viernes, 19 julio 2024

Adani, la tercera mayor fortuna del mundo, se defiende tras desangrarse en Bolsa

IG Markets

El patrimonio de Gautam Adani se desangra en la Bolsa de Nueva Delhi (India). Las caídas en las últimas cinco sesiones superan el 20% tras la acusación de Hindenburg, un fondo con posiciones bajistas en la compañía, sobre un presunto fraude y manipulación de las cuentas. La cotizada ha perdido más de 66.000 millones y ha remitido un informe para aclarar todas las dudas de Hinderburg.

Los inversores han desatado las ventas en la firma de la que es considerada la mayor fortuna del país y tercera del mundo. Las graves conclusiones de este fondo de cobertura llegan tras «dos años de investigación de las cuentas», según ha publicado en su propia web.

Hindenburg, como es preceptivo, aclaró que tenía una posición bajista en contra de Adani. No obstante, su estudio no se basa en las cifras de resultados o tendencias de la compañía, sino en duras acusaciones como «manipulación del mercado» y «fraude contable a lo largo de décadas». A juicio del fondo, es el «mayor fraude corporativo de la historia». La información desató un alud de ventas en los valores del grupo, principalmente en Adani Enterprises. Las caídas alcanzaron el 20%, incluso la reciente adquisición New Delhi Television se vio afectada.

HINDENBURG Y DOS AÑOS DE INVESTIGACIÓN CONTRA ADANI

Para esta posición a la baja, Hindenburg ha comprado instrumentos no cotizados en India, como a través de bonos en EE UU. La firma india salió al paso de estas acusaciones al asegurar que el informe se basa en desinformación «selectiva y acusaciones infundadas». De hecho, según afirma, la justicia les ha dado la razón en las denuncias anteriores sobre esta supuesta manipulación.

El propio Gobierno de la India demandó a Adani por estos hechos hasta en cuatro ocasiones. En concreto, por cometer presuntamente blanqueo de capitales, robo de fondos de los contribuyentes y corrupción. El importe estimado de la presunta estafa habría alcanzado los 17.000 millones de dólares. El sistema se elaboró mediante sociedades fantasma ubicadas en paraísos fiscales y sin acuerdos con el país, como Islas Mauricio, Emiratos Árabes Unidos y las islas del Caribe con el fin de generar facturas falsas para el lavado de dinero.

El fondo se hace eco de la acusación que pesaba sobre el hermano menor de Gautam Adani, Rajesh Adani. El Gobierno le señaló como el cabeza de la red de exportación e importación de diamantes entre los años 2004 y 2005. Para ello, se utilizaron sociedades extraterritoriales para inflar la facturación de forma artificial. Rajesh fue arrestado al menos dos veces por sendas acusaciones de falsificación y fraude fiscal. No obstante, fue ascendido como director general de Adani Group.

LOS FAMILIARES DE ADANI, EN PUESTOS CLAVE

En la presunta estafa también fue investigado el cuñado de Gautam Adani, Samir Vora, que, según el fondo, habría declarado falsamente ante el regulador. Poco después fue ascendido a la filial de Australia como director consejero delegado. No es el único familiar de Adani involucrado en investigaciones. El nombre de Vinod Adani, el hermano mayor de la familia, ha aparecido en las pesquisas por desempeñar presuntamente la gestión de las sociedades radicadas en paraísos fiscales y otros países. De hecho, el fondo ha indagado en el registro de Islas Mauricio y ha encontrado «un vasto laberinto de entidades ficticias en el extranjero». Al menos 38 sociedades con sede en Chipre, los Emiratos Árabes Unidos y Singapur, así como otros países, llevan el sello de Adani.

Profundizando aún más en la investigación, las sociedades estarían completamente paradas, sin operaciones, ni empleados, ni tampoco presencia para atender. Pese a ello, el negocio de estas compañías es de miles de millones de dólares, un dinero que se han transferido a otras cuentas del grupo. Las pesquisas del fondo bajista también se centra en las propias páginas webs. Al menos se han creado 13 sitios de Internet asociados a Vinod Adani. La mayoría creados en el mismo día, con fotos de archivo y anunciando servicios sin sentido, como «consumo en el extranjero» o «presencia comercial». A su juicio, estas sociedades pantalla servirían para blanquear el dinero e inflar la facturación.

La práctica totalidad del dinero estaría controlado por Adani al ser fondos estructurados intencionalmente para ocultar al beneficiario final

La acusación se apoya también en la declaración de un antiguo comercial de Elara, un fondo radicado fuera de India y que cuenta con más de 3.000 millones de dólares en acciones del grupo Adani. La práctica totalidad del dinero estaría controlado por Adani al ser «fondos estructurados intencionalmente para ocultar al beneficiario final». Se da la circunstancia, además, que estas palabras se apoyan en una serie de correos electrónicos con el consejero delegado de Elara y uno de los manipuladores del mercado más conocidos de India, Dharmesh Doshi, en paradero desconocido y que trabajó con Ketan Parekh, el Jerome Kerviel de India, conocido por su manipulación del mercado al inicio de la década del 2000.

UN PRÓFUGO Y UN AUDITOR MUY PEQUEÑO PARA ADANI

«Los correos electrónicos indican que el director ejecutivo de Elara trabajó con Doshi en transacciones de acciones después de que eludiera el arresto y fue ampliamente conocido como un fugitivo», afirma Hinderburg. Otra de las firmas sospechosas es Monterosa Investment Holdings, que controla a s uvez cinco fondos de más de 4.500 millones en empresas de Adani, según datos de Legal Entity Identifier (LEI) y datos de intercambio indio. El director de esta empresa aparece en otras tres sociedades junto a un comerciante de diamantes fugitivo que supuestamente robó 1.000 millones de dólares antes de huir de la India. «La hija de Vinod Adani se casó con el hijo del comerciante de diamantes fugitivo», apostilla.

Otros casos se centran en empresas en Chipre vinculadas después con Adani a través de otras sociedades. «Nuestro análisis encontró que las entidades sospechosas representan hasta entre el 30% y el 47% del ‘volumen de entrega’ anual en varias empresas que cotizan en Adani, una irregularidad flagrante que indica que las acciones de Adani probablemente han estado sujetas a ‘comercio de lavado’ u otras formas de comercio manipulador a través de las entidades extraterritoriales sospechosas», afirma el fondo.

El regulador bursátil indio, SEBI, presentó cargos presentados «contra los promotores de Adani al ayudar e instigar a las entidades de Ketan Parekh en la manipulación de la escritura de Adani». «Son hechos probados», concluyó. Pese a las graves acusaciones, las entidades del Grupo Adani fueron indultadas y se cambiaron las penas por multas. «Una muestra de indulgencia del gobierno hacia el Grupo que se ha convertido en un patrón de décadas», sostiene.

Según la investigación de la SEBI, en 2007, hasta catorce entidades privadas de Adani transfirieron acciones a entidades controladas por Parekh, quienes luego se involucraron en una flagrante manipulación del mercado. Adani Group afirmó el trato con Ketan Parekh, pero lo hizo para financiar el inicio de sus operaciones en el puerto de Mundra. «Aparentemente sugiere que la venta de acciones a través de la manipulación de acciones constituye de alguna manera una forma legítima de financiación», ha señalado.

LAS REPRESALIAS SILENCIAN EL CASO ADANI

Para dar más información, el fondo contactó con un bróker que tiene la prohibición de operar en el mercado indio y que conocía personalmente a Ketan Parekh. «Ha cambiado muy poco. Todos los clientes anteriores siguen siendo leales y siguen trabajando con Ketan», ha afirmado.

El laberinto del movimiento del dinero es una maraña, una red que dispone o recibe liquidez allí donde se necesita con el fin de mostrar unos números más solventes. Pese al gigantesco imperio, Adani Enterprises no tiene un auditor de reconocido prestigio, como una de las big four, sino una sociedad pequeña, con apenas cuatro socios y once empleados. Shah Dhandharia no dispone de página web y apenas paga 435 dólares al mes en alquiler de oficinas. «El otro auditor de la cotizada dispone de un valor de apenas 7,8 millones de dólares», indica.

Se da la circunstancia de que los socios del auditor Shah Dhandharia son muy jóvenes, con apenas 23 años de edad. «Eran esencialmente recién egresados ​​de la escuela, difícilmente en condiciones de examinar y controlar las finanzas de algunas de las empresas más grandes del país, dirigidas por una de sus personas más poderosas», sostiene el fondo.

Adani y sus vínculos con los diamantes
Adani y sus vínculos con los diamantes

Tal es el poder de Adani, que la mayoría de periodistas que escriben sobre él de forma crítica han acabado en prisión. «Creemos que el Grupo Adani ha podido operar un gran fraude flagrante a plena luz del día en gran parte porque los inversores, periodistas, ciudadanos e incluso políticos han tenido miedo de hablar por temor a represalias», ha asegurado Hinderburg. Para concluir, el fondo ha emplazado a Adani a responder a un cuestionario sobre el papel de los familiares en las sociedades, la participación de las empresas e incluso si ha elaborado un plan sucesorio, entre otras cuestiones.

La compañía se ha defendido con otro informe de casi 450 páginas para dar respuesta. A su juicio, 65 de las 88 cuestiones planteadas por Hindenburg Research ya se han abordado en comunicados públicos y califica la conducta de la empresa estadounidense de «nada menos que un fraude calculado de valores según la legislación aplicable». También reitera su amenaza de emprender acciones legales. Hindenburg afirma que la respuesta ignora sus principales alegaciones.

Álvaro J. Medina
Álvaro J. Medina
Madrileño en Barcelona. Apasionado de la actualidad política, la Economía y empresas. He pasado por el grupo Intereconomía y Vozpópuli. Ahora, en MERCA2.es, INVERSIÓN.es y MONCLOA.com para seguir informando. "Si no lo puedes explicar, es que no lo sabes". Si tienes algo que contarme: alvaro.medina@merca2.es

- Publicidad -