Telefónica
Martin Czermin, CEO de Adamo

Adamo, el operador comandado por el fondo nórdico EQT, será la compañía de telefonía de referencia en diversos puntos de la España vaciada tras posicionarse, provisionalmente, como el principal adjudicatario de las ayudas al despliegue de banda ancha en zonas rurales. El gran damnificado ha sido Telefónica. Algo que no ha caído del todo bien.

El operador azul se queda con menos proyectos después de que muchos no hayan obtenido la puntuación mínima en su ámbito de concurrencia. En concreto, Adamo se ha hecho con un total de 19 proyectos que recibirán una ayuda a la extensión de la banda ancha de 72,4 M€. Por su parte, la compañía que dirige en España Emilio Gayo se ha hecho con 11 proyectos con una ayuda de 22,5 M€.

Tanto los proyectos como la cuantía son provisionales, puesto que el programa de extensión a la banda ancha (Peba) se encuentra en estos momentos en fase de alegaciones. Según explican fuentes de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, la resolución final se dará a lo largo de este mes. El motivo es que en las próximas semanas habrá otra convocatoria parcial para desarrollar proyectos en las provincias en las que no se han presentado propuestas que cumpliesen los requisitos establecidos; de ahí que el proceso concluya en próximas fechas.

Tradicionalmente Telefónica había sido el gran adjudicatario en las ayudas al desarrollo de la banda ancha, aunque en este caso Adamo ha conseguido un importante ‘sorpasso’. Algo lógico, por otra parte, puesto que el operador dirigido por Martin Czermin ha alcanzado gran relevancia en el ecosistema rural. Un entorno, además, donde los demás operadores nacionales no quieren involucrarse, como se ha visto en los proyectos presentados al Peba.

De hecho, la situación ha sido tan peculiar que, según ha podido averiguar MERCA2, hay cierto malestar en Telefónica por el resultado final. De esta manera habrá que esperar a ver la resolución final de las ayudas para averiguar si el operador azul se ha presentado como parte en las alegaciones a las ayudas asignadas.

TELEFÓNICA, SIN PEBA

Al margen de los intereses corporativos en este tipo de programas, la pandemia provocada por el covid-19 ha tensado el proceso de digitalziación de empresas y familias. Por eso, ahora más que nunca, la penetración de banda ancha en todos los lugares de España es muy importante.

Para ello, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha promovido el Programa de Extensión de Banda Ancha de Nueva Generación (Peba-NGA), por la que se beneficiarán de cobertura 653.157 hogares y empresas hasta ahora sin acceso a esta tecnología. Este programa, gestionado por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

La situación en estos momentos, después de evaluar las 108 propuestas recibidas, ha terminado con la propuesta de concesión de ayudas a 33 proyectos, dirigidos a 33 de las 45 provincias inicialmente previstas: Cádiz, Córdoba, Huelva, Sevilla, Asturias, Las Palmas, Cantabria, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid, Zamora, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Girona, Lleida, Tarragona, Castellón, Valencia, Badajoz, A Coruña, Lugo, Ourense, Pontevedra, Navarra y La Rioja.

Los proyectos aprobados a diferentes operadores suponen una inversión total de 186 millones de euros con ayudas por importe de 105,77 millones de euros. Las ayudas se otorgan para la extensión de redes de comunicaciones electrónicas de banda ancha ultrarrápidas en las denominadas zonas blancas: aquellas sin cobertura actual y que no tienen previsiones de despliegue en los próximos tres años.

Además, este año, como novedad, se han podido incluir también ayudas para las zonas grises, aquellas donde hay presencia de un solo operador que puede proporcionar servicios a velocidades de más de 30 Mb/s, pero sin superar los 100 Mb/s, para las que el Gobierno obtuvo la aprobación de la Comisión Europea. La extensión de la banda ancha al 100% de la población con una velocidad de al menos 100 Mb/s es un compromiso del Gobierno recogido en la estrategia España Digital 2025.

¿QUÉ ES EL PROGRAMA PEBA-NGA?

El Programa Peba-NGA pretende ser un instrumento fundamental para convertir España en el país con la red de fibra óptica más extensa de Europa, a pesar de las dificultades que presentan la orografía y la dispersión geográfica poblacional de nuestro país.

Según datos de la Comisión Europea, la cobertura de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) alcanza al 80,4% de la población española, frente a la media europea del 34%. En zonas rurales, el diferencial de cobertura a favor de España es igualmente relevante: de media, solamente el 21% de los hogares europeos cuentan con FTTH, frente al 46% en nuestro país.

En el periodo 2013-2019, este Programa ha concedido ayudas a 130 operadores para la realización de 753 proyectos con una inversión asociada de 871,40 millones de euros y unas ayudas de 478,90 millones de euros. Más de la mitad de ese importe fue concedido en 2018 y 2019. En la convocatoria de 2019 se otorgaron 140,14 millones de euros que han servido para dar cobertura a 705.974 hogares y empresas en 12.760 Entidades Singulares de Población (ESP). La convocatoria 2020 dará cobertura a 653.157 hogares y empresas en 6.682 entidades de población.

Cuando el próximo año finalicen los proyectos con ayudas concedidas en las convocatorias anteriores, la cobertura de velocidad ultra rápida habrá alcanzado el 91% de la población española. Con los proyectos aprobados en esta convocatoria la cobertura alcanzará el 93%.