domingo, 29 enero 2023 22:29

La importancia de un buen embalaje industrial

En el ámbito de la logística, los embalajes industriales resultan cruciales para garantizar el adecuado transporte de las mercancías. Un correcto empaquetado y protección de los bienes nos garantizarán que lleguen a destino en las mejores condiciones posibles y sin ningún tipo de incidencia. Algo que en ocasiones resulta complicado si tenemos en cuentas las enormes distancias que recorren estos elementos, ya sea por transporte terrestre, marítimo o aéreo. Durante el trayecto deben resistir distintas manipulaciones, movimientos bruscos y frenadas fuertes.

En este sentido, el embalaje industrial se presenta como la solución más conveniente para todos aquellos trabajos que impliquen el envío de maquinaria y bienes de equipo, proyectos completos, grandes unidades indivisibles, así como repuestos y accesorios industriales en general.  También es una opción muy recurrida para el almacenamiento de grandes cantidades producidas. Además de desempeñar labores de protección durante el proceso logístico, también le mantendrá alejado de todos aquellos factores externos que puedan deteriorarlo.

Para ello precisarás de un empaquetado industrial a medida, que contribuya a optimizar las labores de logística y almacenaje, reducir los costes y facilitar su adecuada recepción en destino sin desperfectos.

Con el embalaje a medida se consigue una mayor adaptación al producto que se transporte, reduciendo de forma considerable el impacto negativo que pudiera producirse durante el desplazamiento.

Los beneficios del embalaje industrial

El embalaje industrial  se adapta a la perfección a cualquier tipo de transporte, al margen del medio que se emplee. En función de los materiales y de las necesidades del cliente se decidirán por el empaquetado en madera, cartón o mixto. Además, por lo general, estos trabajos de embalaje pueden llevarse a cabo tanto en el domicilio escogido por el cliente como en las instalaciones de la compañía especializada que elijas para este cometido.

Este tipo de empaquetado presenta para las empresas que deseen realizar un porte una serie de beneficios que deberías tener en cuenta.

En primer lugar se garantiza el máximo aprovechamiento de los espacios, lo que contribuirá a que el almacenaje resulte lo más sencillo posible y adaptables a las dimensiones del medio de transporte empleado.

El empaquetado industrial se lleva a cabo con materiales resistentes y de primera calidad, que se encargará de que la mercancía se transporte en adecuadas condiciones y sin que sufra ningún tipo de desperfecto. Las compañías especializadas en este trabajo suelen incorporar elementos de protección adicionales en el interior de las cajas para amortiguar posibles golpes, ya sean espumas, papel de burbuja o papel kraft. En toda operación logística la prevención resulta fundamental para no llevarse sustos, y cuanto más empeño se ponga en la protección, más posibilidades hay de que llegue a destino intacto.

La utilización de un embalaje industrial de calidad también contribuirá a generar una buena imagen de marca para cualquier negocio. Provocará una mayor confianza en el cliente, que valorará el esfuerzo y la inversión hecha a la hora de proteger los envíos. Por eso hay que hacer todo lo posible para que la mercancía transportada llegue en el mejor estado posible.

En qué situaciones puede resultarte de gran valor el embalaje industrial

Este tipo de empaquetados, pensados sobre todo para empresas que gestionan elementos de grandes dimensiones, pueden resultar de gran interés para una serie de aplicaciones.

  • Para el transporte: hay mucha mercancía que debe soportar largos viajes y que requieren de un embalaje a medida para hacer frente a la constante manipulación y a factores externos como puede ser la lluvia o las elevadas temperaturas.
  • Para el almacenamiento: en el sector industrial, muchas empresas precisan de un almacenaje esencial para mantener en las mejores condiciones posibles su maquinaria o sus grandes producciones.
  • Para productos peligrosos: el embalaje desempeña un papel destacado a la hora de trasladar mercancías peligrosas o que por sus características entrañen algún tipo de riesgo.
  • Para mercancías pesadas: suele usarse para la protección de mercancías que por su peso o dimensiones rebasan las normas estándar de transporte.
  • Posibilidad de reutilización: en muchas ocasiones, el material de embalaje, sobre todo si es de gran calidad, puede volver a ser utilizado en otros ciclos del proceso logístico con todo lo que ello conlleva en cuanto a ahorro.

Todo un acierto para las empresas

Las grandes compañías deben contemplar el uso del embalaje industrial a medida como un activo destacado. Contribuye a la protección de la maquinaria y elementos transportados, garantizando su correcta entrega en destino.

Al final, de lo que se trata es de prestar un servicio lo más completo posible, en donde la mercancía transportada no sufra ningún tipo de daño.


- Publicidad -