador aeroportuario español a medida que su valor bursátil se disparaba, a través de su vehículo de inversiones el fondo The Children Investment (TCI). Así, el reconocido gestor ha traspasado cerca de 170.000 acciones desde el pasado 11 de noviembre, lo que le ha permitido embolsarse unos 25 millones de euros. Además, lo ha hecho después de lograr imponer a la firma sus exigencias en materia de lucha contra el cambio climático.

La operación arrancó una vez Pfizer y BioNTech anunciaron los resultados de eficacia de su prometedora vacuna y prosiguió con más fuerza con los datos de Moderna. Así, el optimismo volvió a la Bolsa española, una de las más castigadas del mundo, con mayor énfasis para las compañías del sector turístico. En concreto, ese mismo día, 9 de noviembre, los títulos de Aena se dispararon un 14,9% y al día siguiente cerca de otro 5%. Una subida espectacular en un par de sesiones que le ha permitido al fondo TCI para empezar a hacer caja con su inversión.

De hecho, la primera venta que ejecuta el fondo se produce al día siguiente a ambas meteóricas subidas, el 11 de noviembre. En ese momento, vendió hasta 25.000 acciones a un precio de 144,31 euros, según consta en el registro de la CNMV. Aunque no es la única. El multimillonario también ordena traspasar otras 24.000 acciones el 12 y el 13 de noviembre, pero el grueso de la operación viene con el anuncio de Moderna de una efectividad superior a la de Pfizer.

TCI OBTIENE UN 20% DE RENTABILIDAD EN SU APUESTA POR AENA

Así, entre el 16 y el 19 de noviembre (últimos datos registrados en la CNMV, por lo que han podido proseguir los traspasos), Hohn ordena la venta de cerca de 120.000 títulos. Además, a un precio superior a los registrados una semana antes. En concreto, el mismo día del anuncio de Moderna, el 16 de noviembre, el fondo ejecuta la transacción de dos lotes con 32.384 acciones con un precio máximo de 148,27 euros. En los días siguientes, entre el 17 y el 19, se venden otras casí 90.000 participaciones con un valor que oscila entre los 143,2 y los 146,3 euros.

Además, todas las ventas han supuesto una ganancia notable para TCI y Hohn. Así, los títulos que mantiene el magnate se compraron a un precio medio que ronda los 121 euros, según el registro proporcionado por Bloomberg, por lo que la rentabilidad obtenida con cada operación varía entre el 16,5%, del 11 de noviembre, y el 22,58%, en el caso del 16 de noviembre. En total, la ganancia media fue cercana al 20%, con un valor promediado de 144,6 euros, y los beneficios totales han superado los cuatro millones en apenas una semana.

Unos beneficios que van directos a su fundación benéfica, The Children Fund Foundation (CIFF), qué es realmente la compañía con la que se han ejecutado las operaciones, según consta en la CNMV. La firma benéfica la fundó Hohn junto a su exmujer, Jamie Cooper, en 2002 y desde entonces su actividad ha estado muy ligada a TCI, aunque su gestión es independiente. De hecho, el brazo inversor del magnate dona regularmente fondos o acciones con la que se nutre la organización. Una de las últimas, precisamente, fue la concesión de 2,1 millones de acciones de la propia Aena con las que ahora ha hecho caja.

HOHN PONE SU MIRADA EN FERROVIAL

En definitiva, una jugada maestra, de nuevo, para uno de los fondos de inversión más reputados del mundo. Además, el plan de Hohn tiene otra derivada más que ha salido a la perfección: la de imponer sus criterios verdes en la gestión de Aena. En concreto, la firma anunció que someterá a votación en sus juntas de accionistas sus planes ambientales, después de las presiones de TCI. De hecho, el fondo llegó a remitir una carta a la propia ministra de Transición Energética para lograr su objetivo.

Finalmente, el propio magnate alardeó de dicho logro ante el Financial Times: “es esencial para garantizar que las empresas se tomen en serio el tema del clima y sean transparentes y responsables ante los accionistas”. Pero el caso de Aena puede no ser el único en España. De hecho, el siguiente en la lista para Hohn es la constructora Ferrovial. Así, el magnate ha ido aumentando su posición en la compañía a lo largo del último año aprovechando las discrepancias cada vez más visibles en la junta.

En concreto, el fondo posee hasta un 5,775% del capital de la constructora, según los registros de la CNMV. Un porcentaje que ha alcanzado en poco más de un año y que le convierte en unos de los accionistas de referencia. En otras palabras, que le transfiere suficiente poder para desafiar al actual ‘Status Quo’ de la firma. Con ello, Hohn no solo puede forzar a la cúpula directiva a adoptar sus imposiciones verdes, sino que también puede influir en otros temas operacionales. Otra vertiente de sus inversiones, la de activista, en las que también destaca.