Un centenar de metros de longitud, 5,7 metros de ancho y 3,8 metros de alto. Estas son las principales características del túnel peatonal que unirá la estación de Cercanías de Sol con la estación de Metro de Gran Vía. Cuatro rampas mecánicas ayudarán a los peatones a salvar el desnivel de 12 metros entre ambas. La Comunidad de Madrid, Metro, Adif y Tragsa están manos a la obra. ¿Es así? Lo cierto es que tanto Adif como Tragsa están ‘de brazos cruzados’.

“Adif ha ejecutado todas las obras que se podían realizar sin interferir con los trabajos de la Comunidad de Madrid y Metro en la estación de Metro de Gran Vía”, señalan desde el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias. Dicho de otra manera, ha llevado a cabo el 90% de la actuación. ¿Y qué pasa con el 10% restante?

Adif ha realizado el 90% de su actuación en el túnel. El restante 10% no se sabe cuándo podrá acometerlo

“Falta por ejecutar el espacio situado junto a la conexión con el vestíbulo de la estación de Gran Vía, que debe ejecutar la Comunidad y Metro. Una vez que ellos terminen su conexión, Adif podrá finalizar los trabajos que quedan”, añaden. Adif y Tragsa. Porque Tragsa, la empresa pública perteneciente a la SEPI, es la encargada de dotar a la galería de los acabados necesarios para ponerla a disposición de los viajeros; del revestimiento anti vandálico en paredes y techos; o del vestíbulo con control de acceso, tornos, máquinas autoventa e información al viajero, entre otras actuaciones.

“Los trabajos para la modernización, ampliación y conexión de la estación de Metro de Gran Vía con la estación de Cercanías de Sol siguen avanzando aunque van más lentos de lo que nos gustaría”, reconocen desde la Consejería de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid.

ADIF Y EL PATRIMONIO CULTURAL

La idea, tanto de la Comunidad de Madrid, como de Metro, Adif y Tragsa era que la nueva conexión entre ambos modos de transporte comenzase a funcionar durante el pasado mes de abril. Ocho meses iban a durar las obras. La razón es bien sencilla: el Ministerio de Fomento, cuando ejecutó el túnel hasta el kilómetro 0 de la capital, ya dejó hecha la conexión. Sólo faltaba ‘ponerla bonita’, que diría un castizo.

Desde la Comunidad de Madrid no han apuntado una nueva fecha de apertura: “Los trabajos en ejecución son complejos desde el punto de vista técnico ya que se actúa sobre infraestructuras antiguas y en un entorno complejo con protección de patrimonio cultural”. He aquí la raíz del retraso. En el movimiento de tierras se encontraron restos de la estructura original del ascensor que formaba parte de la estación de Gran Vía. Obra del arquitecto Antonio Palacios, databa de 1920. Además, se detectó riesgo de inundación en las líneas 1 y 5 de Metro.

“El presupuesto del contrato principal de obras asciende a cerca de cuatro millones de euros. Por su parte, el importe del contrato de emergencia que se aprobó para compatibilizar el control permanente de los trabajos prescrito por la Dirección General de Patrimonio con la seguridad de las actuaciones es de casi 3,5 millones”, puntualizan desde la Consejería de Transportes, Movilidad e Infraestructuras.

ACS se juega su objetivo de beneficios con Donald Trump

Fue en el año 2010 cuando ACS, por última vez, logró superar la barrera de los 1.000 millones de euros de beneficio neto. En...

El proceso constructivo es distinto al proyectado inicialmente. Un nuevo proceso en el que se contempla la ejecución del pozo con micropilotes para evitar el uso de maquinaria pesada. Con ello se trata de garantizar la protección del patrimonio y realizar las obras con seguridad. Las previsiones apuntan a que, a diario, pasarán por dicho túnel unas 22.000 personas.