martes, 18 junio 2024

El Banco Mundial golpea las expectativas de crecimiento en América Latina para 2024 con un recorte

América Latina es una región que presenta una dinámica económica compleja y en constante evolución. En este contexto, es crucial analizar las proyecciones y tendencias que marcarán el rumbo de su desarrollo económico en los próximos años. La región enfrentará dificultades económicas en 2024, según las previsiones del Banco Mundial, pero se espera una recuperación gradual en 2025.

Este escenario estará respaldado por la disminución de la inflación y una política monetaria más acomodaticia. Sin embargo, existen diversos riesgos que podrían afectar estas proyecciones, como la posibilidad de condiciones financieras más restrictivas a nivel mundial y los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático.

El panorama económico de América Latina presenta desafíos y oportunidades en los próximos años. Mientras que algunos países muestran signos de consolidación económica, otros enfrentan dificultades más profundas. Sin embargo, la recuperación gradual y la implementación de políticas adecuadas podrían ser claves para impulsar el crecimiento sostenible de la región.

Perspectivas para Brasil, México y Argentina

En Brasil y México, se ha mantenido la confianza empresarial, lo que ha contribuido a una recuperación más sólida. El crecimiento de Brasil se moderará en 2024 y 2025, respaldado por recortes en la tasa de política monetaria y la recuperación del consumo y la inversión privados. Por su parte, el crecimiento de México se desacelerará debido a una política monetaria restrictiva, a pesar de la baja prevista en la inflación y las tasas de interés.

Por el contrario, Argentina ha experimentado una fuerte contracción económica, pero se espera que se recupere con un crecimiento del 5% en 2025, a medida que se aborden los desequilibrios económicos y disminuya la inflación.

Expectativas positivas para Chile y Colombia: Perú y el Caribe con crecimiento sostenido

En Colombia, se prevé que el crecimiento aumente en 2024 y 2025, impulsado por la recuperación del consumo privado y las exportaciones. Mientras tanto, la expansión prevista para Chile estará respaldada por una fuerte demanda externa de productos básicos de energía verde y recortes en las tasas de interés.

En Perú, el crecimiento se verá impulsado por la disminución de la inflación y los recortes en la tasa de política monetaria, lo que a su vez fomentará el consumo privado. Por otro lado, se espera que el crecimiento en la región del Caribe se fortalezca hasta llegar al 7,1% en 2024, con un desempeño sólido que continuará en 2025.


- Publicidad -