La morosidad, quebradero de cabeza para la pequeña y mediana empresa española

La morosidad es uno de los principales problemas que debe afrontar la pequeña y mediana empresa en España. La falta de liquidez y el retraso en los pagos de los clientes, en muchos casos organismos y entidades públicas, vacía la caja de este tipo de empresas y hace muy difícil su competitividad, y en muchos casos, su supervivencia.

Por este motivo, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) ha instado esta semana a los grupos parlamentarios del Parlamento Europeo a dar prioridad y agilizar la aprobación del reglamento europeo de lucha contra la morosidad en las transacciones comerciales, cuyo objetivo prioritario es reducir los plazos de pago en la UE, algo que para el sector es incompresible a día de hoy.

La votación del reglamento, que estaba previsto que se llevase a cabo hoy en la reunión del Comité de Mercado Interior y Protección de los Consumidores del Parlamento Europeo, se ha pospuesto finalmente hasta el próximo 21 de marzo, ante las diferencias de criterios entre los distintos grupos. Un retraso que ha puesto ‘en guardia’ a la Patronal española del sector, algo preocupada ante los indicios de fatiga que está dando ya la economía española.

consecuencias de la morosidad
La morosidad quebradero de cabeza de las pymes españolas

De esta forma, CEPYME ha querido alertar que este aplazamiento puede poner en peligro la adopción de una regulación europea en esta materia, ante la inminencia de las elecciones europeas previstas para el próximo mes de junio.

La morosidad en las operaciones comerciales es un tema de gran preocupación para las empresas, especialmente las pymes, que son las que en mayor medida sufren sus efectos negativos sobre su capacidad de financiación y liquidez. En este sentido, CEPYME recuerda que las pymes cuentan con menores recursos para afrontar el retraso de pagos, que además puede derivar en impago y que ocasiona costes muy altos, a veces inasumibles para las empresas, limitando su capacidad de competir y penalizando la inversión.

MOROSIDAD UNO DE LOS GRANDES PROBLEMAS PARA EL EMPRESARIADO ESPAÑOL

El elevado coste de la morosidad, sus efectos sobre las pymes y el riesgo de que los periodos de pago se incrementen preocupan de gran manera a pequeños y medianos empresarios, que tiene la lucha contra la morosidad entre sus prioridades estratégicas. Ante estas preocupaciones la Patronal española, a través de su Observatorio de la Morosidad, ha venido participando en esta regulación desde el inicio con la Comisión Europea y con el Gobierno. Para el tejido empresarial español este reglamento es muy importante, por cuanto establece una legislación común para toda Europa en un tema que es especialmente sensible para las pequeñas y medianas empresas y su supervivencia en un gran numero de casos.

Por su partes, desde CEPYME han querido recordar que llevan más de diez años trabajando en una solución a este problema a través del citado Observatorio de la Morosidad. Una herramienta en la que participan los principales sectores afectados por la morosidad y en la que se realiza un seguimiento permanente de la evolución de la misma, así como análisis y propuestas en esta materia y sus soluciones.

Según fuentes de la Confederación han trasladado estos análisis a la Comisión Europea y altas instituciones comunitarias, especialmente a raíz de la tramitación de este reglamento, insistiendo en la necesidad abordar de manera conjunta la lucha contra la morosidad y contar con unas reglas claras y homogéneas en toda la UE.

En esta línea, CEPYME ha desarrollado una labor institucional muy ambiciosa, según ellos mismos relatan, llevando la posición de las empresas españolas a Bruselas y manteniendo reuniones con los destacados eurodiputados de la Comisión de Mercado Interior, como la polaca Roza Thun, ponente en la tramitación del Reglamento o los españoles Pablo Arias, del Partido Popular Europeo y Laura Ballarín, del Grupo S&D.

El objetivo de estos encuentros ha sido trasladar a los representantes europeos la realidad de este problema y cómo afecta a las pymes, así como las propuestas de solución. Por estos hechos y motivos CEPYME ha intensificado su labor de conocimiento y difusión de las consecuencias de la morosidad en las pymes españolas, con la celebración de encuentros y jornadas como la reciente sobre el reglamento europeo de morosidad, en la que estuvieron representados los principales sectores económicos afectados por este problema, como la construcción, la industria, o el comercio. Todo para concienciar a las instituciones sobre esta problemática y poder abordar una solución eficaz a la misma.

Gerardo Cuerva, presidente de CEPYME, en la clausura de dicha jornada, comentó que «es fundamental que el reglamento europeo finalmente sea una norma que tenga en cuenta la realidad de la empresa y que su aplicación tenga resultados eficientes en la práctica, reduciendo los plazos medios de pago, que ocasionan graves problemas de liquidez y de financiación a las pymes«. Unas declaraciones que parecen dejar a las claras la preocupación que des de la Patronal del sector se tiene con respecto a este asunto, las próximas fechas serán vitales para encauzar la problemática.

Antonio Olalla
Antonio Olalla
Licenciado en periodismo por la UCM. Aprendí en varias secciones de deportes de medios nacionales. Hice la 'mili' en periodismo social de la mano de Servimedia. Fui reportero en sitios tan diferentes como Sinaloa, el Sahel o Etiopía. Ahora soy el responsable de la información de fin de semana de los medios del Grupo Merca2 e intento hacer un mundo mejor desde Gentinosina Social. La Historia mi pasión y la música bajo el paraguas de la 'Americana,' si es posible, mejor.