domingo, 14 julio 2024

Dura advertencia de Garamendi: «impuestos a la carta» ponen en riesgo la seguridad jurídica y la estabilidad regulatoria

La transición del sector del transporte por carretera en España es una prioridad clave para enfrentar los desafíos futuros. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha expresado la necesidad de que esta transformación se lleve a cabo de manera ordenada y tecnológicamente neutra, sin perder la competitividad del sector. Es fundamental garantizar la seguridad jurídica y la estabilidad regulatoria para que las empresas puedan adaptarse a los cambios.

El transporte por carretera es una actividad fundamental que vertebra el territorio español. Representa el 95% del transporte de mercancías y el 75% de las exportaciones del país. Por lo tanto, es crucial que este sector logre una transición exitosa hacia la innovación y la sostenibilidad, manteniendo su competitividad.

La Necesidad de una Transición Ordenada y Tecnológicamente Neutra

El dirigente de la patronal ha señalado que la transición del sector del transporte por carretera debe llevarse a cabo de una manera ordenada, sin perder competitividad y garantizando la protección del empleo. Esto implica que la transformación digital y la sostenibilidad deben ir de la mano con la competitividad de las empresas.

Garamendi ha recalcado que esta transición debe ser tecnológicamente neutra, donde se pueda trabajar en función de que la tecnología vaya avanzando. Para lograr esto, es fundamental contar con seguridad jurídica y estabilidad regulatoria, evitando los «impuestos a la carta» que puedan afectar a la capacidad de inversión del sector.

Además, el presidente de la CEOE ha destacado que la inversión privada será clave para alcanzar los objetivos de energías renovables y sostenibilidad establecidos para 2030. Sin embargo, para que esta inversión se materialice, es necesario un entorno regulatorio favorable y la eliminación de obstáculos fiscales que puedan dificultar la transición del sector.

Los Retos y Oportunidades del Transporte por Carretera

Uno de los principales retos que enfrenta el sector del transporte por carretera es la escasez de conductores. Garamendi ha señalado que existe un problema de talento, tanto de aptitud como de actitud, lo que ha llevado a algunas empresas a buscar soluciones en el exterior, como la creación de escuelas de conductores en países como Marruecos y Perú.

Asimismo, el dirigente de la patronal ha señalado que otro de los grandes problemas es la «unión regulatoria», es decir, el «aluvión regulatorio» al que se enfrenta el sector. En este sentido, ha enfatizado que las empresas del transporte por carretera «son la solución, no el problema», y que el país no puede funcionar sin el «funcionamiento de cuatro ruedas».

La transición del transporte por carretera en España es fundamental para abordar los desafíos futuros. Esta transformación debe llevarse a cabo de manera ordenada, tecnológicamente neutra y sin perder competitividad, garantizando la seguridad jurídica y la estabilidad regulatoria que permita a las empresas del sector adaptarse y seguir siendo un pilar fundamental para la economía española.


- Publicidad -