miércoles, 1 febrero 2023 13:01

Bank of America descarta la recesión y alerta sobre las políticas de Lagarde

spot_img

Bank of America descarta la recesión en España en 2023, aunque rebaja su previsión de crecimiento al 1% este año y al 1,5% en 2024. «No va a haber recesión, pero el crecimiento será débil», ha sostenido el economista jefe para Europa, Rubén Segura-Cayuela. Todo, con un crecimiento en la Eurozona de tan sólo el 0,4%. Es decir, según sus pronósticos, España duplicará con creces la media de los países con la divisa común en 2023, y casi duplicará el crecimiento en 2024 al estimar un aumento del 0,9% en el PIB del conjunto de países.

los bancos centrales podrían pasarse de frenada en su agresiva política monetaria

En cuanto a la estimación de la inflación, apunta que la media en España será del 3%, prácticamente un 40% inferior a la registrada en el conjunto de economías del euro, que alcanzaría un nivel de precios del 5,2%, mientras que de cara al próximo año, la inflación en España bajará al 1,7% frente al 1,9% en la Eurozona.

Sin embargo, la economía española, como la del resto de países vecinos, se enfrenta a retos y desafíos de calado. Entre ellos, ha destacado la falta de un plan de consolidación fiscal creíble a largo plazo y la presentación de la reforma de las pensiones en Europa, un hecho que también ha criticado con dureza el Fondo Monetario Internacional. «España no tiene un plan de consolidación fiscal creíble a medio plazo», ha señalado el directivo de la entidad norteamericana. En este sentido, ha emplazado a realizar una reforma de las pensiones «ambiciosa».

BANK OF AMERICA NO VE RECESIÓN EN ESPAÑA, PERO SÍ EN EE UU

En este sentido, ha mostrado inquietud por la falta de grandes acuerdos de cara a la batallas electorales de mayo -autonómicas y municipales- y las generales de fin de año. «Inquieta no que se llegue a grandes acuerdos», ha sostenido. El economista jefe no se ha mojado sobre sus preferencias para alzarse con el poder.

Pese a estos elevados niveles de inflación y el bajo crecimiento -un escenario propio de estanflación-, desde Bank of America niegan la mayor y asegura que España no entrará en tasas negativas en el ritmo de crecimiento del PIB. Unas declaraciones que contrastan con la más que posible entrada en recesión de Estados Unidos -por segunda vez en año y medio- y Alemania, cuyo crecimiento apenas se aguanta.

Y es que, prevé una caída del 20% en el Eurostoxx 600. Este es uno de los índices que engloba las empresas más importantes del Viejo Continente. Entre las cotizadas se encuentran ACS, Banco Santander, CaixaBank, Bankinter, BBVA, Iberdrola, Enagás, Endesa, Grifols, Ferrovial, Cellnex, Colonial, Merlin Properties, Naturgy, Red Eléctrica y Telefónica. Es decir, cotizadas, a excepción de Grifols, que mueven con fuerza al Ibex 35 debido a su peso específico, especialmente el sector bancario.

La probabilidad de recesión en España, en máximos de dos años
La probabilidad de recesión en España, en máximos de dos años

Una caída de este calibre es exactamente la misma registrada por Wall Street en el primer semestre del año pasado, derivando en una recesión en pleno verano. Fue la peor caída en la Bolsa norteamericana desde 1937 y que derivó después en mayores pérdidas para los inversores a cierre de año.

LA PROBABILIDAD DE RECESIÓN, EN MÁXIMOS DESDE 2020

Bank of America se posiciona así en contra del consenso de Bloomberg, que apunta que la probabilidad de recesión en España es del 58% en los próximos 12 meses, el triple que hace apenas cuatro meses. De hecho, es el nivel más elevado desde la caída de la economía por la pandemia hace dos años.

Asimismo, la curva de tipos en España, un indicar que jamás ha fallado, continúa invertida. Es decir, los intereses de la deuda de menor plazo superan los de largo plazo, como ocurre en numerosos países de la Eurozona, Reino Unido y Estados Unidos. Para un mayor desafío, Bank of America muestra su opinión contraria contra más datos, como la paralización de sectores, como la automoción, y el frenazo de la demanda de consumo.

A su juicio, el Banco Central Europeo (BCE) volverá a la carga para bajar la inflación a niveles cercanos al 2%, aunque en el acumulado, los precios habrán subido cerca de un 20% a nivel real, insostenible para muchas familias. Asimismo, tendrán que tomarse en cuenta los efectos de segunda ronda, cuando empresas de varios sectores, como ventas minoristas, están incrementando los salarios a niveles muy similares a la subida de los precios.

A juicio del economista jefe de BofA, los salarios no subirán por encima del 4% de media, una pérdida de poder adquisitivo que se suma a los disparados precios de los alimentos, gasolina y energéticos, aunque estos últimos están reduciéndose con fuerza.

Por el momento, la recesión se está haciendo esperar debido primero a que los efectos de las subidas de los tipos de interés no han llegado a todos los hipotecados. Por un lado, se ha tenido una década de tipos nulos que han hecho que muchas de ellas se hayan cancelado de forma anticipada. Sin embargo, sí se está notando un notable incremento de impagos a empresas energéticas, por las elevadas facturas, así como de alquileres.

Estos impagos no están afectando a la banca, bañada en abundante liquidez. Asimismo, la industria española ha llenado los almacenes los últimos meses ante los posibles cortes en la cadena de suministros. De hecho, según ha podido corroborar MERCA2, los camioneros tienen ahora una menor carga de trabajo, con cadencia de viajes a Reino Unido desde España. Por estas razones, las líneas de producción no sólo no han sufrido recortes de personal estructural, sino que está aumentando la contratación. Todo ello, con un pronóstico de menores importaciones y exportaciones hacia y desde España, respectivamente.

EL BCE SUBIRÁ LOS TIPOS AL 4%

Para el experto de Bank of America, los bancos centrales acometerán las esperadas bajadas de tipos de interés en 2024. Si bien, habrá que ver en qué nivel se encontrará la inflación y el pico del precio del dinero, ya que si la brecha es ancha podría provocar nuevos desequilibrios en una economía que no está para sustos, como una recesión más profunda de lo estimado.

Así, espera que la FED suba los tipos a un ritmo del 0,25% en las reuniones de febrero, marzo y mayo, hasta alcanzar una horquilla de entre el 5% y el 5,25%. Todo ello, con una recesión estimada para septiembre. Un año después, los tipos bajarán a entre el 3,25% y 3,5%. En el caso del BCE, estima que los tipos se sitúen en un máximo del 4% en el año, frente al 2,5% actual. De esta forma, habrá subidas de tipos de entre el 0,5% y el 0,75% en las próximas reuniones.

Asimismo, ha asegurado que los bancos centrales podrían «pasarse de frenada» en esta agresividad. A su juicio, la reapertura de China podría empujar la demanda interna de cara a la segunda mitad del año. Para la presidenta del BCE, Christine Lagarde, esto sería uno de los principales problemas a la hora de contener la escalada de precios al aumentar la demanda. Habrá que ver si la industria ha tenido en cuenta este escenario para sacar los productos almacenados al mercado, aunque de hacerlo lo harán a un precio superior debido a los costes de almacenamiento. Con todo, la economía se enfrenta un escenario sin comparación alguna con cualquier otra crisis.


- Publicidad -