Redeia se enfrenta a un alza del 8% en su deuda a cambio de un crecimiento ínfimo

Redeia (la antigua Red Eléctrica) no se enfrenta, en modo alguno, a una catástrofe en sus resultados anuales, pero desde luego que lo servido va a superar con creces a lo comido. La previsión de la empresa de análisis financieros Renta4 pinta un crecimiento del 8,1% en la deuda neta de la eléctrica en 2023, un porcentaje que multiplica varias veces el 0,8% de mejora en el beneficio neto. Un crecimiento pequeño, pero crecimiento al fin y al cabo, algo que no pueden decir otras compañías del ramo. Eso sí, su acción no se salva de la etiqueta de ‘infraponderar’.

En concreto, el endeudamiento de Redeia pasa de los 4.634 millones de euros de 2022 a los 5.007 millones que vaticina Renta4 para la presentación de resultados de 2023 de la energética, que tendrá lugar el próximo miércoles 28 de febrero. El aumento en la cifra de negocio, por su parte, no llega a los 60 ‘kilos’ desde los 2015 millones del año precedente, quedándose en 2.073 millones, apenas un 2,9% más.

SEGÚN RENTA4, EL BENEFICIO NETO DE REDEIA EN 2023 SERÁ DE 670 MILLONES DE EUROS, UN 0,8% MÁS QUE LOS 665 ‘KILOS’ DEL AÑO PRECEDENTE

El resultado bruto de explotación (EBITDA) de la compañía pasa de 1.491 millones de euros a 1.509 millones, un 1,2% más, pero reduce su margen -el resultado de cruzar el EBITDA con los ingresos netos- del 68,8% al 68,2%.

Por último, llegamos al casi inapreciable crecimiento del 0,8% en el beneficio neto, que se traduce en 670 millones de euros de ganancias, 5 ‘kilos’ más que en 2022.

LA EXPANSIÓN DE REDEIA SE REFLEJA EN LA DEUDA

El sensible incremento en el endeudamiento de Redeia hunde sus raíces, de acuerdo al análisis, en «las mayores inversiones esperadas -próximas a los 1.000 millones de euros-, el pago del dividendo y un ligero deterioro del circulante previsto».

En lo referente al primer punto, el de las inversiones, la presencia de la eléctrica en el extranjero ha sido clave en la modestísima mejora de su resultado neto. Renta4 menciona una «esperada mejora en las filiales internacionales», con un destacado protagonismo del negocio en Brasil a través de la puesta en servicio de Redenor y Tesur, la incorporación al perímetro de Argo y la apreciación de la moneda del país sudamericano, el real.

«Esperamos que los mayores gastos operativos previstos, tanto por mayor perímetro como por
mayores gastos de personal y mantenimiento, lleven al margen EBITDA a reducirse ligeramente»

Renta4

Por otro lado, la financiera señala el refuerzo en el área satelital con la incorporación de la empresa de telecomunicaciones Axess Networks, así como «la vinculación de algunos contratos de Reintel a la inflación, que compensan la finalización de ciertos contratos de vídeo en Brasil». Por último, «las menores amortizaciones y el efecto positivo en el resultado financiero de los excedentes de tesorería» son otros factores que ayudaron al ligero incremento de las ganancias netas.

Respecto al estrechamiento, también ligero, del margen EBITDA, Renta4 lo achaca a «los mayores gastos operativos previstos, tanto por mayor perímetro como por mayores gastos de personal y mantenimiento».

REDEIA FRENTE AL NUEVO AÑO

De cara a la conferencia del 28 de febrero, los analistas de Renta4 estarán «pendientes de la visibilidad que puedan dar de cara a los resultados de 2024», puesto que «durante el presente ejercicio es previsible que sigan incrementándose las inversiones en la red de transporte», un barómetro clave para el futuro de Redeia. A algo más de una semana de la presentación de resultados, la acción de la eléctrica se queda con una recomendación bursátil de ‘infraponderar’ y un precio objetivo de 16,50 euros.

El poco indulgente informe de la firma de servicios financieros concluye con una mirada al futuro normativo: «Veremos si de cara a final de año el regulador podría dar un avance respecto a la regulación que entrará en vigor a partir de 2025″, conjetura.

José Sánchez Mendoza
José Sánchez Mendoza
Periodista especializado en economía y mercados energéticos. Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense y máster en Periodismo por El Mundo y la Universidad San Pablo CEU, he trabajado en medios como El Mundo y El Economista, entre otros.