domingo, 23 junio 2024

El Banco de España mejora previsión de crecimiento del PIB hasta el 2,3% y sube la inflación al 3%

El Banco de España ha elevado cuatro décimas su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) español para este año, situándola en un sólido 2,3%. Esta mejora supone un cambio significativo desde la anterior estimación del 1,9%. Sin embargo, las proyecciones se mantienen estables para los años 2025 y 2026, en el 1,9% y el 1,7%, respectivamente.

Impulso de la demanda interna, según el banco de España

Según Ángel Gavilán, director general de Economía y Estadística del Banco de España, la demanda interna jugará un papel crucial como soporte de la actividad económica a largo plazo, especialmente a través del consumo privado. Este componente se espera que sea fundamental para impulsar el crecimiento del PIB en los próximos trimestres.

En el segundo trimestre del año, se prevé que la actividad económica continúe expandiéndose a un ritmo apreciable, con un crecimiento del PIB que podría situarse en torno al 0,5% intertrimestral. A pesar de ser ligeramente inferior al 0,7% del primer trimestre, esta tasa seguiría siendo compatible con un crecimiento interanual del producto del 2,4%.

Perspectivas de crecimiento a largo plazo

Para los trimestres venideros, el Banco de España anticipa que las tasas de avance del PIB convergirán gradualmente hacia niveles que reflejen la capacidad de crecimiento potencial de la economía española. Según las estimaciones del banco central, esta capacidad se ubicaría alrededor del 1,6% interanual al final del horizonte de proyección.

Entre los factores que impulsarán el dinamismo del PIB se encuentran la moderación gradual del impacto negativo de las condiciones de financiación, la reactivación de la economía europea y global, el crecimiento poblacional previsto y el mayor despliegue de los fondos NGEU.

Impacto en el mercado laboral y la inflación

A pesar de las mejoras en el crecimiento económico, el panorama laboral presenta desafíos. Se espera que la tasa de desempleo en España siga por encima del 11% en 2026, aunque con una tendencia a la baja. La creación de empleo se prevé que continúe, aunque a un ritmo menor que en trimestres anteriores.

En cuanto a la inflación, el Banco de España estima que el IPC se situará en el 3% en 2024, con proyecciones del 2% en 2025 y del 1,8% en 2026. Se espera una moderación en la inflación de los alimentos y la inflación subyacente en los próximos trimestres.

Perspectivas económicas y retos futuros

En un contexto de mejora en las proyecciones de crecimiento económico, el Banco de España también analiza otros aspectos relevantes para la economía española a corto y medio plazo.

Déficit y deuda pública

El banco central ha mejorado sus estimaciones sobre el déficit, situándolo en 3,3% del PIB para 2024, dos décimas menos que la proyección anterior. Sin embargo, para 2025 y 2026, se espera un incremento en la deuda pública, con un déficit del 3,1% y del 3,2%, respectivamente.

El Banco de España subraya que las proyecciones están sujetas a un alto grado de incertidumbre, especialmente en lo relacionado con factores externos como las tensiones geopolíticas y las turbulencias financieras. A nivel interno, se destaca la importancia de la ejecución eficaz de los proyectos asociados al programa NGEU y la incertidumbre sobre la persistencia del dinamismo en sectores clave como el turismo.


- Publicidad -