acciona venta división servicios

No hay dos sin tres. Primero FCC vendió el 49% del capital de su filial Aqualia. El fondo australiano IFM Global Infrastructure pagó 1.024 millones de euros. Ahora quiere repetir la operación con su filial de medio ambiente. Después, Ferrovial hizo lo propio. Puso a la venta la división de servicios. Operación que tiene previsto cerrar antes que acabe 2019. Su deseo es llegar a los 3.000 millones. Y Acciona no quiere ser menos y sumarse a la lista.

Fuentes del sector han apuntado a MERCA2 que la compañía presidida por José Manuel Entrecanales está explorando la opción de poner a la venta su división de servicios. Y lo hace porque quiere centrarse en el desarrollo de infraestructuras sostenibles y energías renovables.

El negocio del agua no entraría dentro de la operación de la venta de la división de servicios

Por ejemplo, durante el mes de octubre, adquirió en Estados Unidos 3.000 MW de proyectos fotovoltaicos en desarrollo. O suscribió íntegramente la ampliación del 10% del capital de Nordex por 99 millones de euros. El hecho de que, como consecuencia de esta operación, su participación pasase del 29,9% al 36,2%, le obligó a lanzar una opa por lo totalidad del capital. Será en 2020. Si los restantes accionistas acuden a la opa, Acciona tendría que hacer frente a un desembolso entre 600 y 700 millones de euros. Un deterioro que sería menos doloso con la venta de servicios.

Con la posible venta, Acciona ‘seguiría’ los pasos de Ferrovial, que decidió vender servicios para poner el foco en el desarrollo y la gestión de infraestructuras. ¿Y venderá sólo un porcentaje para seguir manteniendo el control como hizo FCC con Aqualia? Las fuentes consultadas apuntan a que vendería todo el ‘lote’, con una excepción: el negocio de agua no entraría dentro de la operación. Desde Acciona no han querido hacer comentarios al respecto.

INTERESADOS EN ACCIONA SERVICIOS

Diez son las actividades que tiene Acciona en el campo de servicios, tanto en el ámbito de las infraestructuras, el sector industrial y las ciudades: facility services, airport services, servicios urbanos y medio ambiente, rail services, eventos y museos…

Ya durante 2018, Acciona llevó a cabo una serie de desinversiones que reportaron a su caja la cifra de 1.420 millones de euros. Las principales fueron la venta del negocio termosolar en España, Transmediterránea y la participación del 20% en Testa Residencial. ¿A qué destino este dinero? A la reducción del endeudamiento así como a reforzar su apuesta por las soluciones sostenibles en infraestructura y energía.

Por tanto, sería un paso al frente en esa apuesta por el core business de la compañía. ¿Y quiénes podrían estar interesados? Al igual que sucedió con FCC y Ferrovial, los fondos son los mejor colocados. IFM, Apax, Apollo, Brookfield, Platinum Equity… son algunos de los que podrían entrar en la quiniela de Acciona servicios. También Cinven y Anacap, tras haber quedado fuera de la lucha por Caser, podrían optar.

Lo cierto es que el momento es propicio para vender. Hay una alta demanda por parte de diferentes fondos de capital riesgo por este tipo de ‘producto’. El precio cosechado podría cumplir finalmente con las expectativas de la compañía de José Manuel Entrecanales.

ACS venta filial renovables

ACS, la constructora más expuesta a la desaceleración europea

Estación subterránea de cercanías de Marienhof, en Alemania. ¿Presupuesto? 197 millones de euros. ¿Constructor? ACS. Esta fue una de las obras claves conseguidas por...

El negocio de Acciona servicios está presente en 16 países (España y otros siete países de Europa), más Canadá, Brasil, Chile, México, Perú, Qatar, Omán y la ciudad de Kuwait. Durante 2018, la división de infraestructuras (que engloba los negocios de construcción, industrial, concesiones, agua y servicios) tuvo una cifra de negocio de 5.059 millones de euros (+2,4% respecto al año anterior). El Ebitda fue de 419 millones de euros (-1,8%).

Durante el primer semestre de 2019, los resultados mostraron una cierta debilidad a nivel operativo. Así, el ebitda homogéneo, excluyendo la indemnización del tren ligero de Sidney (unos 358 millones al consorcio constructor y las subcontratas, entre ellas, Acciona), cayó un 2%, según las estimaciones de Bankinter. Gracias a esta indemnización, la división de infraestructuras avanzó un 27,5% en Ebitda.