jueves, 20 junio 2024

España planta cara al monopolio de Amazon en el comercio online

Amazon no va a encontrarse en España con los mismos problemas legales que tiene en su tierra natal: Estados Unidos. La semana pasada se ha conocido la demanda realizada por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas em inglés) y 17 estados de la Unión contra Amazon por ejercer ilegalmente monopolio en el mercado online al mantener los precios altos artificialemnte, bloquear a los vendedores en su plataforma y perjudicar a sus rivales.

Además de las acusaciones de monopolio, la tienda global de Jeff Brezos ha sido acusada también por la FTC americana de haber utilizado el algoritmo secreto «Proyecto Nessie» para aumentar los precios y ejercer así una enorme influencia en los costes que pagan los consumidores. Así al menos figura en parte de la redacción de la demanda por la que se está juzgando estos días a la gran tienda global de de la flecha sonriente.

Según ha hecho público la compañía, la demanda de la FTC contra Amazon va a provocar precios más altos y entregas más lentas para los consumidores, y terminará por perjudicar a las empresas.

EN ESPAÑA NO MONOPOLIZA

Alfonso Moncasi, responsable de la asociación de empresas españolas de comercio electrónico Asocommerce, independientemente de las particularidades de la legislación americana y de las prácticas que haya llevado a cabo Amazon en EE.UU., asegura que la multinacional convive bien con el resto de eCommerce en nuestro país, y entiende que en relación a tema de los precios, «ellos son libres de poner el precio que quieran«.

Desde el punto de vista de la asociación de tiendas online, «Amazon no monopoliza en España, porque hay muchos markers que tienen muy buen volumen de ventas y de tráfico. Por supuesto que Amazon es el líder, y mucha gente en nuestro país compra allí, porque es el market que más visibilidad tiene. Pero muchos negocios en nuestro país no necesitan Amazon para vender online».

Hay muchas otras tiendas que conviven y tienen un excelente mercado, «como Fnac, Leroy Merlin, Manoamano, o PcComponentes, por ejemplo, aunque cubren un sector más concreto del mercado, bien sea el bricolaje y la casa, la cultura y la tecnología, o cualquier otro sector. En alimentación un ejemplo es Carrefour y El Corte Inglés sería un generalista que también tiene un gran mercado».

Amazon no monopoliza en España, porque hay muchos markers que tienen muy buen volumen de ventas y de tráfico

Moncasi señala que en prácticamente todos los sectores «hay un mercado online español que funciona. Si alguien quiere vender libros, por ejemplo, lo puede hacer en Fnac. Leroy Merlin, sin ir más lejos, apenas lleva un año como market, y está teniendo un gran éxito. Se ha especializado en su sector y el consumidor confía porque no es una tienda nativa digital, pero ha nacido en la venta web partiendo de su buena fama». Ese parece ser el secreto del eCommece español; que se lanzan a él tiendas físicas con un prestigio, que se traslada y refuerza en las ventas online casi sin necesidad de publicidad.

España planta cara al monopolio de Amazon en el comercio online
Nuestro El Corte Inglés también cuenta con un Market Place que hace competencia a Amazon.

La fama de las tiendas online especializadas por sectores en España frenan cualquier efecto monopolizador del gran distribuidor americano de la sonrisa, «porque los consumidores acuden a ella directamente», dice Moncasi, que pone un ejemplo más concreto: «En Castelserás, Teruel, existe Aceros de Hispania, uno de los eCommerce más longevos de España es el líder en venta de cuchillos. Los consumidores no acuden a un market; acuden directamente a ellos», sostiene, y hay que apuntar también que esta tienda es conocida a nivel internacional y surte de cuchillos y espadas a grandes producciones audiovisuales del mundo.

ESPAÑA DIVERSIFICA SUS ECOMMERCE

Las tiendas españolas han sido espabiladas y los consumidores españoles también lo son. Diversificamos, comparamos precios y no vamos a lo fácil que resulta comprarlo todo en Amazon, por mucho que se cuente con una cuenta Prime, por la que te entregan casi cualquier producto al días siguiente a la puerta de casa, salvo que se tenga de verdad la urgencia. «Los consumidores españoles también compramos el café en una tienda de cafés, el tóner en una de tóner… Sin embargo, hay un estudio de Mirakl que dice que el 80% de españoles prefiere comprar en markets, porque ofrecen mayores garantías si recibes mal el producto, si no te llega el pedido, porque te devuelven el dinero…», explica Alfonso Moncasi.

Ante una tienda online que no se enmarca dentro de una market place como Amazón, Leroy Merlín o Manoamano, «y que no es conocida, el público recela más. En España confiamos en estas plataformas a las que acuden a vender las tiendas, porque ofrecen más garantías, más seguridad en los pagos y en las devoluciones. Tienen estructura y fuerza para exigir al proveedor una entrega o devuelva un importe».

el 80% de españoles prefiere comprar en markets, porque ofrecen mayores garantías si recibes mal el producto, si no te llega el pedido, porque te devuelven el dinero…

Hay que resaltar que un market acoge tiendas, no compra primero y vende después. Así funciona Amazon y Leroy Merlin, Worten (de Portugal), Etsy (dedicado a los productos artesanales), Correos Market (que cubría inicialmente a tiendas de lugares pequeños y ahora incorpora distribuidores más grandes, Hoome (que viene del este de Europa) y muchos más de origen español y extranjero que encuentran hueco entre los españoles y españolas.

En definitiva, para el responsable de la Asocommerce, «Amazon es la comodidad, pero los españoles acuden a otras tiendas concretas según el sector y buscan marca España, aunque aumenta el consumo en los markets o plataformas a los que se van asociando las tiendas. Y eso que no son más baratos, porque cobran una comisión y sale algo más caro«.

España planta cara al monopolio de Amazon en el comercio online
Centro logístico de Amazon en Girona, España.

NORMATIVAS QUE EVITAN EL MONOPOLIO

El comercio electrónico en España está regulado por un buen puñado de políticas de la UE que cuidan la competencia y a los consumidores. Nuestro mercado se regula por reglamentos y normativas como
la Equidad digital, el Botón de retirada, incluido en la Directiva de Servicios Financieros, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), la Directiva de Crédito al Consumo, la Ley de Datos, la Ley de IA, reglamento relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en la UE, el Marco de Privacidad de Datos y la Directiva de Responsabilidad AI (AILD).

El comercio electrónico B2C en España superó los 72.000 millones de euros en 2022, un 25% más que el año anterior, según datos de comercio electrónico de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC). Los sectores de actividad con mayores ingresos fueron las agencias de viajes y operadores turísticos, la confección y el transporte aéreo, según se desprende del informe Mirakl sobre eCommerce.

El comercio electrónico B2C en España superó los 72.000 millones de euros en 2022, un 25% más que el año anterior, según la CNMC

A pesar de este marco común regulatorio, España se distingue en su comercio online por su expansión y diversificación de los mercados, una mayor disminución de la brecha de edad digital, la creciente implantación de la IA, la implantación de nuevas experiencias de compra en vivo, la cada vez mayor personalización de la experiencia del cliente y una creciente automatización.

Según admite el director de estrategias y políticas públicas de la Asociación Española de Economía Digital (Adigital), Miguel Ferrer, «la pandemia aumentó los hábitos de compra online en nuestro país, y se han consolidado tras Covid-19. Además, en España el 25% de las pymes venden en internet, frente a una media del 18% que lo hacen en el resto de Europa».

Según el último informe de la plataforma SaaS de marketplace Mirakl, los españoles ya hacen el 40% del total de sus compras en Internet. La inflación y los elevados precios son la principal preocupación para más de la mitad (51%) de los encuestados a la hora de adquirir productos, y cuatro de cada cinco (81%) de los consumidores españoles creen que los market places son la forma más cómoda para comprar online, 23% más que hace un año y superando la media global (77%).

Con el eCommerce español no ha podido ni la crisis provocada por la guerra de Ucrania. Según Ferrer a pesar de la guerra en Ucrania, la crisis de suministro de 2021 no se ha reproducido en 2022 en nuestro territorio. Sólo el 35% de las empresas encuestadas para el estudio Mirakl aseguró estar teniendo complicaciones de suministros frente al 55% que acusó esta situación en 2021. El 38% no preveía ninguna repercusión por la escasez de suministros, mientras que el 28% afirmó que su empresa seguía operando con total normalidad.

AMAZON, OTRO MERCADO MÁS EN ESPAÑA

La multinacional del comercio electrónico sabe que «el éxito conlleva, a su vez, cierto escrutinio, pero creemos en nuestros negocios y en los beneficios que aportan a los clientes, vendedores y a nuestros empleados». Tal y como nos recuerdan, «la intensa competencia beneficia a los consumidores, ya que estas empresas compiten por ofrecer un mayor valor añadido y una mayor y mejor selección de productos».

los consumidores antes de comprar un producto en un marketplace, han buscado en otros canales como la tienda o web propia de una marca o en las tiendas físicas

La compañía recuerda que, tal y como indica un reciente estudio de Compass Lexecon, «ni los vendedores ni los consumidores “dependen” de un solo canal para comprar o vender sus productos. Según el estudio, «los consumidores antes de comprar un producto en un marketplace, han buscado en otros canales como la tienda o web propia de una marca o en las tiendas físicas». Por su parte, el 87% de los minoristas españoles que venden online también utilizan al menos otro tipo de canal para su actividad (73% en el caso de pequeñas empresas).

El pasado año, más de 125.000 pymes europeas vendieron más de 1.200 millones de productos a clientes de Amazon en todo el mundo, según nos confirman desde su división española, que explica orgullosa como 15.000 pymes españolas que venden en Amazon batieron récord de exportaciones en 2022 con 950 millones de euros.


- Publicidad -