domingo, 29 enero 2023 23:33

¿Por qué es importante la psicología en Forex?

Las emociones no solo están presentes en la vida cotidiana, sino que también se encuentran en el momento de invertir en Forex o en cualquier otro mercado financiero. Es por eso que en esta guía queremos enseñarte cuáles son las emociones que puedes tener en el momento de invertir, y qué puedes hacer para controlarlas.

Igualmente, una de las mejores formas para practicar todo lo que te explicaremos es ponerlo en práctica en plataformas de trading. Es por eso que no dudes en descargar MetaTrader 4 u otras plataformas similares para ver cómo pones tus emociones de lado en el momento de invertir en Forex.

¿Qué emociones puede haber mientras inviertes?

Como hemos señalado unas líneas más arriba, lo mejor que puedes hacer es dejar las emociones de lado en el momento de invertir. Para hacerlo, primero es importante conocer cuáles son las más comunes. Te las explicamos seguidamente.

El miedo

El miedo es una de las primeras emociones que puede tener un inversor debido a la información que se puede desprender de los gráficos y su interpretación. Por ejemplo, puede que el miedo a un activo volátil haga que no quieras abrir una posición en una activo que puede llegar a ser muy rentable.

Comprender qué es el miedo es el primer paso para superar esta emoción y los posibles inconvenientes que conlleva. Invertir no tiene que dar miedo, sino al revés. En verdad es un mundo de oportunidades.

La codicia

Esta puede llegar a ser uno de los peores enemigos cuando se invierte en el mercado de divisas. Es muy importante saber cuándo parar y así poder obtener beneficios. No es de extrañar que los inversores experimentados sepan cuál es el momento en que se tiene que parar y recoger las ganancias que se obtienen. El riesgo de no retirarse a tiempo es que lo que ganas hoy lo puedes perder mañana.

Lo primordial es identificar la sensación de avaricia, tomando la decisión de que no tiene sentido ganar solo un poco más. Para conseguirlo, lo ideal es seguir un plan totalmente racional, ya que la avaricia puede llevar a excesos que pueden ser devastadores a la larga.

La esperanza

Por desgracia, la esperanza en las inversiones es una emoción que no tiene mucho sentido. Está bien ser optimista, pero es igual de importante tenerlo todo bajo control, ya que a veces la realidad puede ser amarga y se tiene que confrontar.

Hay inversores que siempre tienen la esperanza que el mercado se acabará ajustando. Sin embargo, aunque se piense que con más tiempo este se ajustará, eso no es siempre cierto.

La lamentación

No siempre es posible poner las emociones de lado en el momento de invertir. Es por eso fundamental, como mínimo, saberlas controlar. El problema de no hacerlo es que pueden causar muchos inconvenientes si de lo que se trata es tomar decisiones.

Arrepentirse de algo es un factor que desmotiva mucho. Incluso puede llegar a frustrar operaciones o hasta inversiones en el futuro. Lo mejor es tener una disciplina clara en el momento de invertir. Eso es lo que hacen los inversores que tienen más éxito.

El autoconocimiento

En el momento de invertir es muy importante que te conozcas a ti mismo, aparte de dominar tus emociones. Es decir, saber cuáles son tus reacciones y límites. La disciplina es algo fundamental en las inversiones, tal como ya hemos apuntado.

Igual lo es la tolerancia al riesgo. Es decir, hasta dónde estás dispuesto a asumir. Comprender de forma realista el mercado te ayudará a conocer las pérdidas que puedes llegar a soportar.


- Publicidad -