aena

El agua es un elemento básico, universal e imprescindible para la vida humana. Y por ello su inexistencia en lugares públicos o sus precios abusivos genera polémica. En los 46 aeropuertos y dos helipuertos que conforman la red de Aena se dan ambas circunstancias: 21 aeródromos no tienen fuentes de agua, mientras que en muchos sigue siendo imposible adquirir agua embotellada a un precio máximo de un euro.

En la actualidad, hay 224 fuentes de agua potable distribuidas en zonas púbicas y de embarque de 27 aeropuertos, según la contestación del Gobierno a preguntas parlamentarias del senador por las Cortes Valencianas de Compromís, Carles Mulet García. Un número muy insuficiente si tenemos en cuenta que el pasado año pasaron 263,7 millones de pasajeros por los aeropuertos españoles; cifra que se espera que se incremente un 2% en 2019.

La gran mayoría de estas fuentes están en los aeropuertos con mayor capacidad: Barajas (80 fuentes) y El Prat (62). Les siguen Palma de Mallorca con 17 fuentes y Málaga-Costa del Sol con 15. Gran Canaria y Tenerife Sur cuentan con cinco cada una; Lanzarote y Fuerteventura con cuatro; Tenerife Norte, Almería y Alicante tienen tres; Las Palmas, Asturias, Santiago, Sevilla y Menorca suman dos; y El Hierro, La Gomera, Reus, Zaragoza, Albacete, Algeciras Helipuerto, Badajoz, Córdoba, Logroño y Madrid Cuatro Vientos cuentan con una única fuente.

Air Europa

Air Europa no cede y mantiene a su tripulación en Venezuela

El pasado 23 de enero, Juan Guaidó se proclamó presidente interino de Venezuela, levantando con ello una crisis política en el país. Casi un...

El compromiso de Aena siempre ha sido el de sumar nuevas fuentes potables. Por ello, recuerda que está prevista la implantación de fuentes de agua potables en los aeropuertos de Vitoria, Reus, Santiago, Ceuta y Logroño. No obstante, aeródromos tan importantes como el de Ibiza, Valencia, Bilbao o Menorca no cuentan con esta alternativa a los excesivos precios del agua embotellada.

EL PROBLEMA DEL AGUA EMBOTELLADA

En marzo del pasado año, Aena se sumaba a la recomendación del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI, en sus siglas en inglés) de junio de 2015 para la venta de agua a un precio máximo de 1 euro (50 cl). Esta medida entró en vigor en 19 tiendas de siete aeropuertos españoles: Adolfo Suárez Madrid–Barajas, Palma de Mallorca, Bilbao, Tenerife Sur, Santiago, Vigo y Girona.

Sin embargo, casi un año después sigue siendo complicado adquirir una botella de agua a precios razonables. Existe esta oferta, pero no en todos los aeropuertos. El problema se acentúa una vez pasado el control de acceso donde no se permite entrar con botellas de agua. A partir de ahí, los precios para adquirir una botella se disparan. Las quejas de los usuarios a través de las redes sociales son una prueba de ello que aumenta con el paso del tiempo.

Para botellas de medio litro, los precios pueden rodar desde 1,5 euros hasta los 2,5 euros. Un precio abusivo que multiplica, en algunas ocasiones, el precio por cinco de este producto fuera de las instalaciones aeroportuarias. El perjuicio es mayor cuando el usuario no tiene otra alternativa como fuentes de agua potable a su disposición.

De hecho es muy común escuchar en cualquier aeropuerto la recomendación por parte del personal de seguridad de pasar con la botella vacía y rellenarla en las zonas de embarque en las fuentes que están a la entrada de los servicios (en el caso de Madrid Barajas).