Acciona ha demostrado ser una empresa muy comprometida con sus empleados, en especial, durante los meses más duros de pandemia. Aunque, si bien es cierto, con unos más que con otros. De hecho, a la compañía que preside José Manuel Entrecanales no le ha importado dejar a miles de trabajadores en manos del Estado, mientras disparaba los sueldos y las retribuciones variables de sus consejeros y directivos. A los que, además, ha regado de acciones. Por último, para acentuar esa marcada responsabilidad social distribuyó a principios de julio un dividendo de más de 100 millones, para que sus accionistas pudieran irse de vacaciones.

A la luz de los datos, los trabajadores tienen muy pocas dudas de que la compañía tiene una política vigorosa para retener el talento. Aunque eso para el que lo tenga, obviamente, el resto que se las apañe. Así, la plantilla media de Acciona pasó de 37.871 a 35.741 empleados en los primeros seis meses de 2020, lo que supone hasta un 5,6% menos. Una caída que desde la compañía se explica que se debe “a la activación de los ERTEs derivados de la paralización de algunos contratos en la actividad de servicios dentro de la división de Infraestructuras”.

Una decisión, la de acogerse a los ERTEs, que sorprendió a muchos. En concreto, en el caso del expediente presentado en su filial de mantenimiento de parques eólicos y fotovoltaicos, EROM, que involucró a unos 410 trabajadores. Al fin y al cabo, fue la primera y única gran empresa del sector que ejecutó dicho procedimiento. De hecho, Siemens Gamesa 9REN, Vestas o General Electric prefirieron seguir manteniendo su actividad normal. Además, Acciona tampoco tuvo el detalle, como si hicieron otras firmas, de complementar el sueldo de los trabajadores afectados por el procedimiento.

ACCIONA PAGÓ UN 76% MÁS DE VARIABLE A SUS CONSEJEROS

Aunque para lo que no le faltó tiempo fue para disparar la remuneración de sus consejeros, en especial, la retribución variable en efectivo de los mismos. Así, si entre enero y junio de 2019 Acciona abonó 2,36 millones por ese concepto, en los seis primeros meses de 2020 los pagos fueron de hasta 4,17 millones. En otras palabras, los que mandan en Acciona decidieron incrementarse en un 76% una parte importante de su salario, pese a la delicada situación económica y social reinante.

Pero que nadie vaya a pensar que en Acciona no hay una buena excusa. Y, es que, la compañía anunció que ayudaría con hasta 4.000 euros a los empleados hospitalizados por covid-19, una cantidad que se pagaría con cargo a las compensaciones del presidente y del vicepresidente. Una combinación realmente extraña, ya que lo normal es aplicar algún tipo de provisión realizada de forma excepcional. Aunque dicha fórmula tenía una ventaja y, es que, se pueden tapar los incrementos en los pagos.

De hecho, en las cuentas semestrales aparece el incremento, pero no el número de hospitalizados. Aunque podemos ir más allá. Si tomamos todo el incremento, casi 1,8 millones, y lo dividimos entre los 4.000 euros nos daría un total de 450 hospitalizados en la empresa. Una cifra excesiva por dos razones: la primera es que es cinco veces mayor de lo normal, dado el volumen de trabajadores. La segunda es que el colapso hospitalario hizo imposible muchos ingresos, por lo que todavía es más difícil.

LOS DIRECTIVOS MEJORARON SU SUELDO CERCA DE UN 10%

En otras palabras, esa cifra de hospitalizaciones implicaría que solo los trabajadores de Acciona hubieran monopolizado un tercio de todas las camas que tiene un hospital como el Gregorio Marañón. Aun así, hay más partidas en la remuneración de los consejeros que se incrementó en los primeros meses de 2020. En concreto, todos ellos cobraron un 1% más por el simple hecho de pertenecer al consejo. Y, en lo único que redujeron su retribución fue en el colchón que reserva la empresa para ellos (llamado Plan de Ahorro) en el que tienen acumulados ya más de 22 millones de euros.

Los directivos de la compañía, que no iban a ser menos, también se sumaron a la fiesta. Así, los salarios devengados por todos ellos fue un 9,5% superior al de hace un año. En concreto, la suma total de sus sueldos en el primer semestre de 2020 ascendió a 18,8 millones frente a los 17,2 millones en 2019. A su vez, a un selecto grupo de 29 ejecutivos se les otorgaron hasta 12.953 acciones valoradas en otros 1,3 millones de euros. Pero las cantidades están bien abonadas, al fin y al cabo, sirven para “fidelizar y retener” su talento que, a su vez, “incentivan” la consecución de objetivos “en beneficio” de los accionistas.

Quizás, llegados a este punto, habría que hacer algunas matizaciones. Lo del “beneficio” de los accionistas quizás es decir mucho (aunque lo diga Acciona), de hecho, el beneficio por acción se desplomó un 85%. Pero lo más importante es que todo viene de atrás: el beneficio por acción ya se hundió en el primer semestre de 2019. La salida de empleados también se elevó el año pasado frente a 2018. Por último, los incrementos desorbitados de salarios. En metálico, la remuneración por pertenecer al consejo creció un 12,5% y el sueldo de los directivos un 3%. Y en acciones, ya que la Junta dobló el límite de títulos para entregar. En definitiva, que la conciencia de clases y la responsabilidad social de Acciona parece funcionar a la perfección.