domingo, 14 julio 2024

La Dra. Aranzazu Alonso presenta los resultados del estudio Sympatico en el marco del Congreso de la Asociación Europea de Hematología

Se conoce con el nombre de linfoma los tumores que se originan en los linfocitos, un tipo de glóbulos blancos que protegen al ser humano de las infecciones.

Los linfomas se clasifican en dos grandes gruposlinfomas de Hodgkin y linfomas no Hodgkin. De estos últimos, linfomas no Hodgkin, se han identificado más de 70 tipos diferentes. Uno de los menos frecuentes es el linfoma de células del manto –se calcula que representa entre el 2% y el 5% de todos los linfomas-, un subtipo de linfoma de células B que se desarrolla como consecuencia de la transformación de un linfocito B en una célula cancerosa.

Muchos casos de linfoma de células del manto concurren con una mutación del gen TP53, casos que normalmente se asocian a un peor pronóstico, dado que estos pacientes con frecuencia presentan una respuesta inadecuada a la quimioterapia.

La Doctora explica que en el estudio Sympatico -un ensayo clínico fase III- se valoró la eficacia y la seguridad la combinación de dos fármacos, ibrutinib y venetoclax, en pacientes con linfoma de células del manto y mutación del TP53 en recaída o refractariedad, es decir, que no respondieron al tratamiento estándar. Sus resultados fueron presentados en el marco del Congreso de la Asociación Europea de Hematología (EHA), celebrado recientemente en Madrid, por la Dra. Aranzazu Alonso AlonsoJefa de Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario Ruber Juan Bravodentro del Proyecto Formativo de Linfoma de Manto promovido desde la SEHH con patrocinio de Lilly y coordinado por el Dr Raúl Córdoba.

En este estudio, se seleccionaron un total de 267 pacientes, a 134 de los cuales se aplicó la combinación de estos fármacos, frente a 133 a los que se aplicó ibrutinib+placebo.

Los resultados de eficacia del estudio mostraron altas tasas de supervivencia libres de progresión en el 57% de los pacientes con respuestas similares en primera y segunda línea -según fuera o no el primer tratamiento que se administraba-.

En cuanto a la seguridad, los efectos adversos de grado 3 (severo/grave) o superior más frecuentes fueron neutropenia -número anormalmente bajo de neutrófilos, un tipo de glóbulos blancos- (32%), anemia (15%) y trombocitopenia -cantidad anormalmente baja de plaquetas- (15%).

La Doctora Alonso coordina, junto con la Dra. Martínez Chamorro, la Unidad de Ensayos Clínicos (Fase I, II y III) ubicada en el Hospital Quironsalud Madrid.


- Publicidad -