martes, 18 junio 2024

La sociedad de España se levanta contra la invasión turística: pide frenos para evitar la saturación de los destinos

El turismo es una de las principales industrias en España, contribuyendo significativamente a la economía del país. Sin embargo, el crecimiento descontrolado del turismo en ciertas áreas ha llevado a problemas de sobreturismo, afectando tanto a las comunidades locales como a la experiencia de los propios viajeros. Una reciente encuesta realizada por Evaneos ha revelado la opinión de los españoles sobre este tema y la necesidad de implementar medidas para abordar los desafíos del sobreturismo.

La encuesta destaca que una gran mayoría de los españoles considera necesario reflexionar sobre el modelo de turismo actual y explorar alternativas más sostenibles. Esto pone de manifiesto la creciente conciencia entre la población sobre los impactos negativos del turismo masivo y la importancia de buscar soluciones para garantizar un desarrollo turístico más equilibrado y respetuoso con las comunidades locales y el medio ambiente.

El llamado a la implementación de medidas de control del turismo

Según los resultados de la encuesta, el 45% de los españoles cree que el Gobierno debería establecer cuotas de visitantes para regular el flujo de turistas en las ciudades. Esta medida busca evitar la saturación de ciertos destinos y garantizar una experiencia más agradable tanto para los residentes como para los visitantes. Además, el 70% de los encuestados opina que se deberían aplicar límites más estrictos a las actividades turísticas en áreas protegidas, como parques naturales, con el fin de preservar estos espacios naturales y minimizar el impacto del turismo.

En las regiones más afectadas por el sobreturismo, como Andalucía y Cataluña, el 50% de los habitantes considera que los ayuntamientos deberían prohibir la construcción de nuevos alojamientos turísticos en zonas ya saturadas. Esta medida busca frenar la expansión descontrolada de apartamentos turísticos que han desplazado a los vecinos de los barrios céntricos. Además, la mitad de los españoles está a favor de que los turistas paguen más tasas para compensar el impacto negativo de su visita, lo que podría contribuir a la financiación de iniciativas de preservación y mejora de las comunidades locales.

A pesar de los desafíos planteados por el sobreturismo, la encuesta también revela aspectos positivos. La mayoría de los españoles considera que los viajeros tienen la intención de integrarse en la comunidad y que la convivencia con ellos es generalmente buena. Asimismo, reconocen los beneficios de un turismo más sostenible, que enriquece cultural y económicamente a las comunidades receptoras. Esto sugiere que existe una base sólida para promover un modelo de turismo más responsable y beneficioso para todos.

La experiencia de los viajeros españoles frente al sobreturismo

La encuesta de Evaneos también aborda el impacto del sobreturismo en la experiencia de los propios viajeros españoles. Un abrumador 82% de los encuestados admite haberse encontrado con destinos de vacaciones masificados, caracterizados por aglomeraciones (84%) y largas colas para visitar monumentos o museos (79,9%). Además, siete de cada diez españoles consideran que la oferta gastronómica en estos destinos es cara o de baja calidad.

Ante esta situación, el 90% de los españoles percibe un aumento constante en el número de visitantes en los destinos de vacaciones. Como consecuencia, muchos están explorando alternativas para evitar las multitudes, como viajar fuera de la temporada alta, visitar lugares más cercanos o prolongar su estancia en un mismo destino. Estas tendencias reflejan un cambio en las preferencias de los viajeros, que buscan experiencias más auténticas y menos masificadas.

La necesidad de un cambio de modelo turístico

Los resultados de la encuesta de Evaneos ponen de manifiesto la necesidad de un cambio de modelo en el sector turístico español. Como señala Viola Migliori, responsable para el sur de Europa de Evaneos, aunque la convivencia con los turistas sigue siendo óptima y no se puede hablar de turismofobia, es fundamental adoptar un enfoque que preserve las costumbres de los barrios y pueblos y garantice la supervivencia del entorno.

Este cambio de modelo implica la promoción de un turismo más sostenible y regenerativo, que valore y respete las comunidades locales y su patrimonio cultural y natural. Según la encuesta, el 60,2% de los españoles ya conoce alternativas al turismo masivo, lo que sugiere una creciente conciencia y disposición a adoptar prácticas turísticas más responsables.

Para lograr este cambio, es necesario un esfuerzo conjunto de todos los actores involucrados en el sector turístico, incluyendo gobiernos, empresas, comunidades locales y los propios viajeros. La implementación de medidas de control del turismo, como cuotas de visitantes y límites a las actividades turísticas en áreas protegidas, así como la promoción de un turismo más disperso y fuera de temporada, son algunos de los pasos que se pueden dar para abordar los desafíos del sobreturismo.


- Publicidad -