viernes, 17 marzo 2023

Raquel Sánchez y Renfe intentan cerrar la herida de Cantabria con nuevos diseños en verano

La situación de los trenes de Renfe cercanías ha sido cuando menos bochornosa para todos los involucrados. Es que la frase titular, que se ordenaron trenes que no caben en los túneles de la vía se ha vuelto la comidilla de buena parte de las redes sociales y de la prensa. Lo cierto es que el ridículo ha causado dimisiones y sesiones dentro del ministerio, de Renfe y de Adif, y a los ciudadanos afectados con al menos dos años más de espera.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha confirmado que los trenes de ancho métrico destinados a la red de cercanías de Cantabria y Asturias estarán diseñados conforme a los gálibos correctos este verano.

Durante su intervención en el Pleno del Congreso de este miércoles, la ministra ha detallado el calendario firmado el pasado lunes con los presidentes de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y de Asturias, Adrián Barbón, que recoge que los trenes comenzarán a fabricarse a finales de año para comenzar a entregarse en 2026.

Hasta ese momento, todos los servicios públicos de Renfe en ambas comunidades serán gratuitos. También se ampliará el contrato a 7 trenes más, hasta 38 unidades y se integrarán ambos núcleos de cercanías con la red de media distancia para que los usuarios puedan usarlos con un solo billete.

El diputado del PRC –el partido de Revilla– José María Mazón, ha echado en cara al Gobierno el haber actuado mal en la gestión de la polémica «al haber dejado transmitir a la opinión pública que se habían hecho trenes que no cabían por los túneles y que se había tirado a la basura mucho dinero», cuando en realidad no se había fabricado, y ni siquiera diseñado, ningún tren.

«No somos como el PP, que piensa que ha pillado carnaza electoral y no la piensa solar hasta las elecciones de mayo. Con el PRC van a morder en hueso, porque estaremos toda la legislatura exigiendo que se cumplan los compromisos asumidos con Cantabria», ha señalado Mazón.

Por su parte, la diputada del PP Elena Castillo ha dudado de los méritos de Raül Blanco, exsecretario general de Industria y Pyme del Ministerio de Industria, para presidir Renfe: «Es una persona que simboliza el fracaso del Perte del vehículo eléctrico y ahora lo premian solo para mantener una cuota del PSC».

OTROS DOS AÑOS DE ESPERA PARA QUE EL CERCANÍAS FUNCIONE

Si bien es importante acelerar los procesos de diseño de los trenes nuevos tras el error no deja de ser una espera demasiado larga. No poder contar con la capacidad completa del servicio hasta al menos 2026 deja a los ciudadanos de Cantabría y Asturias en una situación delicada, sin contar con la posibilidad de cambios en el Gobierno o en Renfe que hagan que el proceso vuelva a modificarse. 

Por ello el apuro para tener los diseños cerrados. Lo cierto es que mientras que la estatal ferroviaria ha sido incapaz de resolver este problema puntualmente ha abierto rutas en otras provincias y se ha encargado de reforzar cercanías en otros sitios, por lo que tanto los gobiernos como los ciudadanos de las comunidades afectadas pueden sentirse bastante olvidadas por la empresa estatal.

Esos dos años, por tanto, serán controversiales, sin contar con los pagos que habrá que hacer para recuperarse del error. Es un proyecto que debido al error en el diseño será más costoso y tardará más tiempo y que ahora cae en las manos del nuevo presidente de Renfe Raül Blanco.

RAQUEL SANCHÉZ TENDRÁ QUE CONFIAR EN RAÜL BLANCO

Lo cierto es que lo de Cantabria debe ser uno de los temas que más se le exigirá al nuevo presidente de Renfe. Más allá de como se quiera defender la actuación ha sido un error demasiado público y para una empresa estatal, en particular en un año electoral, no parece un punto menor que tener que enfrentar. 


- Publicidad -