martes, 18 junio 2024

Flota pesquera española abandona Guinea Bissau este viernes al no prosperar la prórroga

credito y caucion

La industria pesquera española se enfrenta a un momento de incertidumbre con respecto a su presencia en las aguas de Guinea Bissau. Con el vencimiento del acuerdo de pesca vigente entre este país africano y la Unión Europea a medianoche del viernes, los barcos españoles que operan en esa región se verán obligados a abandonar el caladero si no se ratifica un nuevo acuerdo a tiempo.

Esta situación plantea importantes desafíos para los armadores y pescadores españoles que dependen de las aguas de Guinea Bissau para sus actividades. La falta de una prórroga del acuerdo actual y el retraso en la ratificación del nuevo documento han dejado a la flota española en una posición vulnerable, obligándolos a buscar alternativas en otros países de la región, como Senegal y Mauritania, que también cuentan con acuerdos de pesca con la Unión Europea.

La Necesidad de un Nuevo Acuerdo de Pesca

Según las fuentes consultadas, el sector pesquero español ha solicitado una prórroga del acuerdo de pesca vigente con Guinea Bissau, con el objetivo de mantener su presencia en la zona hasta que se ratifique el nuevo documento. Sin embargo, Bruselas no ha respondido a esta solicitud, dejando a los barcos españoles sin una solución a corto plazo.

La falta de un nuevo acuerdo de pesca es una preocupación para la industria pesquera española, ya que Guinea Bissau es un caladero importante para la captura de especies como cefalópodos y otros tipos de pescado. La Asociación Nacional de Buques Congeladores de Pesca de Cefalópodos (Anacef) ha expresado su malestar por esta situación, lamentando que los barcos tendrán que abandonar las aguas de Guinea Bissau a partir del 14 de junio.

En este contexto, los armadores y pescadores se ven obligados a buscar alternativas en otros países de la región, como Senegal y Mauritania, que también tienen acuerdos de pesca con la Unión Europea. Sin embargo, estas opciones presentan sus propios desafíos, como las restricciones impuestas a Senegal por la Unión Europea debido a la pesca ilegal, o los requisitos de descarga del pescado en puertos de Mauritania, que han complicado la logística de la flota pesquera española.

La Urgencia de una Solución Duradera

La situación en Guinea Bissau pone de manifiesto la vulnerabilidad de la industria pesquera española ante los cambios en los acuerdos internacionales. La falta de una prórroga y el retraso en la ratificación del nuevo acuerdo han dejado a los barcos españoles sin opciones a corto plazo, lo que podría tener un impacto significativo en la economía de las comunidades pesqueras que dependen de estas actividades.

Ante este escenario, es crucial que la Unión Europea y Guinea Bissau logren un acuerdo de pesca que garantice la continuidad de las operaciones de la flota española en la región. Esto no solo beneficiaría a los armadores y pescadores, sino también a las comunidades locales que dependen de la pesca como fuente de empleo y sustento.

Además, la diversificación de los mercados y la búsqueda de nuevas oportunidades en otros países de la región, como Senegal y Mauritania, podrían ser estrategias complementarias para mitigar los riesgos y garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la industria pesquera española en el océano Atlántico.


- Publicidad -