5 poses de yoga para aliviar el dolor crónico de espalda

El dolor de espalda constante puede ser una verdadera molestia, semejante a un dolor de muelas o un dolor de panza. Varios especialistas recomiendan realizar la práctica del yoga, que aunque muchos crean que son solo estiramientos, en realidad consiste en una serie de ejercicios combinados con respiraciones que fortalecen los músculos.

El dolor crónico de espalda, producto de un accidente, mal movimiento o trauma muscular, muchas veces parece no poder calmarse con nada. Pero si realizas estas 5 poses de yoga, y eres constante con el ejercicio, notarás excelentes cambios en tu cuerpo y, sobre todo, en la zona que te genera molestias.

Este ejercicio cura cualquier malestar lumbar

Este ejercicio cura cualquier malestar lumbar

Postura del gato-vaca

Comienza en una posición de cuatro patas con las manos debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas. Al inhalar, arquea la espalda baja hacia el suelo, levanta la cabeza y la cola hacia el techo (postura de vaca). Al exhalar, redondea la espalda hacia arriba, llevando el mentón hacia el pecho (postura de gato). Repite este movimiento varias veces de forma lenta y consciente, acompañándote con tu respiración y recuerda que debes ser constante en la repetición del yoga o no sentirás ninguna diferencia.

Postura del niño

Siéntate sobre tus talones e inclínate hacia adelante, estirando los brazos hacia delante y dejando que el torso descanse entre tus glúteos. Puedes mantener los brazos extendidos hacia adelante o relajarlos a lo largo del cuerpo. Esta postura estira la espalda baja y relaja los músculos que sostienen toda tu columna vertebral.

Postura del perro boca abajo

Desde la posición de cuatro patas, levanta las caderas hacia arriba y hacia atrás, extendiendo los brazos y las piernas para formar una V invertida. Mantén los talones apoyados en el suelo tanto como sea posible y extiende la columna vertebral. El perro boca abajo te ayudará a estirar y fortalecer la espalda, aliviando la tensión en la columna vertebral.

Postura del puente

Acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo, cerca de las caderas. Levanta las caderas hacia arriba mientras mantienes los hombros y los pies en el suelo. Puedes entrelazar los dedos debajo de la espalda para obtener un poco más de apoyo. Este ejercicio estira la columna vertebral, abre el pecho y fortalece los músculos de la zona lumbar.

Postura de torsión espinal acostada

En posición boca arriba, lleva las rodillas hacia el pecho. Luego, deja caer las rodillas hacia un lado mientras mantienes los hombros apoyados en el suelo. Puedes extender los brazos hacia los lados en línea con los hombros para aumentar la sensación de estiramiento. Mantén la postura durante varias respiraciones y luego repite en el otro lado. Esta práctica de yoga te ayuda a mejorar la movilidad de la columna vertebral.

De dónde viene la milenaria práctica del yoga

De dónde viene la milenaria práctica del yoga

El yoga es una práctica antigua que viene de la India. Aunque no se sabe como exactitud su fecha de origen, se estima que tiene alrededor de 5.000 años. La palabra yoga viene del sánscrito y significa unión o yugo y hace referencia a la conexión entre la mente, el cuerpo y el espíritu. Estos ejercicios no se tratan solo de posturas físicas, sino que abarcan una filosofía completa que incluye meditación, control de la respiración y una ética y moral particulares que estimulan el desarrollo espiritual.

Así que recuerda que si estás buscando aliviar tus dolores de espalda, realizar de forma cotidianas estos ejercicios serán muy beneficiosos para todos tus músculos y también para relajar tu mente.