lunes, 15 julio 2024

En España sólo se reparan el 2% de las válvulas aórticas cuando deberían repararse más del 40%

«Existe un beneficio claro de la reparación de la válvula aórtica frente a su sustitución por una prótesis», explica el Dr. Alberto Forteza Gil, jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid. «La reparación permite no implantar material extraño en el paciente y no requiere someterle a terapia anticoagulante. Existen dos enfermedades que pueden afectar las válvulas: si no abre bien (estenosis) en donde es necesario poner una prótesis; y si no cierra bien (regurgitación) en los que en casi todos los casos se pueden beneficiar de reparación valvular».


Para conseguir que una válvula que no cierra bien lo haga hay que revisar todas las partes que están implicadas en el mecanismo de oclusión que no sólo es la propia válvula: «Requiere una actuación a tres niveles: el primero, sobre el anillo de la zona donde se implantan los velos para lo que existen técnicas específicas para reducir el diámetro del anillo. En segundo lugar, es necesario actuar sobre los propios velos que pueden poseer un exceso de tejido o puede estar afectado por un prolapso. En tercer lugar, hay que revisar la arquitectura de la propia aorta porque, en ocasiones, la dilatación de la unión sinotubular provoca que los velos no coapten correctamente», detalla el Dr. Forteza.


La reparación aórtica se puede realizar en toda clase de pacientes; sin embargo, los más jóvenes son los que más se benefician de esta técnica al evitarles «años de medicación anticoagulante al evitarles la colocación de una prótesis mecánica».


En España en pocos centros se realizan técnicas de reparación valvular con un volumen adecuado; por eso el Dr. Alberto Forteza aboga por extender esta técnica, razón de la organización del III Curso Hispanoamericano de reparación valvular aórtica, que se está celebrando hoy y mañana en el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid. «Es fundamental extender el conocimiento de estas técnicas a especialistas españoles e hispanoamericanos que frecuentemente desconocen que existen esta posibilidad».


- Publicidad -