ACS

ACS ha puesto en marcha un plan para eliminar todo riesgo que presente su cartera de obras de construcción, por el que está revisando los contratos actualmente en marcha y reenfocando las nuevas contrataciones hacia proyectos de concesión propios.

Así lo anunció el presidente del grupo, Florentino Pérez, quien cifró en una cuarta parte (un 25%) del total las “obras del grupo que presentan más riesgo”.

Durante la presentación a analistas de los resultados de 2019, tanto el presidente como el consejero delegado de la compañía, Marcelino Fernández Verdes, reconocieron que este proceso puede afectar puntualmente a la generación de caja y el margen del negocio constructor, especialmente el de la filial Dragados.

Fernández Verdes detalló que ya han cerrado acuerdos con distintos clientes para modificar algunos contratos en curso, en los que han logrado un reparto “más equilibrado” de los riesgos “entre ambas partes”.

También buscan que los proyectos cuenten con presupuestos más abiertos para lograr una mayor transparencia en los costes de ejecución.

De cara a futuras contrataciones, ACS será más selectivo, poniendo el foco en obras que planteen “menores riesgos de desarrollo y ejecución” y, “en la medida de lo posible”, en rebajar su exposición a la construcción de grandes proyectos para terceros, según detalló Florentino Pérez.

Asimismo, buscará centrarse en la consecución de grandes proyectos de construcción y concesión, en los que el riesgo es más limitado dado que “la propia compañía controla toda la cadena de los trabajos”.

Al cierre de 2019, la compañía presentaba una cartera de obras de construcción valorada en 64.969 millones de euros, de la que 51.362 millones corresponde a Hochtief y los otros 13.600 millones a Dragados.

En cuanto a nuevas contrataciones, Florentino Pérez asegura que el grupo tiene identificados más de 150 proyectos por los que competir en sus mercados estratégicos (Estados Unidos, Australia y Europa) que suman un valor de 230.000 millones de euros.

“GRAN CAPACIDAD INVERSORA”

El presidente de la compañía destacó además la “gran capacidad de inversión en nuevos proyectos” con que el grupo cuenta, gracias a la “robusta posición financiera” que le otorga su prácticamente nulo endeudamiento y su generación de caja (unos 2.400 millones en 2019).

Con todo, mostró su convencimiento de que ACS seguirá creciendo, con un avance estimado en “más del 5%” para el ejercicio 2020. De esta forma, lograría alcanzar el objetivo inicialmente fijado para 2019 de superar la cota de los 1.000 millones de euros de beneficio.

Florentino Pérez reiteró que la compañía mantiene el pago del dividendo a cuenta de 2019 y su ‘pay out’ en el 65% a pesar de “importante impacto” que Cimic y su salida de Oriente Medio han ocasionado en sus cuentas, un efecto que ha logrado no amortiguar gracias a la activación de provisiones, la venta de renovables y la contribución de un año completo de Abertis.

Comentarios de Facebook