Abanca

En la recta final de 2019, más de 10 bancos españoles avisaron que en el nuevo año cambiarían las políticas comerciales de sus cuentas bancarias. La banca quiere vinculación, es decir, que sus clientes tengan todos los productos contratados con un solo banco, a cambio no cobran comisión.

Pero si no quieren o pueden cumplir con todos los requisitos (domiciliar la nómina o los recibos, contratar la hipoteca o pedir un préstamo, son los más habituales) tienen que pagar por el mantenimiento de cuenta. Y aquí las comisiones son de hasta 240 euros al año como ocurre en CaixaBank.

El problema llegó en marzo, cuando la crisis sanitaria a causa de la pandemia del coronavirus empeoró la situación económica de muchas familias españolas. Más de 900.000 ciudadanos perdieron sus empleos durante las primeras semanas desde que se declaró el estado de alarma y, como consecuencia, dejaron de ingresar una nómina en su cuenta bancaria.

LOS MÁS VULNERABLES

Desgraciadamente, los clientes afectados por el cambio de condiciones y la subida de comisiones son los más vulnerables de la banca. Es decir, hay personas que tienen ingresos bajos y no alcanzan el límite para cumplir las condiciones de las cuentas.

Por ejemplo, los pensionistas o quienes reciben la prestación por desempleo, no es que no quieran cumplir, es que no pueden. Y luego están los clientes que cumplen con algunos requisitos de vinculación exigidos por su banco, pero no todos porque son demasiados.

Esto ocurre por ejemplo con los adheridos al programa Cero Comisiones de Abanca, que deben ingresar un sueldo en la entidad, mantener al menos 500 euros al mes en productos de ahorro y, además, realizar movimientos con la tarjeta de crédito, contratar servicios de inversión o seguros comercializados por la entidad.

ABUSIVAS

Durante los últimos días de junio, la mayoría de entidades ha hecho los deberes y ha cobrado   las comisiones de mantenimiento trimestrales, semestrales o mensuales de los contratos de sus cuentas o tarjetas a sus clientes, pero el contexto no era el mismo que meses atrás.

Así, las críticas a la banca durante el mes de junio “han sido continuas”, explican desde HelpMyCash.com. Sobre todo, contra Abanca, BBVA, Sabadell, Caja Rural del Sur, Unicaja o Santander.

“Tal es la decepción de la clientela bancaria española que ya hay más de 85.000 firmas en la petición dirigida al Banco de España a través de Change.org para que las comisiones de la entidad gallega sean devueltas a sus titulares, consideradas totalmente abusivas por los clientes”, añaden.

También en los foros y redes sociales, los clientes denuncian que ha habido un baile de comisiones durante toda la cuarentena, y les han cobrado por servicios que en el contrato de la cuenta establece que es gratuito.

ALGUNAS DAN EJEMPLO

Algunas entidades han dado un gran ejemplo en estos días, así CaixaBank, Bankia o Bankinter pospusieron un cambio de condiciones o relajaron las comisiones de sus cuentas con el fin de aportar su granito de arena durante los meses de confinamiento.

Una opción a la que podría haberse acogido cualquiera pues, cada banco puede cambiar las condiciones de los contratos de las cuentas y empezar a cobrar siempre y cuando lo notifique con dos meses de antelación, lo mismo en el caso contrario. Y así lo hicieron estas entidades, que anunciaron que relajarían las condiciones.

Más allá de esto, lo cierto es que en la mayoría de las entidades, los costes de las cuentas se pueden esquivar, pero el cliente no suele estar al corriente de las condiciones que debe cumplir para no pagar por el producto financiero más básico.

CUMPLIR REQUISITOS O CAMBIAR DE BANCO

En realidad, se pueden eludir las comisiones si se cumplen los requisitos que pide el banco, o si se elige una alternativa sin comisiones dentro de la entidad (Abanca, por ejemplo, da la posibilidad de crear una cuenta bancaria totalmente gratuita siempre y cuando se opere por los canales digitales) y si no la hubiera, cambiar de banco.

Si la entidad propone opciones gratuitas, el cliente puede sopesar la idea de cambiar la cuenta a un banco sin comisiones. Entidades españolas como BBVA o Bankia no cobran comisiones y no exigen vinculación.

Eso sí, para no pagar comisiones al abrir una de sus cuentas online y no estar obligados a vincularse es necesario ser nuevo cliente. Ambos bancos ofrecen cuentas gratuitas y con tarjetas de débito asociadas para más de un titular en las que es posible recibir ingresos, pagar recibos o retirar efectivo desde una amplia red de cajeros en España sin pagar ni un solo euro.