olivar
Manifestación de agricultores con tractores en Granada. Imagen: Europa Press.

A principios de este año, los aceituneros invadieron con sus tractores las vías principales de ciudades andaluzas y de otras comunidades, con el objetivo de poner punto y final a la guerra de precios que lleva “30 años” hundiendo cada vez más el sector del olivar, hasta un punto inaguantable para las familias agricultoras. El estallido de la pandemia ahogó sus reclamos, con el país entero en crisis pidiéndoles “alimentar a la población”, mientras España y una Europa “hipócrita” les seguía castigando.

Pero desde la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) avisan: cuando la pandemia amaine, volverán a las calles de forma masiva. De manera tenue, ya han vuelto. Los días 1 y 2 de diciembre hubo movilizaciones en Jaén.

Juan Luis Ávila, responsable regional del olivar de COAG, explica a MERCA2 que la “hipocresía tremenda” de la Unión Europea permite unos acuerdos económicos con países como Marruecos que ayudan a las grandes superficies a asfixiar a los agricultores, al mezclar su aceite de oliva virgen extra (AOVE) con aceite marroquí. Unos acuerdos “ilegales” que sabotean por completo el mercado del olivar andaluz.

Una situación que lleva a algunas familias a buscar su propio camino, como es el caso de la startup jienense ‘Arte Oleum’, que cuenta a MERCA2 cómo intentará poner en valor su aceite aunque sea, irremediablemente, para un público de nicho.

GOBIERNOS EUROPEOS “VENDIDOS AL COMERCIO”

Andalucía es la primera potencia mundial en producción de aceite de oliva virgen extra, llegando a sacar unos 1.400 millones de toneladas al año, casi la mitad de las 3 mil millones de toneladas que se producen globalmente, según COAG. No obstante, a los políticos “les da igual”. Todo un sector puntero en la economía española está en riesgo por una Europa en la que la mayoría de sus gobiernos están “vendidos al comercio” y a grandes empresas, denuncia Ávila.

Desde el sindicato explican que lo que está ocurriendo es sencillamente “ilegal”. El sector “no tiene excedente estructural”, es decir, el culpable del hundimiento brutal de precios no sería otra que la alteración del propio sistema por grandes empresas que sortean la competitividad comprando “sin ningún tipo de limitación” a países como Marruecos, para luego mezclar este aceite, elaborado por trabajadores con sueldos irrisorios y con menores exigencias sanitarias, con el aceite de calidad andaluz.

No solo sin limitación, sino beneficiados por acuerdos comerciales “ilegales”, que sabotean artificialmente la ley básica de oferta-demanda que “no se cumple”.

Mientras se compra este aceite con menores garantías higiénicas, a los españoles les “reducen las herramientas”, prohibiendo productos fitosanitarios por riesgos para la salud y exigiendo otros más caros, alerta Juan Luis.

EJERCEN PRESIÓN CON ACEITES BARATOS

“La UE mantiene unas relaciones privilegiadas con Marruecos”. Esto no lo dice Ávila, lo dice el ICEX, la entidad estatal española de Exportación e Inversiones, que recoge cómo las relaciones con el país africano se basa en el Acuerdo Euro-Mediterráneo de Asociación UE-Marruecos, de marzo del 2000, que recoge varios puntos de liberalización comercial.

En este contexto, y tras la pandemia de coronavirus, Ávila critica como “nos dicen que tenemos que alimentar a la población” mientras a los políticos “les da igual” que las grandes superficies destrocen el olivar andaluz.

No obstante, respecto a Marruecos u otros exportadores como Túnez o Grecia, Ávila recuerda que ellos no son realmente el problema. Su capacidad productiva no llega a los talones de la potencia andaluza. No obstante, su oferta sí que “se utiliza para forzar los precios” por parte de los grandes conglomerados.

ARTE OLEUM; STARTUPS DEL OLIVAR

Con todo ello, de entre escombros surgen startups también en este sector. ‘Arte Oleum‘ nace en Beas de Segura (Jaén), de una familia de agricultores que prueba suerte en el camino ‘indie’ con su propia distribuidora. Apuestan por un producto gourmet, un AOVE ecológico, de cosecha temprana y de olivares de montaña de variedad picual, autóctona de la provincia de Jaén. Venderán en tiendas especializadas y de productos vegetarianos y veganos.

¿Puede una startup como la vuestra lograr más beneficios con vuestro producto que si utilizaseis una cooperativa de intermediario? Desde Arte Oleum explican a MERCA2 que ellos son “una familia de agricultores que desde hace cientos de años hemos cultivado los olivos centenarios que hemos heredado generación tras generación. Conocemos de primera mano la calidad de nuestro aceite, y que no se le esta dando un reconocimiento en cuanto a su calidad (…) No es lo mismo vender a granel que en envases más pequeños. La cantidad de intermediarios también encarecen el producto y aprietan a las cooperativas para sacarle el máximo beneficio. Hay que tener en cuenta, que el que acaba siempre perdiendo es el pequeño agricultor”.

Facilitan las nuevas plataformas de distribución online como Amazon la venta de aceite por parte de startups como vosotros o cooperativas en general? Arte Oleum, en este aspecto, tiene una visión optimista:Sí. Hoy en día, y más tras la situación que hemos pasado este año con la COVID 19, está más claro que el futuro son los negocios digitales. Por suerte, todo se puede adaptar a este mundo, y el aceite de oliva no se queda atrás. La venta online ayuda a dar más visibilidad, y cuando lo puedes hacer, a parte de por tu tienda particular, por plataformas de este tipo, consigues llegar a más personas”.

Prototipo de botella de Arte Oleum.

¿Están las cooperativas luchando por un precio justo, o podrían hacer mucho más? Desde la startup indican: En estos momentos son agricultores de forma independiente los que se están movilizando para luchar por precios justos. Los pasados días 1 y 2 de diciembre se ha hecho un parón del sector convocado por los propios agricultores, no viéndose representados por las grandes organizaciones agrarias, han salido a la calle a protestar por unos precios justos”.

¿Qué papel juega el aceite marroquí en todo esto? Las emprendedoras aportan contexto: “Como consecuencia viene el cobro de aceituna por parte de los agricultores a pérdidas. Son grandes comercializadoras españolas las que compran a empresarios marroquíes y lo envasan con nombre español (…) O apostamos por los aceites que sabemos que son de calidad, o al final nunca podremos competir con otros países que producen cantidad de aceites con costes muy reducidos y normativas sanitarias poco severas”.

EL OLIVAR VOLVERÁ A LA CALLE TRAS LA PANDEMIA

Al igual que el resto de sectores primarios, los agricultores han seguido trabajando desde marzo para llenar las baldas de los supermercados. Pero su situación es una de no retorno, y desde COAG avisan que las manifestaciones “se van a retomar” una vez termine este periodo extraordinario. “Llevamos 30 años en crisis”, recuerda Ávila, así como que “el olivar genera más empleo que Mercadona, El Corte Inglés y Carrefour juntos”. La llama ya ha vuelto a prenderse, con manifestaciones el 1 y 2 de diciembre. El aceite “está en manos de las grandes envasadoras, de unas pocas familias, y nosotros estamos muy disgregados”, contaron allí a medios agricultores del pueblo de Beas de Segura.

“Los ciudadanos tienen que exigir”, reivindica también el de COAG, asegurando que ni siquiera buscan campañas publicitarias gubernamentales, sino tan solo “que se cumplan las leyes”.