aceite de oliva

No es nada nuevo decir que el aceite de oliva tiene muchos beneficios para la salud. Desde propiedades para el sistema cardiovascular, antiinflamatorias, pasando por efectos antitumorales. Se ha estudiado mucho sobre este ingrediente tan famoso, dentro y fuera del país. Uno de los más recientes estudios corresponde al llevado a cabo por la Universidad de Granada junto con el Instituto de Bioingeniería de Cataluña, que han creado con aceite de oliva dos armas que son muy útiles para hacer frente a determinadas bacterias.

El uso no adecuado de algunos antibióticos inducen a la aparición de bacterias que se convierten en resistentes y que son capaces de vivir ante la acción de determinados medicamentos. Este es un problema de salud que provoca muchas muertes. Te vamos a contar cómo el aceite de oliva mantiene una guerra contra la resistencia bacteriana

Las bacterias y el aceite de oliva

aceite de oliva

Se ha estudiado que, cuando una persona está hospitalizada en un centro, puede contraer una infección más fácilmente (5%). Estas se han denominado infecciones nosocomiales. Aparecen por culpa de la bacteria Staphylococcus aureus y es capaz de aumentar la mortalidad y la morbilidad en un espacio corto de tiempo.

Todo conlleva también a una subida económica en el sistema sanitario. La gran mayoría de todas las infecciones nosocomiales se producen durante procedimientos muy invasivos, como el uso de catéteres o prótesis.

Los biofilms de estas bacterias son capaces de producir infecciones muy peligrosas, en ocasiones llegando a provocar sepsis (infección potencialmente letal en la que el sistema inmune reacciona de una forma brutal ante la infección). Para poder terminar con esta infección, lo mejor es quitar el dispositivo y utilizar una terapia con antibióticos a largo plazo, que puede promover una determinada resistencia a los antibióticos.

Los citados investigadores de la Universidad de Granada, han explicado los dos compuestos que tiene el aceite de oliva (el aceite oleanólico y el maslínico). El estudio reveló por primera vez cómo los elementos antibacterianos de las moléculas conseguidas superan a las de los originales.

Dos ácidos importantes

Estos ácidos que están en las aceitunas no solo no son nocivos para todas las células que están en los organismos, sino que las bacterias no son tan resistentes a su actuación.

El aceite de oliva contiene grandes elementos que cada vez sorprenden más.

Sintetizaron y estudiaron muchos derivados de los ácidos maslínico y oleanólico. Y de ellos hallaron dos: OA-HDA y MA-HDA. Estos aventajaban la actividad antimicrobiana de los compuestos más originales, tanto en el modelo animal como in vitro. Algo a destacar es que las bacterias no parecían ser capaces de tener resistencia ante ninguno de estos compuestos.

El estudio sacó a luz que era de suma importancia usar una materia prima natural para poder concebir compuestos terapéuticos. Se escogieron estos dos tipos de ácidos por ser cuantiosos en un producto natural tan normal como la aceituna. Son una fuente magnífica de ambos ácidos los residuos industriales del aceite de oliva. Requieres poca cantidad de transformaciones químicas, por lo que su consecución a partir de los ácidos originales es aparentemente fácil.

Los investigadores abren camino al nacimiento de fármacos nuevos antimicrobianos que sepan actuar de forma eficaz sin el peligro de incitar a la resistencia bacteriana. Uno de los estudiosos comentó que los compuestos OA-HDA y MA-HDA podrán ser los principales integrantes de terapias antibacterianas que no puedan dejar sitio para la resistencia.

Siguientes pasos de la futura investigación

Las investigaciones pueden suponer avances importantes para la prevención de posibles infecciones bacterianas y las posibles muertes al año que se producen por ellas. Un experto afirmó que muchas son las veces que no se piensa en el número de personas que mueren por estas infecciones.

aceite de oliva

Aceite de oliva, las claves para comprar uno de buena calidad

El aceite de oliva es el único que se extrae de la naturaleza sin tener que procesarse de forma química. Más de...

Comentó también que las personas más susceptibles de poder tener una infección bacteriana son aquéllas que consumen un tratamiento antiinflamatorio bastante prolongado, las de edad avanzada y los diabéticos que tienen que inyectarse insulina cada día. Son importantes todos los estudios que ayudan a que la salud pueda mejorar.