domingo, 14 julio 2024

La cotización de Grifols se dispara un 10% en el Ibex y un 21% en el Continuo ante prospecto de OPA de la familia

IG Markets

La farmacéutica española Grifols, un referente mundial en la producción de hemoderivados, ha experimentado un repentino vuelco en su situación bursátil y corporativa. Después de meses de turbulencias provocadas por las acusaciones del fondo bajista Gotham, la empresa se ha visto catapultada a los titulares financieros por un motivo completamente distinto: la posibilidad de una Oferta Pública de Adquisición (OPA) para excluir a la compañía de la bolsa.

Este giro inesperado ha provocado una reacción inmediata en los mercados, con un incremento significativo en el valor de las acciones de Grifols. La noticia de que la familia fundadora está en conversaciones con el fondo Brookfield para una posible OPA ha despertado el interés de inversores y analistas, quienes ven en esta maniobra una potencial salida a la compleja situación que ha atravesado la empresa en los últimos tiempos. Este movimiento no solo podría cambiar el rumbo de Grifols, sino que también podría tener implicaciones importantes para el sector farmacéutico español y el mercado bursátil en general.

El impacto inmediato en la cotización de Grifols

La mera posibilidad de una OPA ha tenido un efecto casi instantáneo en la cotización de Grifols. Las acciones de clase A, que cotizan en el Ibex 35, experimentaron un aumento del 9,70%, cerrando la sesión en 9,862 euros. Este incremento es aún más notable si se considera que, en los primeros minutos de cotización tras el anuncio, las acciones llegaron a tocar un máximo intradía de 10,805 euros, lo que representó un alza del 20,19%.

El impacto fue incluso mayor en las acciones de clase B, que cotizan en el Mercado Continuo. Estas experimentaron un incremento del 21,43%, cerrando en 7,82 euros. Durante la sesión, estas acciones alcanzaron un máximo de 8,20 euros, lo que supuso un aumento del 27,73% respecto al cierre anterior.

Esta reacción del mercado refleja el optimismo de los inversores ante la posibilidad de una operación que podría valorar a la empresa por encima de su cotización actual. Sin embargo, es importante señalar que, a pesar de este repunte, las acciones de Grifols aún acumulan una pérdida del 33,6% en lo que va de año, un claro indicador de los desafíos que ha enfrentado la compañía en los últimos meses.

Las negociaciones entre la familia Grifols y Brookfield

Las conversaciones entre la familia Grifols y el fondo Brookfield se encuentran en una fase exploratoria. Ambas partes han solicitado a la empresa un proceso de diligencias debidas (‘due diligence’) para evaluar la viabilidad de una posible oferta pública de adquisición que resultaría en la exclusión de Grifols de la bolsa.

Es crucial entender que estas negociaciones no implican necesariamente que se vaya a lanzar una OPA. Como ha señalado el propio fondo Brookfield en su comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se trata de conversaciones preliminares llevadas a cabo bajo un acuerdo de exclusividad. Este tipo de acuerdos son comunes en negociaciones de esta envergadura, ya que permiten a las partes explorar las posibilidades sin comprometerse definitivamente.

El éxito de esta operación, como ha indicado el analista Joaquín Robles de XTB, dependerá en gran medida de las condiciones de la oferta. Factores como el precio por acción, la estructura de la operación y las implicaciones para los accionistas minoritarios serán cruciales para determinar si la OPA se materializa y si es aceptada por el mercado.

El contexto de la posible OPA: desafíos y oportunidades para Grifols

La posibilidad de una OPA surge en un momento complejo para Grifols. La empresa ha estado bajo el escrutinio del mercado desde que el fondo bajista Gotham lanzó acusaciones sobre sus prácticas contables. Estas alegaciones tuvieron un impacto significativo en la percepción de la compañía por parte de los inversores y llevaron a una investigación por parte de la CNMV.

Aunque la investigación del regulador no encontró «errores significativos» en los resultados de Grifols, sí identificó «deficiencias relevantes» en los desgloses y notas explicativas de las cuentas. Esta situación, junto con los desafíos financieros que enfrenta la empresa, ha contribuido a la presión sobre su cotización.

Grifols se enfrenta actualmente a un elevado nivel de endeudamiento y dificultades para generar flujos de caja positivos. Estas circunstancias han afectado la confianza de los inversores, como se evidencia en las recientes emisiones de deuda de la compañía, que se han realizado a tipos de interés significativamente superiores a los del mercado.

En este contexto, una posible OPA y la consiguiente exclusión de bolsa podrían ofrecer a Grifols la oportunidad de reestructurarse lejos del escrutinio constante del mercado público. Esto podría permitir a la empresa abordar sus desafíos financieros y operativos de manera más flexible, sin la presión de las expectativas trimestrales de los inversores.

Sin embargo, también es importante considerar las implicaciones a largo plazo de tal movimiento. La exclusión de bolsa significaría una menor transparencia y podría afectar la capacidad de la empresa para acceder a capital en el futuro. Además, los accionistas minoritarios tendrán que evaluar cuidadosamente si la oferta refleja adecuadamente el valor potencial de la empresa a largo plazo.

En última instancia, el desenlace de estas negociaciones y su impacto en el futuro de Grifols dependerán de múltiples factores. Lo que es indudable es que este desarrollo ha añadido un nuevo capítulo a la ya compleja historia reciente de una de las empresas farmacéuticas más importantes de España, y su resolución será seguida de cerca por todo el sector.

Ivan Zirulnik
Ivan Zirulnik
Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Maza. Experiencia en prensa gráfica y sitios web. Apasionado por el fútbol. Actualmente formo parte de Merca2.es

- Publicidad -