‘Pecado Original’: El noviazgo entre Yildiz y Çatagay, viento en popa

En los últimos episodios de ‘Pecado Original’, Sahika consiguió quitarse de encima a Mert haciendo que Hasan Ali le despidiese. Todo fue gracias a un montaje en el que logró convencer al director del holding de que Mert la acosaba constantemente. Pero lo más destacado de esta semana ha sido, sin duda, el comienzo del noviazgo entre Çagatay y Yildiz, quienes al fin se dieron su primer beso.

Un romance que le está causando más de un dolor de cabeza a Feride, al igual que el creciente acercamiento entre su hijo y Hasan Ali. Decepcionada con todo y con todos, Feride protagonizó entonces una interminable sucesión de reproches contra su hijo, su ex marido y Yildiz, a la que intentará hacerle la vida lo más difícil posible. Entérate a continuación de todo lo que pasará el jueves 29, justo después del capítulo diario de ‘Amar es para siempre’.

Resumen de lo más destacado de esta semana en ‘Pecado Original’

Pecado Original Zehra Merca2.es

Aunque Çagatay le había escondido a su madre su reciente reconciliación con Hasan Ali, Feride no tardó en enterarse de todo gracias a la ayuda de una amiga. Decidida a pararle los pies a su ex marido, Feride decidió entonces ir al despacho de Hasan Ali para reprocharle que se estaba interponiendo entre su hijo y ella.

De lo que aún no se había percatado Feride era del enamoramiento que su hijo estaba experimentando, cada vez de forma más fuerte, por Yildiz. Unos sentimientos muy profundos que salieron a la luz en una tierna escena en la que Çagatay encontró, en su propio apartamento, un juguete de Halitcan con la voz de Yildiz grabada. Y es que el joven no podía evitar sonreír cada vez que oía hablar a Yildiz.

En cuanto a Sahika, como ya hemos adelantado antes, su plan para derrotar a Mert tuvo éxito a la primera. La estrategia comenzó expandiendo el rumor de que Mert le estaba siendo infiel a Zehra con alguien que trabajaba en el holding Kuyucu. Un cotilleo que cobró aún más fuerza cuando todos vieron a Sahika salir del despacho de Mert entre gritos de socorro y con el vestido completamente rasgado. Fue así como Sahika convenció a Hasan Ali de que Mert la estaba acosando. Una información ante la que Ali respondió rápidamente, despidiendo a Mert.

El contraataque de Mert consistió en pedirle ayuda a la única que podría derrotar a Sahika: Ender. Fue entonces cuando ésta le contó a Haluk que Sahika estaba pensando en reemplazarle como hombre de confianza, sembrando en él la semilla de la venganza.

El matrimonio de Mert y Zehra tampoco estaba pasando su mejor momento, por lo que Mert decidió no contarle a su mujer nada relacionado con su despido y su incidente con Sahika. Pero Zehra no tardó en enterarse de todo lo ocurrido, tras lo cual acabó montando un escándalo delante de todos los asistentes a la fiesta de inauguración de su nuevo restaurante.

Pese a esta primera reacción, Zehra demostró ser muy dependiente de su marido, al que terminó pidiendo disculpas poco tiempo después. Un arrepentimiento que le sirvió a Mert para asegurarle a Zehra que él era el único en el que podía confiar, asegurándose así su continuidad como miembro de la poderosa familia Argun.

La suerte le siguió sonriendo a Mert al día siguiente, gracias al “chivatazo” que Ender le dio a Haluk sobre su futuro despido. Y es que Haluk, totalmente furioso, acudió al despacho del director para contarle que toda la escena entre Sahika y Mert no había sido más que una manipulación por parte de ella para conseguir el despido de Mert. Fue entonces cuando Hasan Ali, sin pensárselo dos veces, expulsó a Sahika de la junta.