domingo, 14 julio 2024

España y Portugal podrían abastecer hasta el 33% de las importaciones de hidrógeno verde de Alemania en 2035

La creciente demanda de energía sostenible en Alemania ha llevado a su gobierno a explorar estrategias de abastecimiento, entre las que destaca la importación de hidrógeno verde a través de tuberías desde la Península Ibérica. Según un estudio reciente del think tank alemán Agora Energiewende, esta opción podría satisfacer más del 10% de las necesidades energéticas estimadas de Alemania para 2035.

El estudio pone de manifiesto la ambición de Alemania por importar hidrógeno verde desde la Península Ibérica, particularmente desde España y Portugal, como parte de sus estrategias para alcanzar sus objetivos energéticos. Sin embargo, también señala los desafíos que enfrenta, especialmente en lo que respecta a la coordinación y la financiación de los corredores de transporte, destacando la compleja relación con Francia como país de tránsito.

La Apuesta por Ductos de Hidrógeno Verde

Las proyecciones del estudio indican que, para mediados de la década de 2030, Alemania podría importar entre 64 y 100 TWh de hidrógeno verde al año a través de tuberías. De esta cantidad, casi una tercera parte provendría de España y Portugal. Sin embargo, para alcanzar este potencial máximo, sería necesario desarrollar acuerdos con los países de tránsito y, en caso necesario, contar con el apoyo de los países exportadores para reducir los costes de financiación.

El informe señala que los ductos desde los países del mar Báltico y del Norte presentan una ventaja, ya que no pasan por países de tránsito, lo que requiere menos esfuerzo de coordinación y permite una implementación más rápida. De hecho, la conexión con Dinamarca y Noruega ya será posible en 2030, mientras que para 2035 se podrán realizar más conexiones con Alemania.

En un escenario con un nivel de ambición significativamente mayor, las cantidades disponibles de hidrógeno se pueden aumentar hasta los 100 TWh mediante la implementación de los acuerdos necesarios sobre financiación y planificación de los corredores en los próximos años. Esto permitiría a Alemania importar hasta 32 TWh desde la Península Ibérica, con 21 TWh desde España y 11 TWh desde Portugal.

Desafíos en la Conexión con Francia

Sin embargo, el informe señala el carácter central de la conexión con Francia y la considerable oposición a la construcción de una conexión terrestre a través de los Pirineos Orientales. En este sentido, destaca la alternativa submarina prevista entre Barcelona y Marsella (BarMar como parte de H2Med) como un aspecto «clave» para el éxito de estos planes.

Los autores del estudio advierten que financiar los corredores internacionales necesarios es casi imposible sin apoyo regulatorio. Además, señalan que, en el caso de los corredores que atraviesan varios países, como los dos corredores del sur, se requieren «soluciones más complejas». Específicamente, indican que financiar el corredor suroeste, con Francia como país de tránsito, será un desafío, ya que es poco probable que el país galo dependa de las importaciones de hidrógeno, o sólo lo haga en pequeña medida, lo que podría hacer que esté «menos dispuesto a cofinanciar un corredor para el suministro alemán».

Evaluando Otras Opciones de Transporte

Además de la opción de los ductos, el estudio también analiza la posibilidad de recurrir al transporte de hidrógeno puro por barco, incluyendo corredores marítimos como el impulsado por Cepsa con el puerto de Rotterdam. Según el informe, esta alternativa permite una diversificación más sencilla de los proveedores y unos plazos de entrega potencialmente más cortos debido a procesos de aprobación más simples y, en parte, a la infraestructura ya existente.

No obstante, el think tank germano concluye que, si bien el transporte marítimo puede ser adecuado para la implementación temprana de importaciones más pequeñas de hidrógeno puro, para cantidades mayores, es probable que la rentabilidad del transporte por tuberías supere las desventajas.


- Publicidad -