domingo, 14 julio 2024

Los dos cambios que me ayudaron a perder 20 kilos en 4 meses

Cuando me miré al espejo hace unos meses, me sentí abrumada por la imagen que veía. Mi peso había aumentado considerablemente y me sentía incómoda con mi cuerpo. Sabía que tenía que hacer algo al respecto para quitar esos kilos de más, pero la idea de embarcarme en una «dieta» me asustaba. Quería encontrar formas sostenibles de bajar de peso y mejorar mi salud a largo plazo.

Después de reflexionar y hacer algunos cambios en mis hábitos, logré perder 20 kilos en tan solo 4 meses. Dos de los cambios más significativos que me llevaron a este resultado fueron: comenzar a caminar regularmente y consumir menos de lo que gastaba físicamente. En este artículo, te explicaré cómo estos dos simples ajustes tuvieron un impacto tan positivo en mi proceso de pérdida de peso.

CAMINAR: MI NUEVO ALIADO PARA LA SALUD

perder 20 kilos en 4 meses CAMINAR Merca2.es

Uno de los cambios más importantes que hice fue incorporar largas caminatas a mi rutina diaria. Antes, solía pasar la mayor parte del día sentado frente a la computadora o en el automóvil. Me di cuenta de que esta falta de actividad física estaba afectando gravemente mi metabolismo y mi salud en general.

Decidí empezar a caminar al menos 30 minutos al día, cinco días a la semana. Al principio, fue todo un desafío, pero poco a poco fui aumentando la duración y la intensidad de mis caminatas. Pronto, noté que mi energía y mi estado de ánimo mejoraban considerablemente. Además, comencé a ver resultados en la balanza, ¡perdiendo kilos semana tras semana!

CONSUMIR MENOS DE LO QUE GASTO FÍSICAMENTE ME PERMITÓ ELIMINAR MÁS KILOS

El segundo cambio clave fue prestar más atención a la cantidad de alimentos que consumía en comparación con mi gasto energético diario. Antes, solía comer por costumbre o por aburrimiento, sin tener en cuenta si mi cuerpo realmente necesitaba esos alimentos.

Empecé a llevar un registro de lo que comía y a calcular aproximadamente cuántas calorías estaba gastando a través de la actividad física. Me sorprendió darme cuenta de que, en muchas ocasiones, estaba consumiendo más de lo que mi cuerpo realmente necesitaba. Así que ajusté mis porciones y me enfoqué en elegir alimentos más nutritivos y saciantes.

En resumen, los dos cambios que me llevaron a perder 20 kilos en 4 meses fueron: 1) Incorporar largas caminatas a mi rutina diaria y 2) Prestar más atención a la relación entre lo que consumo y lo que mi cuerpo realmente necesita. Estos ajustes simples, pero efectivos, me ayudaron a crear un estilo de vida más equilibrado y saludable a largo plazo. Si estás buscando perder peso de manera sostenible, te recomiendo que pruebes implementar estos mismos cambios en tu vida diaria.


- Publicidad -