El ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha trasladado su deseo de que la mesa tripartita entre transportistas, cargadores y Gobierno se mantenga en el tiempo a pesar de la decisión tomada por parte del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) de no continuar en ella.

Así lo ha manifestado el ministro durante su comparecencia en el Senado, donde ha puesto en valor que esta mesa tripartita haya avanzando en la legislación de un régimen sancionador contra la morosidad en el sector, que ha crecido con motivo del Covid-19.

Ábalos también ha recordado que el Gobierno destinará por primera vez hasta 240 millones de euros a la digitalización y cambio de flota de los transportistas. “Por primera vez vamos a dar recursos para su modernización y la mejora de los objetivos medioambientales”, ha añadido.

En respuesta a una pregunta de la senadora de ERC Laura Castel, el ministro se ha referido a una sentencia reciente del Tribunal Supremo que anula la obligación de las empresas transportistas de contar con al menos un vehículo que no supere la antigüedad de cinco meses.

Ábalos ha asegurado que “no le queda otra que dar cumplimiento a la sentencia”, explicando que los requisitos de acceso al sector se rigen por el marco europeo, por lo que solo se puede regular en Europa.

Nos toca cumplir ya que impide añadir o modificar cualquier circunstancia. Compartimos los objetivos de mejora medioambiental pero tendremos que recurrir a otros métodos”, ha señalado el ministro.

En este sentido, Castel ha resaltado el impacto que este medida tiene en el medioambiente, ya que cuanto más antiguo sea un camión, más contaminará. “Tener una flota adaptada a estas exigencia impacta directamente en la salud de las personas y del planeta. Es necesario regular el acceso al sector y seguir rejuveneciendo la flota”, ha sentenciado.