miércoles, 19 junio 2024

El clima, un riesgo caro: aseguradoras desembolsaron 685 millones de euros en 2023 por desastres climáticos

La industria de seguros en España ha demostrado una vez más su responsabilidad y compromiso con la ciudadanía durante el 2023. Según los datos presentados por la presidenta de Unespa, Mirenchu del Valle, las aseguradoras desembolsaron 685 millones de euros para reparar los daños causados por eventos climáticos, a los que se suman 453 millones más en indemnizaciones del Consorcio de Compensación de Seguros (CCS).

Estos pagos se debieron a tres fenómenos meteorológicos de gran magnitud ocurridos durante el año: las borrascas Aline y Bernard, que costaron 97 millones de euros; la granizada en el norte de España en julio, que supuso un pago de 91 millones; y las borrascas Ciarán y Domingos, con un coste de 57 millones de euros. Además, en el periodo 2017-2023, las aseguradoras han indemnizado 3.430 millones de euros en daños a inmuebles.

El Papel Clave del Consorcio de Compensación de Seguros

La presidenta de Unespa resaltó el «estupendo sistema de colaboración público-privada» que representa el Consorcio de Compensación de Seguros, un «referente a nivel internacional» que ha demostrado su eficacia a lo largo del tiempo. Sin embargo, también llamó la atención sobre las «secuelas que deja el cambio climático», lo que a su juicio hace necesario revisar la definición de «riesgo extraordinario» que determina la intervención del consorcio.

En este sentido, Mirenchu del Valle expresó el deseo del sector de «iniciar un diálogo» con el Consorcio y la Dirección General de Seguros para abordar esta cuestión. Además, puso el foco en los daños sufridos por las cosechas y cabañas ganaderas, que han visto cómo las indemnizaciones de Agroseguro han pasado de 600 millones hace cinco años a 1.200 millones en 2023, con una contribución del CCS de 460 millones como reasegurador.

Crecimiento del Seguro de Salud Privado y Otras Tendencias

Más allá de la gestión de los eventos climáticos, la memoria de Unespa también recoge otras tendencias relevantes en el sector asegurador español. Por ejemplo, se destaca que cerca de 12,4 millones de españoles tenían un seguro privado de salud en 2023, una cifra ligeramente superior a los 12 millones registrados en 2022. Esto significa que uno de cada cuatro habitantes tiene un seguro de salud privado, con una penetración media que oscila entre el 17% y el 30% en todos los rangos de edad.

Además, el seguro de vida riesgo también ha aumentado su número de clientes, pasando de 20,5 millones en 2022 a 21 millones en 2023. Por otro lado, el seguro del automóvil protegía en 2023 un parque asegurado de 33,4 millones de vehículos, atendiendo a más de 220.000 víctimas de accidentes de tráfico.

En el ámbito de la gestión del ahorro a largo plazo, las compañías de seguros velan por el dinero de 13,5 millones de asegurados y partícipes a través de pólizas de ahorro y fondos de pensiones, con un volumen total de 256.500 millones de euros. Asimismo, las entidades actúan como inversores institucionales, gestionando recursos por valor de 342.666 millones de euros, de los cuales un 34% está invertido en deuda pública española.

Compromiso con la Prevención y la Formación

Por último, la memoria de Unespa destaca el compromiso del sector con la cultura aseguradora y la prevención, a través de iniciativas como el programa «El riesgo y yo», dirigido a la sensibilización de adolescentes. Durante el curso académico 2022-2023, un total de 138 voluntarios impartieron sesiones formativas a 1.737 alumnos de 33 localidades diferentes.

Además, la industria del seguro ha puesto en marcha un programa de Formación Profesional Dual con mención en seguros, en colaboración con institutos y tres Administraciones autonómicas (Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana), con el objetivo de favorecer la empleabilidad y capacitación técnica de los jóvenes con talento.

En resumen, la industria aseguradora española ha demostrado una vez más su fuerte compromiso con la sociedad, no solo a través de la gestión eficaz de los eventos climáticos y la atención a los asegurados, sino también mediante iniciativas de prevención, formación y fomento del empleo en el sector.


- Publicidad -