domingo, 23 junio 2024

El 80% de los barceloneses critica a la administración por no estar haciendo lo suficiente para mitigar el impacto de la sequía, según un estudio

Ocho de cada diez residentes en Barcelona reprochan a las autoridades políticas no estar haciendo el máximo esfuerzo para paliar el impacto de la sequía en la capital catalana, según un estudio realizado por el Instituto IO Investigación sobre el problema del agua en Barcelona y su área metropolitana.

El 40% de los encuestados afirman que las medidas previstas en el Plan de Sequía de la Agencia Catalana del Agua (ACA) no son suficientes para hacer frente a la sequía, mientras que el 45% de los habitantes de la ciudad y su región ni las conocen.

Asimismo, este estudio también señala que a nueve de cada diez barceloneses les angustia la falta de agua en un futuro. Los últimos datos indican que la sequía en Cataluña se agrava, las reservas de agua en los embalses siguen descendiendo y las pocas lluvias previstas estos días no son suficientes.

El director de la Agencia Catalana del Agua (ACA), Samuel Reyes, alertó el pasado 26 de febrero del posible anuncio de más restricciones antes de finalizar el año. Esto podría suponer pasar del escenario de emergencia al de excepcionalidad, el último y el peor escenario posible, y que afectaría directamente al uso doméstico del agua. Este escenario prevé un encarecimiento del precio de cada metro cúbico de agua se consuma de más, hasta alcanzar los 0,60 euros, estableciendo una dotación máxima de 200 litros por habitante y día, que puede bajar hasta los 160 en caso de emergencia extrema.

CAMBIO DE HÁBITOS

El estudio apunta también que un 90% de vecinos de la ciudad y su área metropolitana estarían dispuestos a cambiar sus hábitos con tal de reducir el consumo de agua doméstico.

Acciones como apostar por la ducha en vez de la bañera y, a la vez, reducir el número de duchas; o hacer un consumo del agua más responsable, o gastar menos agua de la cisterna del cuarto de baño, son las opciones que más triunfan entre los encuestados para empezar a cambiar sus hábitos.

Y es que la falta de agua ha hecho proliferar entre la población diferentes técnicas de ahorro de agua. De hecho, un usuario de Twitter compartió en la red un consejo para ahorrar más de 800 litros de agua al mes y se viralizó. El truco, conocido ahora también como la técnica ‘ducha-cubo’, consistía en una acción simple y sencilla: acumular en este recipiente los primeros chorros de agua fría que salen de la ducha. La idea final de esta técnica sería utilizar esta agua para tirarla en el váter, en vez de tirar de la cadena.

El estudio está realizado por el Instituto IO Investigación sobre una muestra de 503 individuos 18 a 70 años de edad, representativos de la población residente en Barcelona ciudad y área metropolitana de Barcelona, a través de un muestreo intencional por cuotas de sexo y grupo de edad en Barcelona ciudad y su área metropolitana.


- Publicidad -