ACS

El tercer trimestre ha comenzado con fuerza en ACS. Su filial australiana Cimic se ha adjudicado una ampliación del contrato de mantenimiento de una parte de la flota de trenes urbanos en la localidad australiana de Sydney. ¿Montante? Unos 390 millones de euros. Una buena noticia para el grupo presidido por Florentino Pérez que, durante el segundo trimestre de 2019, ha visto como el número de concesiones, y el montante de las mismas, caía respecto a las cifras del primer trimestre.

Si repasamos los datos de los primeros 90 días del año, ACS consiguió más de quince adjudicaciones y extensiones de contratos no sólo en Estados Unidos o Australia, sus dos principales mercados, sino también en otros países como Marruecos o Reino Unido. Todas ellas sumaban un total próximo a los 13.000 millones de euros.

Si durante el primer trimestre logró concesiones por 13.000 millones de euros, en el segundo esa cantidad se ha rebajado a 4.000 millones

Esa cantidad se ha desinflado durante el segundo trimestre donde las diferentes empresas bajo el paraguas de ACS consiguieron ‘solo’ unos 4.049 millones de euros. Es decir, algo menos de un tercio de lo logrado de enero a marzo. El premio ‘gordo’ del segundo trimestre fue la concesión en el estado de Queensland (Australia) del proyecto Cross River Rail, una línea de metro de 10 kilómetros en la capital Brisbane de la que también se hará cargo del mantenimiento una vez concluida y durante un periodo de 24 años. Hablamos de 3.400 millones de euros. Las ‘pedreas’ fueron para un intercambiador en Texas (282 millones de euros), una ampliación de autopista en Florida (132 millones), una instalación deportiva en Nueva Zelanda (130 millones de euros), y la mejora de una infraestructura en Australia (105 millones de euros).

ACS POR ENCIMA DEL RESTO

Que ACS no hay cosechado mejores resultados en el segundo trimestre se ha debido a la pérdida de algunas concesiones a las que aspiraba y que, finalmente, han sido conseguidas por otras empresas españolas. El ejemplo más claro es el nuevo túnel bajo el Támesis (unos 1.150 millones de euros), en Londres, que finalmente acabó en manos de Ferrovial.

¿Y el resto de compañías españolas? FCC invertirá unos 400 millones de euros para construir una planta de generación de energía en Escocia. Sacyr, por su parte, consiguió contratos para edificar obra en South Meshaf (Doha), por 114 millones de euros. Mientras que OHL consiguió varios contratos en Colombia (41 millones de euros) o California (144 millones).

ACS

ACS lidera la armada constructora española por el mundo

ACS, la constructora presidida por Florentino Pérez, lleva un año que, de seguir así, la permitirá batir todos sus récords de fronteras afuera. Sus 'camaradas' de sector son incapaces de seguirle los pasos.

A pesar del ‘pinchazo’ sufrido por ACS, sigue siendo el ‘rey’ en cuanto a adjudicaciones se refiere entre las grandes constructoras españolas. Si sumamos el resto, estamos ante un 42% del total de lo logrado por las naves de Florentino Pérez. De hecho, algunos de los contratos ‘pequeños’ de ACS están por encima de lo logrado por su competencia. De cara al futuro, ACS está pendiente de dos adjudicaciones de enjundia, entre otras. La más relevante, en cuanto a dinero se refiere, es la ampliación de cercanías en Toronto (Canadá). Ni más ni menos que 14.000 millones de euros. La otra es la ampliación del suburbano de Vancouver. En este caso, la cantidad es de 1.900 millones de euros.