viernes, 14 junio 2024

De la banca a las telecos: por qué todos quieren comprar Avatel y su CEO calla

Avatel es la novia que fondos, bancos y otras telecos miran con ojos golosos para hacerse con su pastel de clientes y territorios, a los que presta servicio después de un trabajado crecimiento en las zonas rurales de la España vaciada por las grandes empresas de conectividad. La empresa se deja querer, a ella y a su deuda, valora ofertas y continúa con su actividad pueblo a pueblo sin decir esta boca es mía sobre los murmullos que, semana sí y semana también, aparecen sobre su posible adquisición. Su CEO declina dejarse entrevistar y no da pábulo a ninguno de los rumores que la señalan como la más guapa con los que todos quieren salir a bailar.

Es Telefónica el novio perfecto. Así lo confirman los analistas del mercado de las telecos, que lo ven demasiado competitivo en precios entre las grandes, que no planean bajarlos si quieren seguir adquiriendo pulso para invertir en nuevas redes y tecnologías, y las pequeñas, que surten el mercado de una fiesta de ofertas de fibra y móvil. La compra de Avatel, quinta teleco de España, por parte de la centenaria operadora azul sería un movimiento estratégico y lógico que contrarrestaría la competencia que le hace daño a Telefónica, porque pierde clientes de servicios básicos que la caracterizan, y eso afecta directamente a sus otros productos rentables.

La compra de Avatel, que es la quinta teleco de España, por parte de la centenaria operadora azul sería un movimiento estratégico y lógico que contrarrestaría la competencia que le hace daño a Telefónica

El reto está en que se pueda hacer y lo consienta Bruselas, porque rebajaría, y mucho, la competencia y los clientes se encontrarían de nuevo ante precios complicados de servicios básicos e imprescindibles (internet en casa y línea móvil con muchos datos) para ajustar en las nóminas mensuales. Las grandes telecos ofrecen estos servicios básicos a precios más altos y son los clientes de paquetes premium con televisión y fiesta de gigas y megas los que atesoran mes a mes. La UE ha consentido la fusión entre Orange y MásMóvil y a lo mejor ya no consiente más fiestas de concentración de telecos.

Ángel Vilá, CEO de Telefónica, con su presidente, José María Álvarez-Pallete, sentado a su lado sin desmentirle, no negó la posibilidad de comprar Avatel a preguntas de MERCA2 durante la presentación de resultados de la compañía el pasado mes de febrero, porque según explicó, se ha abierto «una ventana de oportunidad desde el punto de vista de la competencia», por lo que podían llegar a pasar cosas «que quizás un tiempo atrás no podrían contemplarse». Además, contenido, calificó a la operadora rural de empresa interesante a la que se respetaba mucho, por lo que claramente dejó abierta la posibilidad de pedirle relaciones. Pero antes de que Telefónica la pudiera desear, Avatel había estado varios meses en boca de muchos.

Avatel se 'desentiende' de su posible compra de Zegona
Ignacio Aguirre, CEO de Avatel.

LOS NOVIOS DE AVATEL

A finales de enero Avatel había recibido tres propuestas de compra de fondos de capital riesgo por valor de unos 700 millones de euros que estaría estudiando detenidamente el Banco de Santander, para ver si eran o no los candidatos adecuados, según publicó Expansión. También la ha mirado con ojos golosos el fondo inverso británico Zegona, según apuntó El economista, precisamente los inversores que se han venido a nuestro país a hacer negocio tras comprar Vodafone España, y se ha desatado al plantear comprar Finetwork, y también Avatel, por supuesto, aunque luego todo parece haber quedado en nada.

Los últimos en fijarse en su potencial han sido los dueños del 9,9% de Telefónica, Saudí Telecom (STC) que como quieren invertir en tecnología y en conectividad como si se les hubiera acabado ya el petróleo, pues se han fijado en la operadora rural como ya lo han hecho en Altice Portugal y Telecom Italia, por ejemplo.

Sin embargo, pese a estar un día sí y el otro también en los titulares, su consejero delegado, Ignacio Aguirre, no habla, no opina, no valora y no concede entrevistas. Obvia hacer comentario alguno sobre cada una de las informaciones que atañen a la compañía, aduciendo que «no comentan sobre los rumores del mercado». Sin embargo, quienes conocen el sector entienden que, seguramente, no habla porque cuanto más callado está, mejor se negocia y más le valoran a uno o a su empresa.

Su especialidad es el crecimiento inorgánico y eso la hace especial, porque ha conseguido aglutinar bajo su marca a 155 operadoras locales, comarcales y regionales de la España rural y vaciada, con lo que tiene un importante interés por tener presencia donde comúnmente no llegan las grandes operadoras del país, como Telefónica, Orange, Vodafone o MásMóvil. Según publicó, arrancó 2023 con la adquisición de 8 nuevos operadores locales de las zonas de Levante, Andalucía y Castilla la Mancha, y llegó a comprar un total de 25 durante todo el año.

En general y a largo plazo, acumula deuda por valor de más de 516,5 millones de euros. El ranking de las consultoras también la coloca en un puesto 3 sobre diez, en lo que a límite de crédito se refiere, por lo que «se recomienda operar con prudencia»

Estas adquisiciones, unidas a las 91 que llegó a adquirir en 2022, son nada menos de 126 pequeñas operadoras locales que han pasado a engrosar su cuenta de clientes en los últimos dos años. En total, desde que pusiera en marcha su plan de crecimiento mediante adquisiciones, ha aglutinado bajo su marca esas 155 operadores también de regiones como Extremadura, Aragón, Galicia y Murcia. La inversión de estas operaciones asciende a 85 millones de euros, que se suman a los 650 millones invertidos en los últimos tres años. En total, cuenta con 400.000 clientes y 3,3 millones de hogares a los que ha hecho llegar la fibra.

Las cuentas que la operadora hizo públicas a mediados de 2023 dejaron claro que sus cifras no estaban tan mal, ya que a 30 de junio había ingresado 156,87 millones de euros, un 15,2% más respecto al mismo periodo de 2022, con un EBITDA ajustado de 76,56 millones de euros, un 36,4% más. Según reconoce además, la obtención de subvenciones para dotar de redes el medio rural, le confiere una gran atractivo.

Durante 2023 recayó en Avatel la adjudicación de 132 millones del Plan UNICO 5G Redes Backhaul de ayudas públicas para la provisión de conexión por fibra óptica de torres de telefonía móvil en zonas de baja población. Con estas nuevas ayudas para el despliegue de casi 2.700 emplazamientos en 30 provincias, y hasta mediados de 2023, la compañía había recibido 230 millones de las ayudas del gobierno de España para la digitalización, financiadas por los Fondos Europeos EU Next Generation.

hasta mediados de 2023, la compañía había recibido 230 millones de las ayudas del gobierno de España para la digitalización, financiadas por los Fondos Europeos EU Next Generation

A falta de conocer los resultados completos de la operadora de 2023, que no tardará en presentar y registrar, Avatel figura como una operadora que cuenta con un fondo de capital social por valor de 80.672 euros, 2.193 empleados y que según las últimas cuentas presentadas, tuvo un flujo de ventas en 2022 por valor de 265 millones de euros. La operadora especializada en el medio rural contaba a 31 de diciembre de 2022 con resultados positivos por valor de 5,98 millones de euros, un total activo de 1.055 millones, un patrimonio neto de 22,31 millones de euros.

La parte «negativa», un fondo de maniobra de -50,68 millones y una deuda a corto plazo (que vence en un periodo de un año) de 273 millones euros, que han tenido que poder afrontar a lo largo de 2023. En general y a largo plazo, acumula deuda por valor de más de 516,5 millones de euros. El ranking de las consultoras también la coloca en un puesto 3 sobre diez, en lo que a límite de crédito se refiere, por lo que «se recomienda operar con prudencia». Es decir, que mejor no se endeuda mucho más por el momento.

Y eso que en cuanto a su valor, provisiones y deudas a parte, según la auditoría realizada sobre las cuentas de 2022 reconoce que Avatel cuenta con un inmovilizado material (patrimonio tangible) de 283.885.000 millones de euros, un inmovilizado intangible (el valor de su cartera de clientes y su marca) que a 31 de diciembre del 22 valía 77.377.000 millones de euros.


- Publicidad -