martes, 18 junio 2024

El grito desesperado de Unión de Uniones: exige políticas para atraer a jóvenes y asegurar el relevo generacional

La agricultura y ganadería en España se enfrentan a un desafío importante: el envejecimiento de la población dedicada a estas actividades. Según los últimos datos disponibles, casi el 70% de los agricultores tiene más de 55 años, lo que genera una gran preocupación por la continuidad de estas profesiones, esenciales para la subsistencia alimentaria del país.

Ante esta situación, es necesario tomar medidas que fomenten la incorporación de jóvenes al sector agrario y garanticen un adecuado relevo generacional. Las políticas actuales parecen no estar funcionando de manera efectiva, por lo que se requiere una revisión y adaptación de las mismas para hacer frente a este importante reto.

La necesidad de políticas efectivas para fomentar la incorporación de jóvenes al campo

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha destacado que solo el 8% de los agricultores tiene menos de 40 años, y que se observa una tendencia de los agricultores mayores a concentrarse en explotaciones más pequeñas y de menor dimensión económica. Esto sugiere la existencia de trabas para la incorporación de nuevos agricultores, especialmente en lo que respecta a las ayudas disponibles.

La organización considera que las ayudas actuales no están funcionando adecuadamente, ya que los jóvenes tienen que esperar hasta tres años para cobrarlas, lo que les obliga a realizar «malabares» financieros. Por ello, proponen que las ayudas se otorguen en dos fases: un 50% a la resolución del expediente y otro 50% tras la justificación de la inversión. Además, resaltan el papel que pueden jugar las comunidades autónomas en la reforma de estas ayudas para hacerlas más justas y efectivas.

En cuanto a la Política Agraria Común (PAC), Unión de Uniones insiste en la importancia de que vaya dirigida a los agricultores activos, evitando que se diluya en quienes no necesitan estas ayudas para su renta. Esto implica que las ayudas deberían destinarse a aquellos que demuestren que más del 25% de sus ingresos proceden de la actividad agraria.

La importancia de hacer el campo rentable para garantizar el relevo generacional

Más allá de las ayudas, Unión de Uniones destaca que el 80% del negocio agrario se encuentra en el mercado. Por ello, instan a la Administración a tomar medidas para volver a hacer el campo rentable. Esto podría lograrse mediante una ley de la cadena alimentaria que se cumpla, definiendo la posición de dominio, prohibiendo la reventa a pérdidas, sancionando el incumplimiento de plazos de negociación de contratos y otras medidas encaminadas a romper con la competencia desleal de países terceros.

La organización advierte que, sin el apoyo necesario, el relevo generacional es imposible, ya que los jóvenes aguantan unos 4 años en el sector antes de abandonarlo. Para evitar esta situación, es necesario tomar medidas concretas y mostrar una clara voluntad política para apoyar al sector agrario y hacerlo atractivo para las nuevas generaciones.

Diferencias regionales en el envejecimiento de la población agraria

Según el ‘Censo Agrario 2020’, el envejecimiento de la población agraria es un problema generalizado en todas las comunidades autónomas, aunque con algunas diferencias regionales. Las regiones del norte de España, como Asturias y Cantabria, presentan una situación menos acusada. En el caso de Cantabria, los jóvenes duplican la media nacional (16%), mientras que los mayores de 65 años representan el 21% del total de agricultores.

Por otro lado, la Comunidad Valenciana, Galicia, Comunidad de Madrid e Islas Baleares se encuentran en el extremo opuesto, con cifras cercanas a la mitad de los jefes de explotación mayores de 65 años. Esto pone de manifiesto la necesidad de adaptar las políticas de relevo generacional a las características específicas de cada región.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha convocado para julio un monográfico sobre jóvenes y relevo generacional para sentar las bases de mejora. Sin embargo, Unión de Uniones considera que, hasta que estas reformas entren en vigor, las regiones pueden trabajar en este sentido, ya que cuentan con suficientes competencias para ello.


- Publicidad -