Aedas Homes ha alentado al conjunto del sector a incentivar el uso de la construcción industrializada, con el doble objetivo de modernizar la actividad inmobiliaria en España, haciéndola más eficiente y sostenible, y de reactivar la economía con la generación de nuevos empleos.

En una entrevista, el director de Operaciones de la promotora, Luis García Malo de Molina, ha señalado que la industrialización de la vivienda es una oportunidad de desarrollo económico e industrial que no hay que dejar pasar, sobre todo en el contexto originado por la pandemia de coronavirus.

“Por un lado, tiene el hándicap de no contar con un tejido industrial desarrollado, lo que limita su capacidad de producción a gran escala; pero por otro, esta carencia supone una gran oportunidad de crecimiento económico y generación de empleo de calidad, en tanto que debe crearse ese nuevo y amplio tejido industrial ligado a la industrialización”, asegura.

Ante este panorama, cree que el reto pasa porque España comience a incentivar la creación de fábricas especializadas en la construcción industrializada, lo que mejorará la tasa de productividad, que apenas ha crecido en los últimos años y supondrá una solución para la siniestralidad laboral y la falta de mano de obra especializada.

En este contexto, Malo de Molina defiende que los llamados Métodos Modernos de Construcción (MMC) se están convirtiendo paulatinamente en uno de los ejes primordiales de la actividad del sector inmobiliario español y, principalmente, de las promotoras de viviendas.

Aedas Homes fue la primera promotora que impulsó en 2018 la industrialización de la promoción de viviendas a gran escala en España y ya cuenta con una línea de negocio centrada en este sistema que incorpora la producción de elementos constructivos en fábricas, ya sean módulos 3D o partes 2D de la casa, como baños, fachadas o tabiquería, todas industrializadas.

“La industria de la promoción de viviendas ha comenzado a moverse, modificando un paradigma presente desde hace décadas y pasando página a la construcción artesanal. Estamos en un momento clave para impulsar, definitivamente, este cambio. La vivienda del futuro no la entendemos sin los MMC”, añade.

La promotora cuenta actualmente con 8 promociones completamente industrializadas bajo la modalidad en 3D: dos entregadas, otras dos que se entregarán antes de que acabe el año y otras cuatro ya en gestión, que hacen un total de más de 100 viviendas ensambladas en un periodo inferior al que hubieran requerido con la construcción tradicional y, además, más sostenibles.

En este tipo de construcción, la mayoría de los trabajos se ejecutan en el entorno controlado de una fábrica, donde no hay dependencia del clima, el personal es altamente cualificado, las herramientas de ingeniería son altamente precisas y, además, permiten reducir el plazo de entrega de las viviendas, prácticamente, a la mitad.

Malo de Molina recuerda que la construcción en España representa casi un 40% del consumo energético, genera entre un 30% y un 35% de la huella de carbono y produce en torno al 30% de los residuos totales, cuando el sector no llega al 10% del PIB.

Por el contrario, la construcción industrializada se realiza en su mayor parte en taller, por lo que el impacto en el lugar es mínimo y se controla el consumo de la energía, a la vez que se producen menos residuos.

Respecto a la construcción industrializada en altura, Aedas ya está estudiando este tipo de proyectos verticales y espera poder presentar en 2021 su primer proyecto ‘offsite’ en altura: “Creo que pronto empezaremos a ver el desarrollo también a gran escala de promociones con sistemas modulares en altura, tal y como se viene haciendo desde hace unos años en países como EE.UU., Reino Unido, Australia o Japón”, concluye.