jueves, 2 febrero 2023 12:12

Bodas de plata del ridículo africano que inició el fin de la España de Javier Clemente

La eliminación de España ante Marruecos ha implicado la salida de Luis Enrique como técnico de la selección. Ya hubo un caso en el que un resultado ante una selección africana supuso el inicio de fin de un ciclo. Fue Nigeria, que gano a España en el Mundial de Francia (1998). Este año que está a punto de entrar se cumplirán 25 años de una derrota que fue el primer paso hacia la salida de Javier Clemente del combinado nacional español. Adidas lucía casi de modo imperceptible entonces en la camiseta de La Roja.

España perdió 3-2 con Nigeria en el primer partido que jugó en el Mundial de Francia ’98.

SIN NIVEL

EN 1998 España era una selección que no estaba al mismo nivel de las grandes, aunque nosotros, prensa, aficionados, jugadores, directivos y seleccionador, sin razón, nos dábamos como favoritos cada vez que llegaba una cita importante.

España llegó al Mundial de Francia con un autoproclamado cartel de favorita. Terminó primera la fase de clasificación en un equipo que tenía mezcla de la savia nueva de los campeones en Barcelona 92, más el estelar Raúl, el delantero del Real Madrid, que venía de ganar la Champions con los blancos en una temporada personal discreta, en la que estuvo muy por debajo del nivel esperado.

La clave no fue la convocatoria, los hombres, sino que, Clemente, en el momento de la verdad, se decidió por aquello en lo que él creía y le salió mal

La clave no fue la convocatoria, los hombres, sino que, Clemente, en el momento de la verdad, se decidió por aquello en lo que él creía, unas convicciones futbolísticas que llevó hasta el final y que le llevaron fuera de La Roja, aunque sin la división entre la afición que hubo en el Mundial de Estados Unidos y la Eurocopa de Inglaterra (1994 Y 1996, respectivamente).

La lista de Javier Clemente para el Mundial de Francia tenía «la mezcla esperada entre la vieja guardia de pretorianos -Zubizarreta, Alkorta, Nadal, Hierro-, la generación del 92 -Luis Enrique, Alfonso, Kiko, Ferrer- y los muchachos del Mundial juvenil de Qatar 95 -Raúl, Etxeberria y Morientes-. Entre los 22 jugadores seleccionados por Clemente apenas se advierten sorpresas. La ausencia de Guardiola conduce a la convocatoria de Albert Celades, el único que no había debutado en el equipo nacional», publicó Santiago Segurola en ‘El País’. La lista la integraron Zubizarreta, Cañizares, Molina (porteros); Aguilera, Ferrer, Nadal, Abelardo, Alkorta, Iván Campo, Sergi Barjuán y Aranzábal (defensas); Luis Enrique, Hierro, Celades, Julen Guerrero, Amor; Joseba Etxeberría, Raúl, Kiko, Alfonso, Morientes y Pizzi (delanteros). De los 29 preseleccionados, se quedaron fuera Pep Guardiola (lesionado), Benjamín, Oli, Roberto Ríos, Santi, Amavisca y Fernando», publicó ‘El País’.

NIGERIA, PRINCIPIO DEL FIN

Llegó el debut ante Nigeria, que junto con Paraguay y Bulgaria fueron los rivales de España en el grupo, y Clemente apostó por un centro del campo postizo y preshistórico. Hierro, un central que era un gran llegador y un pésimo distribuidor de juego, por su lentitud con la pelota, y Nadal, un defensa central que, salvo en los recreos en el colegio, nunca nadie con dos dedos de frente en el juego le colocaría en el centro del campo. España hizo un partido pésimo en juego, pero su derrota se debió en parte al que fuera gran portero Andoni Zubizarreta, que ya hacía tiempo que no era el mejor y que falló estrepitosamente en el centro que terminó en el segundo gol de Nigeria una selección que tenía como jugadores más destacados al príncipe Rufai, el que fuera portero del Deportivo de la Coruña, y a Finidi, el extremo del Betis que hizo famoso el Sombrero Cordobés en todo el mundo gracias a sus goles en el campos de los verdiblancos.

La mano blanda de ‘Zubi’ en el segundo tanto de los africanos, error que se produjo en el min 73, fue todo un símbolo. El estandarte de Clemente y su fallo, el principio del fin de una era marcada por la división y los mismos fracasos que en épocas pasadas.

ESPAÑA NO PUDO CON PARAGUAY

España llegó muy exigida al segundo choque, no pudo con la defensa numantina del Paraguay de Chilavert y empató a cero. España estaba casi fuera y de hecho, la goleada a Bulgaria (6-1), no sirvó de nada.

La derrota en Chipre, en un partido de clasificación para la Eurocopa de 2000, certificó, con la salida del entrenador de Baracaldo, EL FIN DE UNA ERA

Un nuevo fracaso y Clemente, muy tocado. La derrota en Chipre, en un partido de clasificación para la Eurocopa de 2000, certificó, con la posterior salida del entrenador de Baracaldo, el fin de una era.

LAS HERIDAS

La etapa de Javier Clemente dejó muchas heridas por cerrar. El encargado de reconciliar a la afición española fue José Antonio Camacho. Lo consiguió pero sin logros destacados. Tres momentos para el recuerdo: el gol de Alfonso ante Yugoslavia, que dio a España el pase a cuartos de final en la Euro de Bélgica y Holanda, el penalti fallado por Raúl en el último minuto del España Francia, lo que implicó que los españoles se fueran para casa eliminados y la estampa de Iván Helguera fuera de sí después del robo arbitral en el cruce de cuartos con Corea del Sur, en el mundial en el que la Corea democrática fue anfitriona (2002).


- Publicidad -