martes, 18 junio 2024

Europa sigue siendo atractiva: fabricantes de automóviles chinos mantienen la inversión pese a la guerra de aranceles

Los fabricantes de automóviles chinos se encuentran en un momento de incertidumbre con respecto a sus planes de inversión en Europa. La Unión Europea (UE) se prepara para aprobar aranceles sobre las importaciones de vehículos eléctricos procedentes del gigante asiático, como resultado de una investigación sobre los supuestos subsidios públicos de los que se estarían beneficiando estas empresas.

No obstante, los representantes de la industria automotriz china han asegurado que mantendrán sus planes de expansión en el mercado europeo. La decisión de Bruselas sobre la aplicación de estas trabas comerciales es inminente y podría tener un impacto significativo en el número de vehículos eléctricos chinos importados a la UE.

Las empresas chinas seguirán integrándose en los mercados locales europeos

Según el secretario general de la Asociación China de Vehículos de Pasajeros (CPCA), Cui Dongshu, las empresas chinas seguirán integrándose en los mercados locales europeos a pesar de la posible aplicación de aranceles. Bruselas alega que los fabricantes de automóviles chinos se benefician de manera injusta de los subsidios estatales para el desarrollo de su negocio, lo que estaría generando un «exceso de oferta» en el mercado comunitario.

Estas acusaciones son rotundamente negadas por Pekín, que considera que son «totalmente infundadas». De hecho, China no ha anunciado oficialmente ninguna represalia, aunque ha señalado que está dispuesta a imponer aranceles de hasta el 25% a los automóviles importados con motores de gran cilindrada.

El impacto de los aranceles en las importaciones de vehículos eléctricos chinos

La decisión de la Comisión Europea sobre la aplicación o no de estas trabas comerciales a los vehículos procedentes del gigante asiático es inminente. De acuerdo con los datos ofrecidos en el último análisis sobre la economía mundial del Instituto Kiel, si Bruselas impusiera un arancel del 20%, el número de vehículos eléctricos chinos importados a la UE se reduciría en una cuarta parte, es decir, unos 125.000 coches.

Marcas como Porsche o Mercedes-Benz admiten estar preocupadas por la escalada comercial entre Bruselas y Pekín, que podría terminar costándole a las empresas chinas cerca de 4.000 millones de euros en relaciones comerciales con los países del viejo continente.

La desaceleración del negocio automotor chino

La realidad es que la industria del automóvil china se enfrenta ahora a una desaceleración del mercado nacional y una caída de las exportaciones de vehículos al exterior como consecuencia de los enfrentamientos comerciales abiertos con las diferentes naciones occidentales.

Las exportaciones chinas de vehículos eléctricos –puros e híbridos enchufables– cayeron en mayo un 4% con respecto a datos del año anterior y más de 18 puntos porcentuales en comparación con los registros del mes de abril. Las exportaciones de esta tipología de coches sobre el total se situaron por debajo del 25%, según los datos de la CPCA.

Además, las ventas nacionales de vehículos cayeron un 2,2% tras una caída del 5,8% en abril. Según el representante de la asociación, «el crecimiento de las exportaciones no cumplió con nuestras expectativas».


- Publicidad -