domingo, 14 julio 2024

Gobierno español destina recursos de la UE a impulsar la industria de la pesca y la acuicultura nacionales

credito y caucion

La industria pesquera y acuícola española se encuentra en un momento crucial de transformación y adaptación a los nuevos desafíos del siglo XXI. El Consejo de Ministros ha dado un paso significativo al aprobar una serie de medidas destinadas a fortalecer y modernizar este sector vital para la economía costera del país. Estas iniciativas, que abarcan desde ayudas financieras hasta cambios normativos, buscan impulsar la competitividad y sostenibilidad de una industria que ha sido históricamente un pilar fundamental en muchas comunidades litorales.

En un contexto de creciente preocupación por la sostenibilidad ambiental y la necesidad de adaptar las prácticas tradicionales a las nuevas demandas del mercado, estas medidas llegan en un momento oportuno. La industria transformadora del sector pesquero y acuícola, que ha demandado durante mucho tiempo un mayor apoyo gubernamental, ve ahora una respuesta concreta a sus solicitudes de inclusión en los planes de recuperación económica post-pandemia. Este paquete de ayudas y regulaciones no solo busca modernizar la infraestructura y los procesos del sector, sino también garantizar su viabilidad a largo plazo en un entorno cada vez más competitivo y regulado.

Impulso financiero para la transformación del sector pesquero

El Consejo de Ministros ha dado luz verde a las bases reguladoras de un ambicioso programa de ayudas destinado a la industria transformadora del sector de la pesca y la acuicultura. Este programa, que se financiará con fondos europeos provenientes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), representa una inyección significativa de capital para un sector que ha estado buscando vías para modernizarse y adaptarse a las nuevas exigencias del mercado.

La convocatoria de estas ayudas abre la puerta a proyectos de gran envergadura, con inversiones superiores a 1,5 millones de euros, que deberán ejecutarse antes del 30 de junio de 2026. El gobierno ha establecido un generoso marco de apoyo, ofreciendo subvenciones que pueden cubrir hasta el 50% del coste total de la inversión, con un tope máximo de cinco millones de euros por proyecto. Esta estructura de financiación busca incentivar la puesta en marcha de iniciativas ambiciosas que puedan tener un impacto transformador en el sector.

Los proyectos que recibirán apoyo abarcan un amplio espectro de áreas críticas para la modernización y sostenibilidad del sector. Se priorizarán las inversiones relacionadas con la eficiencia energética, un aspecto crucial en un momento en que los costos energéticos suponen un desafío importante para la industria. También se busca impulsar iniciativas en economía circular, desarrollo de nuevos productos, mejoras en el envasado y sistemas de trazabilidad. Además, se pondrá especial énfasis en proyectos que optimicen el uso del agua y mejoren las condiciones de seguridad, higiene y salud en el trabajo, aspectos fundamentales para garantizar la sostenibilidad y la competitividad a largo plazo del sector.

Ampliación de las líneas de financiación y garantías

En un movimiento complementario a las ayudas directas, el Consejo de Ministros ha aprobado una ampliación sustancial del préstamo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) a la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (Saeca). Este incremento de 25 millones de euros tiene como objetivo proporcionar un mecanismo de reafianzamiento que permita a Saeca ofrecer avales más robustos a las empresas del sector agroalimentario y pesquero.

Esta medida busca habilitar una impresionante línea de financiación de aproximadamente 625 millones de euros, en la cual Saeca asumirá el 80% de la cobertura de garantía. La amplitud de esta iniciativa se refleja en la diversidad de potenciales beneficiarios, que incluye no solo a las industrias agroalimentarias y de bebidas, sino también a cooperativas agroalimentarias, operadores del sector de la pesca, entidades asociativas pesqueras, comunidades de regantes y otras organizaciones del sector.

Un aspecto particularmente destacable de esta medida es la inclusión de organizaciones interprofesionales y jóvenes agricultores y ganaderos como beneficiarios potenciales. Esta decisión refleja un compromiso con el rejuvenecimiento y la profesionalización del sector, aspectos cruciales para garantizar su viabilidad a largo plazo. El Ministerio ha anunciado que espera que esta línea de financiación esté completamente operativa en septiembre, lo que podría proporcionar un impulso significativo a la inversión y la innovación en el sector en los próximos meses.

Adaptación normativa para fortalecer la fuerza laboral pesquera

El paquete de medidas aprobado por el Consejo de Ministros también incluye importantes modificaciones normativas destinadas a abordar los desafíos laborales que enfrenta el sector pesquero. Un nuevo real decreto modifica la regulación de los títulos profesionales del sector, con el objetivo de adaptarse a la reciente regularización de la capacidad de pesca establecida a finales de 2022.

Esta modificación normativa responde a una preocupación acuciante en el sector: la escasez de personal cualificado, especialmente en la sección de máquinas de ciertos buques. El cambio busca garantizar que los profesionales puedan mantener sus puestos de trabajo en aquellos buques que se han acogido al proceso de regularización de su capacidad. Esta medida es crucial para evitar la posible paralización de la flota debido a la falta de personal cualificado, un riesgo real en un contexto de déficit de titulados.

El nuevo reglamento introduce un mecanismo innovador que permite a los mecánicos navales incrementar su capacidad profesional a medida que acumulan experiencia a bordo. Esta disposición refleja un enfoque pragmático que valora la experiencia práctica como un complemento esencial a la formación académica. Además, se establece un procedimiento general para la regularización que facilita que los buques cuyo potencial real no se ajuste al autorizado puedan aportar bajas, proporcionando así una mayor flexibilidad operativa a la flota.

Estas medidas se enmarcan dentro de una estrategia más amplia de la Secretaría General de Pesca para abordar la escasez de marineros en la flota pesquera. Al reconocer y valorar la experiencia laboral, el gobierno busca no solo retener al personal existente, sino también hacer más atractiva la carrera profesional en el sector pesquero para las nuevas generaciones. Este enfoque holístico, que combina apoyo financiero, flexibilidad regulatoria y reconocimiento profesional, representa un paso significativo hacia la revitalización y sostenibilidad a largo plazo de la industria pesquera y acuícola española.


- Publicidad -