viernes, 12 julio 2024

Revelan cuáles son las 3 las principales barreras para emprender

Ser emprendedor en España conlleva una serie de desafíos que deben afrontarse con estrategia y determinación. Los impuestos, la financiación y la inversión inicial se alzan como las principales barreras a las que se enfrentan los emprendedores españoles a la hora de poner en marcha sus proyectos. Según el estudio ‘Situación del emprendimiento en España’ de CEOE y GAD3, estas tres variables son señaladas por los propios emprendedores como los principales obstáculos a los que se enfrentan.

Esta realidad hace que casi la mitad de los emprendedores españoles considere que los impuestos elevados y la falta de apoyo institucional son los principales motivos de la baja tasa de emprendimiento en nuestro país. Además, las barreras burocráticas y la situación económica general se perfilan como otras dos razones por las que cuatro de cada diez emprendedores considera que el contexto español no resulta el «más propicio» para emprender.

Dificultades Específicas de Jóvenes y Mujeres Emprendedoras

Si analizamos la situación de jóvenes emprendedores, observamos que la financiación se alza por encima de los impuestos como el principal obstáculo para iniciar un emprendimiento. Por el contrario, en el caso de las mujeres emprendedoras, los impuestos se presentan como el principal obstáculo, superando incluso a la financiación.

A pesar de estos retos, casi el 80% de los jóvenes emprendedores valora el emprendimiento como una experiencia positiva. Sin embargo, este porcentaje cae hasta el 60% en el caso de las mujeres emprendedoras, lo que evidencia la necesidad de un apoyo más específico y adaptado a sus necesidades.

Dificultades para Acceder a la Financiación y Ayudas Públicas

Uno de los principales retos a los que se enfrentan los emprendedores españoles es el acceso a la financiación y las ayudas públicas. Según el estudio, el 47% de los emprendedores dice que es difícil acceder a la financiación y ayudas públicas, y solo un 13% ve fácil acceder a las mismas. De hecho, un 57% ve difícil o muy difícil obtener ayudas públicas.

Esta situación se refleja en que casi la mitad de los españoles tiene una perspectiva negativa del apoyo que se otorga al emprendimiento. Sin embargo, los propios emprendedores señalan que los incentivos fiscales y las subvenciones serían medidas favorables para facilitar el emprendimiento en España.

En cuanto a la información disponible, un 40% de los emprendedores dice que es suficiente, pero reconoce que necesitarían ayuda, y un 21% afirma que no sabría por dónde empezar. Esto evidencia la necesidad de mejorar la accesibilidad y la calidad de la información dirigida a los emprendedores.

En resumen, emprender en España implica hacer frente a una serie de desafíos significativos, desde los impuestos y la financiación hasta las barreras burocráticas y la falta de apoyo institucional. Sin embargo, la determinación y la innovación de los emprendedores españoles, especialmente de los jóvenes y las mujeres, pueden ser claves para superar estos obstáculos y contribuir al crecimiento y desarrollo de nuestro país.


- Publicidad -