domingo, 14 julio 2024

El Banco de España advierte que el incremento del IPC explica hasta la mitad del alza de ingresos del IRPF 2019-2023

    La recaudación por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en España ha experimentado un notable crecimiento en los últimos años, superando incluso el incremento del Producto Interior Bruto (PIB). Este fenómeno se debe, en gran medida, a la progresividad en frío, es decir, al efecto que la inflación tiene sobre la recaudación del impuesto sin que se hayan producido cambios en la normativa fiscal.

    Según el estudio realizado por el Banco de España, se estima que la mitad del aumento de la recaudación por el IRPF en términos de PIB entre 2019 y 2023 se debe al efecto de la inflación y a la ausencia de adecuación del impuesto al alza de los precios. Esto significa que, en ausencia de cambios legislativos, la ratio del IRPF sobre el PIB podría alcanzar el 9% en 2025, un 29% más que en 2019.

    La Progresividad en Frío: Cómo Afecta la Inflación a la Recaudación del IRPF

    El Banco de España ha realizado un exhaustivo análisis sobre el impacto de la progresividad en frío en la recaudación del IRPF. Según sus cálculos, el 50% del crecimiento de la ratio de recaudación del IRPF sobre el PIB entre 2019 y 2023 se debe a este efecto, es decir, a la falta de actualización de los parámetros fiscales para adaptarlos a la subida de los precios.

    Este fenómeno se explica por dos mecanismos principales: por un lado, una cantidad mayor de la renta de los contribuyentes pasa a gravarse en los tramos superiores del impuesto, lo que aumenta la recaudación; por otro lado, se produce una pérdida de valor relativo de los beneficios fiscales, cuya cuantía permanece fija o incluso se reduce, a pesar del aumento de las rentas.

    Cabe destacar que este efecto no se distribuye de manera homogénea entre los diferentes niveles de renta. Las rentas más bajas tienen elasticidades cercanas a cero, es decir, su cuota tributaria sigue siendo cero a pesar del incremento de su renta bruta, debido a la existencia de mínimos exentos y deducciones. Por el contrario, los contribuyentes con rentas medias experimentan un mayor impacto, con incrementos relativos muy elevados en su cuota a pagar.

    Perspectivas Futuras: El Impacto de la Indexación Fiscal

    Ante este escenario, el Banco de España ha realizado proyecciones sobre la evolución futura de la recaudación del IRPF. En ausencia de cambios en los parámetros del impuesto, la ratio de IRPF sobre el PIB podría alcanzar el 9% en 2025, un 29% superior a su nivel en 2019, y el tipo medio efectivo se elevaría hasta un 15,3%, alcanzando un máximo histórico.

    Sin embargo, el Banco de España señala que estos incrementos se podrían revertir en gran medida si se indexaran los parámetros del IRPF de los años 2024 y 2025 en función del Índice de Precios al Consumo (IPC) del año anterior, tal como se hace en otros países. Según sus estimaciones, esta medida revertiría un 80% del incremento proyectado de la ratio de recaudación entre 2023 y 2025, manteniendo la recaudación en niveles más cercanos a los de 2023.

    En definitiva, el estudio del Banco de España pone de manifiesto la importancia de la adecuación de los parámetros fiscales a la evolución de la inflación, con el fin de evitar que la progresividad en frío del IRPF genere un aumento de la carga tributaria que no se corresponde con el crecimiento real de la capacidad económica de los contribuyentes.


    - Publicidad -