Endesa da otro paso en la mejora de la seguridad de la red combinando 5G e IA

Endesa continúa con la política de priorizar la seguridad de las infraestructuras eléctricas haciendo complementarias dos de las tecnologías más en boga: la quinta generación de tecnologías móviles (5G) y la Inteligencia Artificial (IA). La energética busca combinar ambos instrumentos para mejorar la seguridad de los trabajadores que se ocupan del mantenimiento de las redes de distribución.

En concreto, e-distribución, la filial de redes de la energética, ha desplegado una red privada 5G en la subestación Ecogarraf en Barcelona dentro del proyecto europeo Smart5Grid, que ha explorado las posibilidades que ofrece la tecnología 5G en el desarrollo de las redes inteligentes gracias a su mayor capacidad y velocidad en la transmisión de datos.

Un total de 24 empresas de siete países comunitarios coordinadas por Enel a través de Enel Grids han participado en el proyecto Smart5Grid

Un total de 24 empresas de siete países comunitarios coordinadas por Enel (matriz de Endesa) a través de Enel Grids han participado en el proyecto Smart5Grid (contracción en inglés para ‘Demostración de Soluciones 5G para las Redes Energéticas Inteligentes del Futuro’).

La iniciativa, lanzada en 2021, se ha centrado en cuatro áreas relacionadas con las redes inteligentes: la detección automática de fallos en la red, la inspección remota de áreas de trabajo delimitadas automáticamente, el control de la generación distribuida para ofrecer servicios de flexibilidad, y el control de áreas amplias en tiempo real en un escenario transfronterizo.

Todas las iniciativas del proyecto, que ha recibido financiación del programa Horizonte 2020 de la UE, se han probado en pilotos desarrollados en Italia, España, Bulgaria y Grecia.

HERRAMIENTAS DE VANGUARDIA PARA EVITAR ACCIDENTES LABORALES

En el caso concreto de España, la filial de redes de Endesa se ha centrado en utilizar las posibilidades que ofrecen el 5G y la Inteligencia Artificial como aliadas para prevenir los accidentes laborales.

Así, se han utilizado las funcionalidades que ambas presentan para monitorizar que los trabajadores y herramientas no se aproximen al límite de las zonas delimitadas como seguras con el fin de aumentar la seguridad de los trabajadores y evitar accidentes en subestaciones eléctricas durante los trabajos de mantenimiento.

El sistema desarrollado permite avisar a los trabajadores cuando ellos o una herramienta que estén utilizando traspasan la zona de trabajo segura para que puedan corregir su posición y evitar riesgos.

«la tecnología 5G abre nuevas oportunidades de desarrollo en diversos campos, incluido el energético, gracias a la fiabilidad y la capacidad de comunicación masiva que ofrece»

Ana Romero, coordinadora de la demo en Endesa

Por un lado, se crea de forma remota la delimitación volumétrica virtual de la zona de trabajo, pasando de la actual delimitación en dos dimensiones a una en tres dimensiones. Por otro, la red 5G permite procesar los datos al momento, ofreciendo una comunicación ultra confiable de baja latencia (el tiempo que tardan los datos en ser transmitidos por una red) y alto rendimiento.

En el proyecto desarrollado en la subestación Ecogarraf han participado como socios tecnológicos i2Cat, proveedor de la red 5G privada; Sidroco, empresa de desarrollo software; Dive, empresa que ha desarrollado la inteligencia artificial; y Nosia, como suministrador de la tecnología de sensores y de las cámaras que se han instalado en la subestación.

La coordinadora de la demo en Endesa, Ana Romero, consideró que la tecnología 5G abre «nuevas oportunidades de desarrollo en diversos campos, incluido el energético, gracias a la fiabilidad y la capacidad de comunicación masiva que ofrece, y el proyecto SmartGrid es un buen ejemplo de ello».

ENDESA INSISTE EN LA SEGURIDAD DE LAS REDES

La eléctrica española está acentuando su actividad de seguridad este año. A finales del pasado mes de abril, anunció que elevará un 21% la partida dedicada a a la inspección y mejora de la red eléctrica en aras de garantizar un doble objetivo: un suministro energético continuado y estable y la protección efectiva del patrimonio forestal. Con este aumento, el presupuesto destinado a estas tareas crece hasta los 71,5 millones de euros, ha informado la compañía mediante un comunicado.

Esta inversión, que también se llevará a cabo a través de la filial e-distribución, se enmarca en la denominada Campaña de Verano 2024 de la eléctrica. La operación pone especial énfasis en la limpieza y cuidado de la masa forestal que crece en torno a la red eléctrica, incluyendo labores de poda selectiva. Endesa ha tomado esta medida en un año en el que la sequía que sufren algunas zonas de España requiere extremar las medidas de protección.

LOS TRABAJOS DE INSPECCIÓN Y MANTENIMIENTO PREVENTIVO DE LA RED SE LLEVARÁN A CABO UTILIZANDO helicópteros, drones, tecnología LIDAR Y termografías, ENTRE OTROS ADELANTOS

Estos trabajos se llevarán a cabo utilizando helicópteros, drones, tecnología LIDAR, termografías y otros adelantos para realizar las inspecciones y el mantenimiento preventivo de la red y acometer las labores de poda selectiva.

Endesa gestiona más de 319.000 kilómetros de líneas eléctricas en Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Cataluña y parte de Extremadura, de las cuales el 59% son aéreas y una parte importante discurre por zonas boscosas o con vegetación.

Entre las tareas a realizar, destaca la poda selectiva de la masa forestal que crece en torno a las líneas eléctricas, respetando el espacio estipulado por la administración entre las especies vegetales y los cables más cercanos, a las que el grupo destinará cerca de 19 millones de euros.