domingo, 14 julio 2024

El preocupante panorama del mercado de alquileres en España: La renta media supera los 900 euros y aparece fuera del alcance de muchos

La Federación Nacional de Asociaciones Inmobiliaria (FAI) ha emitido una alerta sobre la grave crisis que enfrenta el mercado del alquiler en España. Sus datos revelan una caída del 37,2% en la oferta de vivienda para alquiler habitual en el último año, mientras que la demanda ha crecido un 20,23% durante el mismo período.

Este desequilibrio entre la oferta y la demanda ha provocado un aumento significativo en los precios de los alquileres, situación que está obligando a los inquilinos a destinar entre el 45% y el 56% de sus ingresos para cubrir el costo de la renta. Alfaro, presidente de FAI, advierte que esta situación puede derivar en problemas de infravivienda y morosidad si no se toman medidas efectivas.

El Perfil del Arrendador y del Arrendatario

Según el estudio de FAI, el perfil del propietario típico en España es el de una persona o familia de 49,3 años, que en el 42% de los casos arrienda su vivienda como una inversión a largo plazo para asegurar su jubilación o el pago de una residencia de mayores. Otros motivos comunes son el cambio de casa (32,8%), la herencia (19,3%) y el traslado laboral (15,4%).

Por otro lado, el perfil del inquilino muestra que el 73,5% son parejas, mientras que solo el 17,3% son personas solas. La franja de edad predominante se sitúa entre los 30 y 40 años. Además, el 40,7% de los arrendatarios son parejas con hijos, y el 32,8% son parejas sin hijos.

Tipos de Alquiler y Esfuerzo Económico de los Inquilinos

El estudio revela que el alquiler temporal, ya sea por motivos laborales (14,7%) o de estudios (10,3%), representa el 25% de los arrendamientos. En cuanto al uso de la vivienda, el 39,2% de los inquilinos la utiliza como vivienda habitual por cambio de casa, mientras que el 30,1% lo hace por emancipación.

Uno de los hallazgos más preocupantes es que la mitad (50,01%) de los alquileres en España requiere de más de un sueldo o ingresos de más de una persona para poder cubrir la renta mensual. Esto se traduce en un esfuerzo económico muy elevado para los inquilinos, quienes deben destinar entre el 45% y el 56% de sus ingresos al pago del alquiler.


- Publicidad -