viernes, 12 julio 2024

Sumar y Podemos reclaman al Gobierno que tome medidas contra el fondo «depredador» que propuso un ERE en Vodafone

La reciente adquisición de Vodafone España por parte del fondo británico Zegona ha desatado una ola de indignación y preocupación en el escenario político y social español. A tan solo unos días de la compra, el nuevo propietario anunció un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que podría afectar a casi un millar de trabajadores, una decisión que ha sido recibida con fuertes críticas por parte de diversos sectores, incluyendo a figuras prominentes del ámbito político.

La polémica se intensifica al considerar el historial reciente de Vodafone España, una empresa que ha sido sometida a cinco EREs en la última década. Este nuevo capítulo de incertidumbre laboral ha generado un profundo malestar entre los empleados, quienes se sienten desamparados ante la voracidad de un sistema que parece priorizar los intereses financieros por encima del bienestar de los trabajadores. En este contexto, partidos políticos como Sumar y Podemos han alzado la voz para exigir responsabilidades al Gobierno y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por su papel en la autorización de esta operación.

El Rechazo Político al ERE: Sumar y Podemos Exigen Responsabilidades al Gobierno

La respuesta política al anuncio del ERE no se ha hecho esperar. Partidos de izquierda como Sumar y Podemos han mostrado su rotundo rechazo a la medida, calificándola como una decisión «injustificada» e «inmoral». Ione Belarra, secretaria general de Podemos, no ha dudado en tildar a Zegona de «piratas» que buscan el «desmantelamiento» de empresas, mientras que Aina Vidal, portavoz adjunta de Sumar en el Congreso, ha subrayado la incongruencia de despedir a tantos trabajadores en una empresa que, según afirman, reporta beneficios.

Las críticas se extienden también a la gestión del Gobierno en este asunto. Ambas formaciones políticas coinciden en señalar la responsabilidad del Ejecutivo en la autorización de una compra que, a la luz de los acontecimientos, consideran perjudicial para los intereses de los trabajadores y para la economía española. Desde Sumar y Podemos exigen al Gobierno que tome cartas en el asunto, que asuma su responsabilidad en la autorización de la compra y que actúe para garantizar la protección de los empleos.

El Futuro Incierto de Vodafone España: ¿Un Juego de Riesgo para los Empleados?

La decisión de Zegona de presentar un ERE a tan poco tiempo de haber adquirido Vodafone España plantea serias dudas sobre las verdaderas intenciones del fondo británico. Si bien la empresa ha reducido el número de potenciales afectados por el ERE de 1.198 a 938, la medida sigue generando una gran incertidumbre entre los trabajadores, quienes temen que este sea solo el primer paso de una estrategia que podría llevar a un desmantelamiento progresivo de la compañía.

La situación actual de Vodafone España es un reflejo de la creciente precariedad laboral que se vive en muchos sectores, especialmente en aquellos dominados por grandes corporaciones y fondos de inversión. La falta de escrúpulos de algunos actores económicos, sumada a la aparente incapacidad o falta de voluntad política para poner coto a este tipo de prácticas, dibuja un panorama desolador para miles de trabajadores que ven peligrar su sustento y el de sus familias. Es necesario un cambio de paradigma que sitúe los derechos de los trabajadores en el centro de la ecuación, priorizando la creación de empleo estable y de calidad por encima de la maximización de los beneficios a corto plazo.


- Publicidad -